Archivo de la etiqueta: rio de la plata

Amanecer

En aquel colectivo sincero
nos perdimos en los besos
se hacía carne el amanecer
nosotros piel y hueso
la esperanza amiga
de los dulces te quiero
el corazón sincero
liberaba su fatiga
hundidos en ilusión
aquella luz se apagó
breve destello
que nos atravesó
de pronto la oscuridad
-profunda y cruda soledad-
ya no tenías mi mano amiga
ya no tenía tu sinceridad
nos perdimos en la noche
con palabras extrañas
sufrimos el derroche
caluroso de las entrañas
no tenías mis palabras
no tenía tus miradas
no tenías mi alegría
no tenía tu llamada
los perdimos todo
en fulguroso instante
como se pasa la vida
como todo es distante

Ella y él.

 

Las conversaciones se sucedían unas a otras en un constante devenir. Comprendía que el reloj se detenía cada vez que se encontraban juntos, y por desgracia a pesar de que para los dos funcionaba de la misma manera, no lo hacía igual para la realidad. Aquella vez caminaron hacia el río a la par. Habían acordado encontrarse azarosamente en algún tramo del camino que une el río con su facultad. Así fue a las cinco de la tarde el comenzó a caminar en sentido opuesto al río y ella en dirección contraria. Se encontraron en medio del camino. Ella levanto la mirada y con una dulce sonrisa, se acercó a saludarlo. Su corazón latía eufórico y temía que el momento lo dejara sin palabras. Afortunadamente los miedos cesaron con el primer saludo, que, para una primera cita, fue lo bastante ameno y natural. Él no podía dejar de admirar aquella fina belleza, esos ojos expresivos que constantemente pedían más ojos, aquellas dos trenzas perfectamente formadas y la elegancia del andar. Ella por su parte tampoco podía dejar de creer que aquel joven alto y apuesto, al que había visto de manera azarosa por distintos lugares de la ciudad, se encontrara junto a ella en aquella tarde cálida de verano. Era sin duda un acontecimiento sin igual. Dos seres que se habían deseado durante meses se encontraban por fin cara a cara. Él le reprochó haberla buscado por cielo y tierra y que tras haberla encontrado – en aquella- su facultad, ella estuviera muy ocupada con sus tareas de organización política. Por su parte ella alego el hecho de que sus métodos investigativos para dar con el paradero de él fueron arduos, y que terminaron dando sus frutos. Confeso que jamás hubiera imaginado el nombre y que nadie de su entorno conocía a ese joven militante de la facultad de ciencias médicas que se había hecho presente en las épocas de elecciones estudiantiles. Con el correr de los días y los meses, pudo conseguir el nombre invitarlo a salir. Claro que todo ello no importaba porque ya se encontraban caminando hacia el río, ambos felices por tener esa oportunidad. El mundo pasaba junto a ellos, pero eso poco importaba. La conexión era tan intensa que ciertas veces había que cambiar inmediatamente de tema de conversación para no demostrar que poco importaba el tópico, en la medida que fuera entre ellos dos. Los aviones despegaban con una frecuencia relativamente constante como para lograr que ambos miraran al cielo asiduamente. Poco importaba, a decir verdad, porque para ellos el cielo era la tierra. Llegaron al río y las olas rompían contra la contención. El mar se encontraba calmo y las gaviotas sobrevolaban la costa planeando al son del viento. Comenzaron a hablar de su historia, de sus padres, sus familiares, las relaciones entre ellos, la facultad, la política universitaria, el arte, las ciencias, la sucesión de temas era constante y jamás se llegaba a un desenlace, como si aquella primera cita fuera algo más que tan solo eso, una primera cita. Como si ese fuera el primer día de una vida en compañía. Miraba sus expresiones y se preguntaba porque hasta el día de la fecha no había conocido a nadie con tantas y tantas maneras de expresarse. Estaba claro que aquella estudiante de artes dramáticas comprendía muy bien las distintas emociones y además tenía la capacidad de poder trasmitirlas. Era la belleza personificada, era el talento, la expresión humana hecha carne. Sabía que se encontraba levemente disminuido frente a tal poder. Él, que creía conocer los sentimientos del hombre, sus emociones más remotas y ocultas, comprendió que todo aquello que se presentaba ante él le resultaba desconocido. Observo sereno todo aquello esperando aprender en cada gesto, en cada mirada que ella le regalara. Ella por su parte comprendió que su mundo era una burbuja, el teatro y el ambiente universitario en el que se movía era un microambiente donde tan solo se relacionaba con gente de su mismo entorno. El representaba para ella la puerta abierta hacia el mundo, la posibilidad de ampliar sus conocimientos de otras realidades, de otros universos que tan solo había conocido en cuentos. Eran dos almas caminando al unísono, una simbiosis para ambos productiva. El no paraba de hablar y ella no dejaba de preguntar; eso cuando él tomaba la iniciativa. Por otro lado, cuando ella cuestionaba algo sobre su manera de expresarse el consultaba como podía mejorar y entonces ella con total normalidad le mostraba no una, sino varias maneras de expresar lo mismo. Era sin duda productivo para ambos, ella joven revolucionaria, abrió un universo de posibilidades imaginado en la mente estructurada de él, que a decir verdad, hasta ese momento de su vida no había visto tantas aristas distintas a una misma realidad. Llegaron a aquel lugar frente al rio, que como todo espacio público de la gran ciudad se ve enrejado por cuestiones de seguridad, o como les gustaba decir a ellos, para que los pobres indigentes no osaran hacer de los espacios públicos su hogar. Políticas de la gestión derechista de aquella ciudad. Saltaron la reja con cuidado de no ser observados por nadie. Llegaron frente al rio y prepararon el equipo de mate. Ella se sorprendió porque a pesar de no llevar mochila, él se las había arreglado para traer el mate, la bombilla, el celular y alguna que otra cosa tan solo en los bolsillos. El recalco que las bombachas camperas tienen esa gran ventaja frente a los Janes convencionales. Ese sería el inicio de la cita que duraría unas doce horas y donde los tópicos se sucedían uno tras otros mientras existía entre ellos la vergüenza del primer encuentro, la tensión previa al primer beso. De todas formas, poco importaba en aquel momento, porque ellos estaban ahí y simplemente eran, dejándose sorprender por lo que el destino les quisiera regalar.

