Archivo de la etiqueta: poeta

Las cosas claras [Jorge Roberto Santoro]

Las cosas claras[Manuscrito]…

 

mi voz está en su sitio
el corazón sabe algo más porque me duele

por eso digo:
terrible oficio
es repartir equivocadamente los abrazos
y que el alma viva entre perros hambrientos

uno de mis errores
fue creer que todos éramos hermanos

y ahora
no se le puede cambiar el horizonte a la nostalgia
hay que olvidarse de las viejas sonrisas
y andar con el dolor a cuestas
para que sirva definitivamente

nunca dije
mi lágrima fue grande
sufrí
no me quisieron

cada uno conoce su dolor
y sabe de qué manera hablarle a la desgracia

que venga la vida y me golpee
de nada vale cerrar los ojos

un hombre dormido
es un dolor que descansa

es duro el amor cuando se niega
un día sin embargo recuesta sus abrazos
apoya su misterio en mi cabeza
y me lleva a vivir al primer piso de un incendio

no comparo
simplemente doy mi fruto
y espero

la semilla más humilde
puede brotar el fuego o la hermosura

si estoy acorralado entre dos besos
decido acurrucarme al pie de mi corazón
y sueño

soy triste hasta los zapatos

a la hora del té
mi alegría se sienta y llora conmigo

pero sostengo que un día
aunque el amor sea el hermano implacable de la lluvia
de mi casa a tus ojos
no habrá naufragios

Roberto Jorge Santoro

 

Memorias de un joven despechado…

En el poder de mi pluma todos los encantos.

Al vaivén de las palabras te sueño en silencio. El canto de mi alma exige tu respuesta, la sinceridad del ser. ¿Porque no apareces amor compañero? ¿Porque no luchas por tus sueños? ¿Acaso guardas algo que deba en vano desear?. Brillara el sol en la mañana y saldremos del castillo como dos almas gemelas. Tendrás el canto de mi alma, tendré tu mirada sincera. Te regalare puñados de rosas palabras y verdes atardeceres. Nos encontrara la noche estrellada abrazados y esa luna… oh que puedo decir de ella; Solo espero que esta vez sea creciente. Crearemos nuevos recuerdos que borren los dolores del pasado, cumpliremos sueños y seremos una sola esencia surcando el mundo de lo desconocido.
No es que no tengo ganas de verte. A decir verdad, me derrito con la luz de tu figura. ¿Pero como explicarle al mundo que me enamoro de sueños y no de una figura. Aquella tarde noche del treintaiuno realmente quería estar ahí…
¿O me miento y en realidad quería estar en Cuba? ¿Que deseaba mi corazón realmente en ese momento? No me puedo sincerar. No se a quien ame mas. No se a quien amo mas…A ti, a tu hermana, al amor que voló, al que llego al poco tiempo. Tantas aventuras en tan poco tiempo me convirtieron en Santo. Seguiré viviendo esta corta y efímera existencia de manera solitaria pero pensando siempre en los amores del pasado, que a decir verdad, es por ellos que existo.

 

 

 

 

 

Departe sunt de tine de Mihai Eminescu

 

Departe sunt de tine

Departe sunt de tine si singur lângă foc,
Petrec în minte viata-mi lipsita de noroc,
Optzeci de ani îmi pare în lume c-am trait,
Ca sunt batrân ca iarna, ca tu vei fi murit.
Aducerile-aminte pe suflet cad în picuri,
Redesteptind în fata-mi trecutele nimicuri;
Cu degetele-i vintul loveste în feresti,
Se-toarce-n gindu-mi firul duioaselor povesti,
S-atuncea dinainte-mi prin ceata parca treci,
Cu ochii mari în lacrimi, cu mini subtiri si reci;
Cu bratele-amindoua de gitul meu te-anini
Si parca-ai vrea a-mi spune ceva… apoi suspini…
Eu te string la piept averea-mi de-amor si frumuseti,
In sarutari unim noi sarmanele vieti…
O! glasul amintirii ramiie pururi mut,
Să uit pe veci norocul ce-o clipa l-am avut,
Să uit cum dup-o clipa din bratele-mi te-ai smuls…
Voi fi batrân si singur, vei fi murit de mult!

Nuestra historia.

