Archivo de la etiqueta: viaje

Amor en Paris

Vengar con la palabra es una de las cosas que más me gustan en la vida. Para empezar porque cuando uno quiere cumplir sus sueños tiene que derribar alguna que otra barrera. Esta vez estoy en la Gare de Lion en Paris. Lamentablemente no tenía dinero para el taxi por lo que el taxista se enojó y después de algún que otro empujón le tuve que dar mis Parrot Sik en parte de pago. La culpa fue mía. Nunca hay que dormirse en el tren. Porque cualquiera te hace una cama como se diría en Argentina. Sigo pensando en aquella hermosa chica que me encontré al subir al tren en Bordeaux y que volví a ver al bajar del mismo en Paris. Reconozco que al bajar no sabía ni donde estaba. Entre la preocupación de viajar sin billete y las ganas de llegar a no sé dónde se me olvido que viajaba a 320 con el tren de alta velocidad de SNCF que aún no determine si es una empresa estatal o privada. Ame a esa chica. Ame su caminar, su viajar, y su manera de…bueno a decir verdad no sé qué me gustó tanto, una linda rubia con unos ojos preciosos que me tiro onda como se diría en Argentina. Fue instantáneo. ¿Pero qué paso ahí? ¿Cómo fue que conectamos? Para empezar, yo esperaba el tren en Bordeuax y ella se dirigía en sentido contrario. Me detuve. La mire. Me miro. Me di media vuelta y la seguí. La adelante por la derecha y me subí al TGV sin Billete de tren. Quede flechado en Paris. Me enamoré de esa viajera con la cual me sentí tan identificado. Ame a esa muchacha y pase todo el día caminando por Paris en busca de ese andar y esa mirada. Pero lamentablemente no pude dar con ella. Cada lugar estaba apagado sin su presencia. Espero que esta vez la reencuentre así puedo dejar de vivir en mi pasado. Basta de recordar los amores de otras tierras. Le comenté que iría a Marsella a ver a Chico Trujillo y ella me dijo que iría al Norte. ¿Que será del devenir inmediato? ¿Abra posibilidad de que sea cierto? ¿Que nos reencuentre la música? Al bajar en Paris la seguí. Me vio de reojo. Se tocó la nariz señal de que quería que le mienta. Que encuentre una excusa para hablarle. La seguí como nunca lo hago. Mi ego crece y crece hace tiempo y es raro que haga eso. Bajo al subte. Baje tras ella. Le mentí. Le pregunte que donde estábamos. O mejor dicho le dije la verdad. No sabía dónde me encontraba y a decir verdad a este ritmo tampoco lo determine mucho. ¿Fue amor o son cosas mías? ¿La volveré a encontrar?

Escribo porque siento y siento lo que escribo. Le hable me dijo que se iba a tomar el subte. La mire la invite a tomar unos mates. Pero para mí desgracia no tenía agua caliente. De todas formas, no comprendió creo que significaba eso de los mates. Aun no se ni su nombre. Pero nos rozamos los codos. De alguna manera conectamos nuestras pieles con un leve rose. Suficiente para que quede grabado en la memoria. ¿Oh rubia preciosa te encontrare en Marsella a pesar de no tener ni cómo ir? O te tendré que esperar mendigando en Paris. Algunas gotas de tu amor me vendrían bastante bien después de tanto y tanto esperar y viajar a la deriva y sin timón.

Quizás el destino nos de alguna respuesta, al menos de este lado de la pantalla que es desde donde te pienso.

Viajando…

 

El conocimiento adquirido en el trajinar diario me ha hecho aprender que todo es íntimamente violable. Quiero decir que uno cree que todo el mundo va por la vida haciendo el bien pero no es tan así. Por ejemplo y para no ir muy lejos. Un chaleco de Alsa te puede abrir muchos caminos en el sentido que con el se puede ayudar a hacer el bien o el mal. Paso a detallar lo que observe en mi trajinar diario. Una rubia hermosa puede ser  una muy servicial empleada de Alsa o una serpiente camuflada. Tecleando de manera azarosa por una pantalla puede obtener todo lo que necesita. Esto gracias claro a su encanto. El encanto de una persona es casi todo en esta vida. La gente acude a ella desesperada esperando obtener de su trabajo la solución a sus problemas como podría serlo obtener un simple billete de Autobus.

Falta contenido.

Fronteras, documentos y libertad.

