Archivo de la etiqueta: Reflexiones

Sos y soy

A veces me pregunto porque todo es tan efímero. Porque ese ser que ha estado en tantos lugares diferentes sabe que mañana todos esos recuerdos serán nada. El pueblo aquel, la laguna al atardecer, el mar en un claro amanecer, la primera vez que vi la nieve en aquel país lejano y nuevo. La adolescencia entre montañas, mi regreso a las llanuras. El sol del verano. Las aventuras de jovenzuelo. Todo es efímero y se desvanece en un abrir y cerrar de ojos. Esto que soy ahora mismo, este ser que escribe detrás de una pantalla y ese ser que lee de ese lado de la pantalla. Ambos sabemos que somos fragílmente sensibles a la nada y al paso del tiempo. Pero aun así seguimos existiendo. Sos y soy. Vos ahí leyendo cada canto de mi alma, cada idea que emanó de mi esencia y fue compartida públicamente, para que mis penas y mis alegrías, mis ocurrencias, mis gustos y todo lo que engloba mi mundo cultural se encuentre a disposición de todos. Porque como dijo un poeta rumano hace mucho, los poetas como los soldados no tenemos vida personal. Todo es efímero menos estas palabras… ¿o no?

Anuncios

Moralismo.

Amanezco y me tomo junto al café una pastilla para poder ir al baño, porque hace mucho que no hago y me estoy preocupando. A media mañana me duele un poco la cabeza por lo que tomo una aspirina como para aflojar este dolor y que no vaya a ser cosa que se intensifique con el correr de las horas. A media mañana y con el almuerzo me tomo mis Ketorolak (el potásico, porque el sódico dicen las malas lenguas que aumenta la presión), ¿Te acordas que de chico tuve esos dolores en la espalda? Bueno por las dudas de que vuelvan yo me los tomo. ¿Como es eso que dicen? mejor prevenir que curar, ¿no?. Y para que no me hagan mal a la mucosa del estomago, porque algo así dijo el medico, me tomo un Omeprazol, generalmente a la mañana pero cuando me olvido me lo tomo con el analgésico. Total van al mismo lugar. Ahora a la tarde tengo un viaje en ómnibus así que como siempre me mareo voy a tomar una anti vomitiva, para que me relaje y me duerma en el trayecto. Vos me entendés. Ahh no te conté, ayer a la noche a mi hija le fue mal en un examen, y yo me puse tan nerviosa que me tuve que tomar un ansiolítico. Para relajarme viste. Y después como no podía dormir me tome una de esas para inducir el sueño. Me las recomendo una amiga. Pero lo peor de todo, lo que no tiene perdón, es que me entere que mi hijo fuma marihuana. Estoy a punto de no dirijirle nunca más la palabra. Es un drogadicto. No se con quien se junto porque esas son malas influencias. Yo ya no se que hacer. Me voy a tomar otro relajante.

Esa mentira que representa mudar los paisajes cuando la pena es siempre la misma

 

Imagenes.jpg

Esa mentira que representa mudar los paisajes cuando la pena es siempre la misma. El entorno puede variar interminablemente, pero es dentro nuestro dónde encontramos la verdadera esencia del ser. No me vengan con cuentos del mas allá, promesas de un futuro mejor. La gente vive esta existencia, en este tiempo vital. Lo que pase tras la muerte es igual de incierto para unos como para otros. ¿Porque permitir que haya gente explotada por otra gente? ¿Cuáles son los valores que nos llevan a ansiar siempre más?, a no conformarnos con lo que tenemos. De donde nace ese deseo irrefrenable por poseer objetos materiales. Ojalá mi espíritu fuera tan sencillo que se quedara satisfecho con cosas. Pero no es así, solo el arte puede otorgar cierto alivio a esta alma en pena. Este ser que sufre su existencia, que se dio cuenta que la vida es una, que todos iremos al mismo lugar, y que hagas lo que hagas el pasado es pasado, y no podrás recuperarlo. A veces amo mi soledad, y otras veces, mientras doy vueltas en la cama la detesto hasta el infinito. No poder conciliar el sueño ciertas veces puede ser la peor tortura. Las palabras que no dijimos, el coraje que no tuvimos, la perseverancia que se nos escapa en los momentos claves de la vida. Soy un escritor mediocre, de versos pobres, de relatos cortos y sin sentido, soy un mero reproductor de la cultura. Mezclo todo aquello que me hace ser quien soy y lo devuelvo a mi manera, digerido por mis experiencias, por mi sufrimiento y mis alegrías. Mientas tanto sigo existiendo sin encontrarle un porque a mis acciones, sin saber el porqué de todo lo que me pasa. No soporto la rutina, me lastima por dentro, me mata. El ser siente que perece cada vez que detecta patrones de conducta mecanizados, automáticos, inconscientes. Si esta fuera tu única existencia, ¿estarías contento con todo lo que estás haciendo? ¿O harías muchas otras cosas? ¿Cuáles son los límites de tu voluntad? O, mejor dicho, ¿prefieres un colchón cómodo a cumplir tus sueños? ¿Te aterra lo desconocido? ¿Te satisface más vender tu libertad a cambio de tolerar todos los tormentos de tu alma? Ser y tiempo, tiempo para el ser. Y mi doncella que aún no aparece.