Archivo de la etiqueta: Pelota Paleta

Cuento de Pelota Paleta.

cuchame, pero cuchame bien. Les tenemos que ganar a estos dos, estoy cansado de que se hagan los cancheros. Vos juga atrás que yo juego adelante, ¡pero para! no te apures. Espera que te desafíen ellos, y ahí le pedís alguna ventaja más. No seas ansioso que te conozco. Espera el momento. Para mi le tenemos que jugar a la zurda del loco adelante y al pelado libre atrás. ¿Te acordes que salimos a partido este mismo en la otra cancha? Yo me acuerdo boludo como si fuera ayer, teníamos el segundo partido casi ganado, nos faltaban cuatro puntos y te mataste tres seguidas al alambre. La otra me mate yo. Ahí nos igualaron y después pasaron adelante. Una desgracia. Nos perdimos un platal en el segundo partido. Yo me la aposte toda de afuera. Pero bueno esa es otra historia, hoy despreocúpate. Hoy vamos a dar vuelta a la tortilla. Oime, cuando te desafíen duda. Hacete el que no sabes, pensala y mírame un par de veces. Total, vos ya sabes que es para nosotros el partido, pero hacela difícil, que se la crean. Vos sabes que estamos justos de plata y tenemos que tirar hasta fin de mes. Encima tenemos que echarle algo al tanque que veníamos con el olor. Dios, no me quiero imaginar si no ganamos. Nada, nada. Vamos para adelante. Pero para no te vayas una cosa más, cuando empecemos tenemos que tenerla clara, sino nos va a pasar lo del otro día. Vos déjame a mi manejar el partido. Vos la tenes que echar a buena hasta que te canses. O mejor dicho hasta que se canse el pelado. Como si fueras una pared ahí atrás. Tenes que destrozar al zaguero, que deje los pulmones en la cancha. Yo te voy a hacer caso. Si, ya sé que me cuesta boludo. Pero cuchame te dejo todas las tuyas y cuando me quede ahí zas. Defino. Al loco adelante me lo como, con dos pancitos, un tambor o alguna cortada le voy a ganar. Además, se operó hace unos meses la rodilla, todavía está un poco lento. Vos confía en mí que de esta salimos por todo lo alto. Esta noche celebramos a lo grande. Y sino, nada nada, no quiero pensar negativo. Cuchame otra cosita más, vos jugala toda por derecha, que loco va de zurda y se le va a complicar agarrar la pelota. Lo tenemos que destrozar al zaguero. Míralos como hablan seguro están tramando algo. Pero no te preocupes que acá la tenemos bien clara, por algo jugamos siempre juntos en todos lados, nos tenemos que entender bien loco. ¿Cuánto trajiste? Yo tengo los quinientos que había en la mesa al lado de la computadora, decime que agarraste los otros mil de la lata. Sino ya fue le jugamos doscientos el partido cuatrocientos el doblete. Serán unos cien más de cancha y pelota. Si perdemos nos volvemos a pata y con la moto arrastras. Pero ¡naahh te estoy cargando!, hoy la rompemos. Además, mira la tribuna como cuchichea, ya se escuchan las primeras apuestas. Dan dos a uno a mano nuestra. ¡Dos a uno! Menos mal que estos dos están distraídos que sino, por ahí nos piden alguna ventaja a nosotros. Pero vos acordarte la zurda del loco adelante y le pelado libre atrás. Ahora viene la mejor hora, el sol se está poniendo y no refleja tanto en la cancha. Decime que me trajiste los protectores y la gorra. Me los trajiste boludo, ¿no? .No vaya a ser cosa que me peguen devuelta en el ojo, mira que ya la sufrí y no quiero pasarla de nuevo. Yo sin los protectores no juego. ¿Vos estabas aquel día? Buff mejor ni me lo recuerdes. Pero para. No nos vayamos por las ramas. Decile al canchero que nos dé una pelota caliente. Gritale, gritale que no sea rata y que te de una nueva. No esas viejas que pone a calentar encima de la cafetera. Viejo busca.  Esas parecen nuevas y se explotan a los cuatro puntos, y encima te la cobra. Dale que pa’ vivo estamos nosotros acá. Será un pan de Dios el hombre, pero mi plata también vale como para que me la saque así de un plumazo. y más con los tiempos que corren.