IMG_20171127_124754.jpg
De – sierto o re – cierto diría un Argentino.

Las restricciones al libre movimiento de personas son una patraña. Y paso a explicar. Cuando llegue a Argentina a mis veinte años emigrado de España, era un ciudadano libre. Nacido en Bilbao, España, pero de nacionalidad rumana. Por encontrarme durante cinco años en España me otorgaron la residencia como extranjero. Al llegar a Argentina hice los trámites pertinentes para radicarme en condición de estudiante. Tras dos años de luchas burocráticas obtuve la radicación permanente. Por lo tanto, en un momento de mi existencia, conviví con tres residencias distintas. La que figuraba en mi documento rumano, la que quedo en España y la nueva obtenida en Argentina. Como sostenía Noam Chomsky, en los tiempos que corren el capital puede moverse de una punta a otra del mundo sin restricciones mientras que el ser humano cada vez tiene más limitaciones a su movilidad. Para demostrar que los papeles son mera burocracia en el momento de partir de Argentina a Rumania me encontraba con mi DNI rumano vencido lo mismo que el pasaporte rumano. Mi Documento Nacional español extraviado, y mis cinco DNI argentinos perdidos (si tuve que renovarlo varias veces, además de que suelo perder seguido mi billetera). No poseía ninguna identificación válida que acreditara identidad y sin embargo se me permitió pasar todos los controles migratorios (país de origen, escalas y país de destino) y viajar a Rumania. Ustedes se preguntarán como. Use el comodín de la embajada. Con un simple papel, denominado salvoconducto, pude viajar medio mundo. Como les decía los páleles solo sirven para inhibir la libertad del hombre. En mi alegato voy a confesar que jamás cometí ningún crimen del cual me tenga que ocultar, ni arrepentir. Simplemente el sentirme tan libre de vivir y ser. Viajar es crecer y las limitaciones impuestas por el sistema siempre me parecieron ridículas. Viva la libertad del hombre y del ciudadano.

La R-Adio…

Una vez leí que lo mejor que podes hacer si estas en un viaje es hacerlo con música, y no solo con la tuya, sino con la radio. Hoy escucho música de Bulgaria, en un idioma que poco entiendo pero que es realmente llamativa. Instrumentos que en la tranqulidad del hogar buscaré y analizaré. Pero que a simple vista son violines, chelos y otros que vagamente reconozco. Buena forma de por lo menos en este viaje acercarme -al menos tangencialmente- a la cultura de este país, que a decir verdad, solo conocía su nombre y su cambio de moneda de relación tres a uno con el Euro, además de una estación de servicio y su paso fronterizo, del cual mejor ni hablar. La cultura esta en el aire y la radio me permite encontrarla y disfrutarla con ese paladar que tenemos allí en el tímpano, un saludo al estribo que me permitio subir a este viaje, al martillo que saca algunos clavos en mi existencia, y al junque que me dejara moldear nuevas piezas en mi vida.

Laguna la Picasa

 

SAMSUNG CAMERA PICTURES
SAMSUNG CAMERA PICTURES

Laguna de la Picasa, allá por Diego de Alvear, un pueblito perdido en el interior de Santa Fe y en el cual azarosamente el destino me tenía preparada una gran sorpresa. O tal vez simplemente tenía que suceder así. Hoy lo miro desde otros tiempos y los recuerdos me parecen sueños. El sueño que le compartí a aquella persona no era mi sueño, o no se. La realidad es que como en un cuento de hadas, esa persona partió al día siguiente de aquella localidad, se podría decir que nos conocimos viajando, solo que en sentidos opuestos. Hoy más lejos que nunca sigo prendido a su recuerdo, a su amabilidad, a su ayuda desinteresada, a su sonrisa. Ese pueblo quedara por siempre en mi memoria, al igual que ella, porque además de enamorarme (platonicamente hablando), pasamos junto a mi compañero de aventuras, unos de los días mas intensos de nuestra gira pelotari, donde conocimos gente sencilla, con vidas comunes, pero que sabían como explotar al máximo cada una de las aristas. Paleta, asados, apuestas, amigos ocasionales, colonia de verano, sol y calor. Como una película pero resumida en tres días. Porque el tiempo puede pasar volando, o puede viajar tan despacio que los segundos se hagan eternos, cuando se viaja sin tiempo la vida se vive a cada instante. Y creo que en eso estamos de acuerdo, ¿O no Ana?