Si tuviera que escribir sobre nuestra historia diría que está en continuo proceso de ser creada. Vos allá, de aquel lado del rió, yo acá pensándote cada noche, en cada palabra, en cada mañana. El canto de las palabras es el canto de tu alma. Y acá sigo yo sin saber si piensas en mí, si siquiera signifique algo en tu existencia. O pensaras que soy un seductor y solo eso. Si tal vez sea solo eso. Alguien que intento seducir a la hermana de su mejor amigo. Pero, ¿y si valía la pena intentarlo? ¿Y si por la vergüenza o el miedo no jugamos la carta y hoy nos arrepentimos? No sé qué decirte. Tal vez mi pecado es querer ser libre en esta vida, aunque ya sabrás como yo que la libertad lastima y pucha que lastima. Tanta soledad a veces siento que lucho contra el mundo. Me alejo a pasos agigantados de quienes me rodean. Y vos allá. Del otro lado. Quizás ya despreocupada de la existencia. Porque hay dos modos de conciencia, según yo discurro. Vos como estudiante de psicología lo debes saber bien. Esta ese que nos hace pensar en profundidad la existencia, ese que nos enseñó el bigote, vos sabes a que me refiero, al desquiciado de Nietzsche. Y esta ese otro en el que nos empapamos de realidad y nos olvidamos de que existimos. Compramos el pan, hablamos con la familia, escuchamos un disco, hacemos lo posible porque esa vocecita que esta dentro nuestro no hable. Esa conciencia nos satura con palabras y reproches. Hay como envidio a esa gente que vive sin preocupaciones. Que no se plantea jamás ampliar su vocabulario, que simplemente es presente. Si tomo algún texto de mi pasado y lo comparo con mi yo del presente me sorprendo ciertas veces de lo que escribo. Otras me dan igual y otras mantengo firme la postura. Pero qué es eso que cambia. Que significa escribir y porque lo hago. Y vos allá del otro lado del rio. No te quieres venir para acá che. Probemos suerte. Total, allá se está quemando y acá, bueno acá también se quema un poco, pero vamos y venimos. Yo acá te espero si queres. Hay tantas cosas que quisiera contarte. Va no sé. Por ahí me planto cara a cara con vos y no me sale una palabra. Como tantas otras veces que nos encontramos. Te acordes cuando viniste a buscar la lata de pintura a casa. Yo dormía esa mañana porque trabajaba de noche. Si te acordes que me canse de dedicarte fotos por Instagram. Bueno la cuestión es que trabajaba y me acostaba siempre a eso de las siete. Y ese día me escribiste y yo dormía. Quien alegría terrible me agarro cuando vi ese mensaje tuyo. Justo al lado del de tu prima diciendo que si quería lo iba a buscar ella. Claro pensarías que no te quería atender. Soy un idiota. Bueno tal vez sea solo imaginación mía y nunca quisiste nada conmigo. Y tal vez fueron tan solo ideas de un loco. Después de todo sabes que tenía problemas con la droga. O la droga los tenía conmigo. Después de todo no tiene nada malo un porrito cada tanto cuando la realidad es tan traicionera. Aunque admito que con tu hermano hemos hecho desastres. Pero que bien nos lo pasamos. En fin, supongo que el mundo diría que éramos dos locos. Ojo que dije locos. Que cosas he, analizándolo bien parecíamos una parejita de novios. Hasta dormíamos juntos. Yo siempre dije que existe el amor entre los hombres, aunque sin sexo. ¿O era el amor hacia vos lo que me mantenía a su lado? ¿O el amor hacia tu hermana? No sé qué es. Y no sé qué paso aquel treintaiuno. Pero ella apareció, y la otra ella desapareció. Todo muy caótico en mi vida que queres que te diga. Siempre actué con el corazón y con lo que sentía. Tu hermana estaba preciosa aquel fin de año y vos también. Tengo el corazón hecho pedazos. No sé qué quiero en esta vida. Pero sé que te desee con todas mis fuerzas. Tu belleza me atrajo de tal manera que te he pensado noches y noches enteras. Fuiste el motivo de mi existencia de mis actos, de mi todo. Supongo que ese es el poder de un amor platónico. Cuando fui consiente de todo lo que hice por vos ya no quería seguir haciéndolo. Pero es que tus palabras fueron tan claras aquella vez. No salías con amigos de tu hermano. Admito que invitarte a salir por Facebook fue una cobardía, pero comprenderás y te habrás dado cuenta con el tiempo que cara a cara es imposible. Lo que no recuerdo en esta historia es de si te invite a salir cuando vivía con él o antes. Bueno a los fines proactivos da igual. Luego apareció ella. Belleza, atracción física, y ahí termino todo. Hoy no me siento atraído por ninguna figura femenina, ni masculina claro. Hoy solo amo el arte y mi soledad. Quizás así pueda reformular no conciencia y organizar nuevamente mis ideas para ser otra vez el Mihai de siempre. ¿O acaso jamás volveré a ser el mismo río que ayer empapo mis costas? Creo que tengo mucho que no sabes de mi vida. Como yo tampoco se de la tuya. Solo se que entre fantasía y realidad voy caminando por la vida.

Amanecer

En aquel colectivo sincero
nos perdimos en los besos
se hacía carne el amanecer
nosotros piel y hueso
la esperanza amiga
de los dulces te quiero
el corazón sincero
liberaba su fatiga
hundidos en ilusión
aquella luz se apagó
breve destello
que nos atravesó
de pronto la oscuridad
-profunda y cruda soledad-
ya no tenías mi mano amiga
ya no tenía tu sinceridad
nos perdimos en la noche
con palabras extrañas
sufrimos el derroche
caluroso de las entrañas
no tenías mis palabras
no tenía tus miradas
no tenías mi alegría
no tenía tu llamada
los perdimos todo
en fulguroso instante
como se pasa la vida
como todo es distante