¿Y que te dijeron? ¿Que sí? Joya buenísimo dale vamos a la cancha. Pero para una última cosa. ¿Te pusiste la tobillera? Mira que después te va a doler y vas a andar rengueando. Sabes que te necesito a tope para este partido. Ya lo pensé todo, ya hablé con el pelado y van los doscientos por partido, cien vos y cien yo. De afuera se la jugaron toda de nuestro lado. ¡Viste que te dije! Está claro que es nuestro el partido. Solo tenemos que hacer las cosas bien. Pica bastante esta pelota. ¿Te fijaste? Se ve que es nueva. Para antes que arranquemos hay que pedirle resina al canchero. Estos cansado que se me resfale la empuñadura.  Vos escúchame si tenes duda pedile vuelta. Que el pelado es un sinvergüenza y se te va a poner adelante todos los tiros. Pedile que si nos dan la vuelta armo un quilombo bárbaro. Vos sabes que por cien pesos soy capaz de cualquier cosa. Y más sabiendo que si perdemos nos volvemos a pata. Hable con el turco, dice que jugo cinco mil a mano nuestra. Si ganamos tenemos la fiesta asegurada. Hacemos noche acá, nos comemos ese lechón que tan haciendo ahí atrás y nos tomamos un par de vinos, sacamos la guitarra, unas milongas y que nos quiten lo bailado, o lo recitado. Pero que digo, tenemos que tar’ concentrado como jugo de naranja, que, si no, nos vamos del partido. Acodarte a buena todo el día. Y por derecha que el delantero va de zurda. No te vas a matar en el alambre loco. Mira que esta cancha es más bajita y que tiene las luces esas dentro de la cancha. Si la copeteas mucho te vas a matar. Juga tranquilo que el partido es hermoso. Dale compa que esta queda en la memoria.

Relato de esa pasión que representa para mi la Pelota paleta. Para el que quiera ver el deporte aquí un video hecho por mi para variar.

 

[Falta corregir]

Hoy hace un año…

16487557_10210144876873040_8405939697495502816_o.jpg
Mi amigo, yo y mi camisa viajera.

Facebook me recuerda que hace un año estaba cumpliendo un sueño. Generalmente no hago caso de las estupideces que anuncia, pues considero que todas ellas tienen un trasfondo económico. De hecho no se si saben que Facebook almacena toda su información, hasta los numero de teléfono de amistades que hace tiempo que no ven. Esta en su copia de seguridad, si quieren saber más sobre que sabe la famosa red social de ustedes, pues descarguenla. A lo que iba, hace un año cumplía un sueño, viajaba con un amigo por la República Argentina, más específicamente por Buenos Aires. Hoy rememoro esa aventura en la cual nos convertimos en motoqueros pelotaris, y con la amistad como estandarte salimos a conocer canchas de Pelota Paleta y a hacer nuevas amistades y nuevos desafios. De más esta decir que merece mucho más que estas sencillas lineas, pero rememorarlo tampoco esta nada mal. Prometí hacer un libro con todo lo ocurrido en aquella aventura, y poco a poco le estoy dando forma. Los sueños hay que cumplirlos en vida, de lo contrario sera muy triste llegar a viejo y ver que no nos quedan energías para nada. Desde mi espacio personal un abrazo grande en la distancia a ese amigo aventurero que ahora mismo esta viajando por Chile y la Patagonia Argentina, y por lo que veo sigue cumpliendo su sueño. Mis felicitaciones y admiración, y mis mejores deseos para tus aventuras de motoquero. Yo me soñé publicando un libro y estoy aplicado a la tarea, puede que el destino nos hermane de nuevo en alguna que otra cruzada. Recuerden lectores los sueños se cumplen en vida.

¿Te has parado a pensar en los tuyos?

Laguna la Picasa

 

SAMSUNG CAMERA PICTURES
SAMSUNG CAMERA PICTURES

Laguna de la Picasa, allá por Diego de Alvear, un pueblito perdido en el interior de Santa Fe y en el cual azarosamente el destino me tenía preparada una gran sorpresa. O tal vez simplemente tenía que suceder así. Hoy lo miro desde otros tiempos y los recuerdos me parecen sueños. El sueño que le compartí a aquella persona no era mi sueño, o no se. La realidad es que como en un cuento de hadas, esa persona partió al día siguiente de aquella localidad, se podría decir que nos conocimos viajando, solo que en sentidos opuestos. Hoy más lejos que nunca sigo prendido a su recuerdo, a su amabilidad, a su ayuda desinteresada, a su sonrisa. Ese pueblo quedara por siempre en mi memoria, al igual que ella, porque además de enamorarme (platonicamente hablando), pasamos junto a mi compañero de aventuras, unos de los días mas intensos de nuestra gira pelotari, donde conocimos gente sencilla, con vidas comunes, pero que sabían como explotar al máximo cada una de las aristas. Paleta, asados, apuestas, amigos ocasionales, colonia de verano, sol y calor. Como una película pero resumida en tres días. Porque el tiempo puede pasar volando, o puede viajar tan despacio que los segundos se hagan eternos, cuando se viaja sin tiempo la vida se vive a cada instante. Y creo que en eso estamos de acuerdo, ¿O no Ana?