Continuara…

Mientras bebo solo a la luz de la luna…

20161115_214947

Un vaso de vino entre las flores:
bebo solo sin amigo que me acompañe,
Levanto el vaso e invito a la luna:
con ella y con mi sombra, seremos tres.
Pero la luna no acostumbra beber vino,
y mi perezosa sombra solo sabe seguirme.
Festejemos, con mi amiga luna y con mi sombra esclava,
mientras aun es primavera.
En las canciones que entono vibran rayos lunares;
en la danza que ensayo mi sombra se aferra y deshace.
Los tres juntos, antes de beber, holgábamos;
ahora, ebrios, cada cual va por su lado.

Autor: LI PO

 

Esa mentira que representa mudar los paisajes cuando la pena es siempre la misma

 

Imagenes.jpg

Esa mentira que representa mudar los paisajes cuando la pena es siempre la misma. El entorno puede variar interminablemente, pero es dentro nuestro dónde encontramos la verdadera esencia del ser. No me vengan con cuentos del mas allá, promesas de un futuro mejor. La gente vive esta existencia, en este tiempo vital. Lo que pase tras la muerte es igual de incierto para unos como para otros. ¿Porque permitir que haya gente explotada por otra gente? ¿Cuáles son los valores que nos llevan a ansiar siempre más?, a no conformarnos con lo que tenemos. De donde nace ese deseo irrefrenable por poseer objetos materiales. Ojalá mi espíritu fuera tan sencillo que se quedara satisfecho con cosas. Pero no es así, solo el arte puede otorgar cierto alivio a esta alma en pena. Este ser que sufre su existencia, que se dio cuenta que la vida es una, que todos iremos al mismo lugar, y que hagas lo que hagas el pasado es pasado, y no podrás recuperarlo. A veces amo mi soledad, y otras veces, mientras doy vueltas en la cama la detesto hasta el infinito. No poder conciliar el sueño ciertas veces puede ser la peor tortura. Las palabras que no dijimos, el coraje que no tuvimos, la perseverancia que se nos escapa en los momentos claves de la vida. Soy un escritor mediocre, de versos pobres, de relatos cortos y sin sentido, soy un mero reproductor de la cultura. Mezclo todo aquello que me hace ser quien soy y lo devuelvo a mi manera, digerido por mis experiencias, por mi sufrimiento y mis alegrías. Mientas tanto sigo existiendo sin encontrarle un porque a mis acciones, sin saber el porqué de todo lo que me pasa. No soporto la rutina, me lastima por dentro, me mata. El ser siente que perece cada vez que detecta patrones de conducta mecanizados, automáticos, inconscientes. Si esta fuera tu única existencia, ¿estarías contento con todo lo que estás haciendo? ¿O harías muchas otras cosas? ¿Cuáles son los límites de tu voluntad? O, mejor dicho, ¿prefieres un colchón cómodo a cumplir tus sueños? ¿Te aterra lo desconocido? ¿Te satisface más vender tu libertad a cambio de tolerar todos los tormentos de tu alma? Ser y tiempo, tiempo para el ser. Y mi doncella que aún no aparece.