Cumplir sueños.

16487565_10210145088358327_5288018690962595580_o

De chico tenia un ídolo, claro que todos tenemos ídolos y generalmente quedan allí en el recuerdo como personajes que nos inspiran a realizar cosas o simplemente a idolatrarlos. Así fue que a los doce o trece años comenze a jugar a la pelota paleta, un deporte argentino que me atrapo en sus redes desde aquella temprana edad y hasta mi partida del pais. El deporte no es muy complejo que digamos, consta de cuatro jugadores de a parejas y se encargar de golpear la pelota contra un fronton por turnos. Mi heroe de aquella temprana edad se llamaba Oscar Ismael Mesina, más conocido como el Manco de Teodelina. Le llamaban manco por un sobrehueso en su mano izquierda, si mal no recuerdo, y tenia una particularidad: a pesar de todo era el mejor en lo que hacia. El asunto es que este personaje logro ganarse su renombre dentro del mundo de la pelota paleta. Un bohemio de la vida, se la ganaba, como se dice coloquialmente, jugando y apostando dinero. De esta manera logro llegar hasta lugares recondos de la república Argentina y donde quiera que se encontrara una cancha este personaje desafiaba por dinero. Su talento era tal que no había quien pudiera con él. En su historial se recuerdan mil epopeyas y para los jugadores de paleta llego a convertirse en un héroe del deporte nacional. Ese era mi ídolo. Claro que era pequeño y por aquel entonces uno no se imagina las vueltas de la vida, la cuestión es que a los quince años partí al exilio y abandone ese querido deporte, además claro, de aquellas hermosas tierras. El sueño quedo latente en algun lugar de mi conciencia, y como la experiencia me enseña que el hombre es lo que sueña, un dia volví a mi tierra. Claro que las cosas habían cambiado y aquel joven soñador ya no tenía como primer plano en su conciencia ser como su ídolo de la infancia, pero como todo amante del deporte volví a jugar a la paleta. Las vueltas de la vida me hicieron conocer a un amigo, que en su repertorio de aventuras (todos tenemos las nuestras), había viajado por el continente con su motocicleta. Joven guevarista y porque no decirlo creo que hasta soñador. Demás esta decir que hicimos buenas migas, expresion que aun no analize mucho pero que me da la sensacion que “hacer migas” implíca compartir muchas comidas y muchos buenos momentos. Así fue que entablamos una amistad de jóvenes lectores aventureros. Un buen día los planetas se alinearon y surgio como por arte de mágia unas vacaciones que desde aquel día denominariamos “La gira pelotari”. El sueño comenzaba a hacerse realidad, y no solo eso, era mucho mejor. Mientras el Manco se gano su renombre de manera solitaria, nosotros lo hicimos como mejores amigos. La aventura nos llevo a conocer canchas que de otra forma no hubieramos imaginado, personas que quedaran en nuestra memorias, además claro de lugares, que en su mayoría, eran pueblos que no superaban los 3000 habitantes y donde recibimos un trato cordial y cálido. En cada pueblo que arrivabamos eramos recibidos con la mayor cortesía e invitados a jugar, para luego ser agasajados en la mayoría de los casos con alguna que otra comida. La realidad es que aquella aventura no podra ser borrada de mi memoria por mucho que pasen los años, demas esta decir que a pesar de no tener el talento del Manco de Teodelina, cuya localidad en Santa Fe, tambien conocimos, nos sentimos o al menos desde mi punto de vista, mas que satisfechos porque hoy desde la distancia de Rumania, miro aquellos recuerdos y me lleno de orgullo al saber que algo que soñe pude hacerlo realidad. Una aventura más para ser contada o escrita como en este caso, y para demostrar que los sueños, sueños son.

Demás esta contar que en aquella aventura con mi mejor amigo conocí a un amor, que para mi desgracia partiría al día siguiente hacia Francia. Ella no lo sabe pero aún tengo su recuerdo presente, sobre todo porque supo ayudar a dos viajeros que en la oscuridad de la noche necesitaban asilo.

Seguire informando…