Buenos Aires [1]

10210671305913437

Cinco cincuentainueve, seis. Termino el día. Guardo todas mis pertenencias, cierro el cuaderno, recojo mi cargador, mi cartuchera y mis auriculares. Me cercioro de que no olvido mi pipa ni mi tabaco. Cuento el dinero de la caja, armo los fajos de billetes ordenándolos de a mil, los de cien con los de cien, los de cincuenta con los de cincuenta, cada cual prolijamente cara con cara. Pongo una gomita a cada uno para que queden debidamente sujetos y no haya pérdida alguna, no vaya a ser cosa de que la caja no cierre correctamente. Miro por la esquina de mi oficina y llega mi compañero, alguna que otra palabra de cargada y salgo hacia la oficina de los jefes. Llegar primero tiene sus beneficios. De lo contrario tendré que esperar a que rindan los demás para poder marcharme, unos minutos son unos minutos y lo que para otros es superfluo para mí siempre fue cuestión de vida o muerte. Rindo tras dos compañeros, ficho con el dedo como ayer pero con la alegría de que el cielo hoy está despejado. Saludo al jefe -que desde el primer día, cada vez que lo miro sé que era jefe solo porque había pasado más tiempo arrodillado-, y  no se trataba de alguien muy católico que digamos. Saludo a mis compañeros con un “que descanses, o un nos vemos a la noche”. Es que cuando uno sale de trabajar a las seis de la mañana ciertas cosas cambian totalmente. Camino tranquilo en esta época del año. Como buen calculador me cerciore del horario de salida del sol. En esta época del año me espera un poco más. Sale a eso de las seis y cuarto. Lamentablemente no siempre es exacto el servicio meteorológico, lo comprobé a lo largo de los días. Pero mi tiempo vale demasiado como para enviarles alguna crítica o corrección. Camino lentamente hacia la moto, con mi bolso y el camperón característico de Aeropuertos Argentina 2000, una compañía de gente seria, bueno no en todos los casos. Ciertas veces también de gente incontrolable, con espíritu aventurero, crítica, inconformista, perspicaz, en fin gente fuera de lo normal. Unos metros antes de llegar a la moto oprimo el botón de la alarma, la moto me responde con un juego de luces, como invitándome a que la monte. Pongo el cebador, controlo de que el cambio este en neutro, me acomodo sobre ella y la enciendo.  Caliento el motor con unas aceleradas, porque alguna vez leí que no hay que forzar el motor cuando esta frio. A lo lejos pasa un compañero, “nos vemos mañana me grita” mientras sube gustoso a su auto recién comprado tras cinco años de religiosos pagos. Porque cuando la inflación corre más rápido que una liebre es bastante complicado poder ahorrar un peso y comprar un auto, si a eso le sumamos que hay restricciones a la compra de monedas extranjeras. En fin, situación económica más que complicada la que esta acostumbrada a vivir Argentina. Pienso esto mientras bajo la palanca del cebador. La moto esta lista, acomodo mi bolso en la parte trasera y salgo esquivando la barrera del estacionamiento. De más esta decir que no pago estacionamiento, teniendo en cuenta que es mi lugar de trabajo. A lo lejos escucho un avión que va a despegar, lo reconozco por el ruido ensordecedor característico de las turbinas.  Llego tras tres semáforos al lugar de siempre, a donde tomo mis preciosas fotos, con sueño, porque he estado toda la noche trabajando, pero con ganas de ver eso que tal vez muchos ignoran. Otro amanecer más, con la belleza única e irrepetible. Armo mi cigarro y me siendo en el borde del río a contemplar el horizonte y a perderme una vez más, en mi soledad, en el mar de pensamientos que día a día baña las costas de mi pensamiento. Así un día más en mi pequeño mundo, saco del bolsillo una pluma y en una pequeña agenda anoto lo que pueda rescatar de mi naufragio de ideas. Tal vez mis pequeñas experiencias vitales sirvan para encorajar a otros o tal vez sean tan solo cantos de un alma errante. El tiempo me dirá si estoy en lo correcto.