Archivo de la etiqueta: Motoquero

Noche de nostalgias [2]

La foto la tomo un amigo que viajaba en ese momento en la autopista con su camión. El destino quiso que nos encontráramos en la ruta. Afortunadamente y para alegría de todos mis conocidos puedo presumir que jamas tuve ningún percance grave con la moto. Es decir, compre mi primer vehículo, salí de la agencia sin saber manejarlo (con registro, eso si) y desde entonces hasta que la suerte nos separo pasaron unos 16500 km en unos ocho meses, pero ni un solo accidente. Se podría decir que le saque bastante jugo a la rojita. Mis únicas tres caídas, porque voy a admitir que si las hubo, fueron dignas de contar. En las tres me encontraba estacionado sobre el césped. Observando unas preciosas puestas de sol que me regalaba aquellas latitudes. La patita (así se le llama al soporte) se termino enterrando en el barro por el peso de soportarme sentado sobre la moto y fuimos a parar al piso, no una sino tres veces. Nada grave, digno de risa, aun recuerdo algún bocinazo la primera vez que me caí cerca de una carretera que pasaba por allí. Gratos recuerdos que en noches de nostalgia vienen a mi memoria.

Anuncios

Hoy hace un año…

16487557_10210144876873040_8405939697495502816_o.jpg
Mi amigo, yo y mi camisa viajera.

Facebook me recuerda que hace un año estaba cumpliendo un sueño. Generalmente no hago caso de las estupideces que anuncia, pues considero que todas ellas tienen un trasfondo económico. De hecho no se si saben que Facebook almacena toda su información, hasta los numero de teléfono de amistades que hace tiempo que no ven. Esta en su copia de seguridad, si quieren saber más sobre que sabe la famosa red social de ustedes, pues descarguenla. A lo que iba, hace un año cumplía un sueño, viajaba con un amigo por la República Argentina, más específicamente por Buenos Aires. Hoy rememoro esa aventura en la cual nos convertimos en motoqueros pelotaris, y con la amistad como estandarte salimos a conocer canchas de Pelota Paleta y a hacer nuevas amistades y nuevos desafios. De más esta decir que merece mucho más que estas sencillas lineas, pero rememorarlo tampoco esta nada mal. Prometí hacer un libro con todo lo ocurrido en aquella aventura, y poco a poco le estoy dando forma. Los sueños hay que cumplirlos en vida, de lo contrario sera muy triste llegar a viejo y ver que no nos quedan energías para nada. Desde mi espacio personal un abrazo grande en la distancia a ese amigo aventurero que ahora mismo esta viajando por Chile y la Patagonia Argentina, y por lo que veo sigue cumpliendo su sueño. Mis felicitaciones y admiración, y mis mejores deseos para tus aventuras de motoquero. Yo me soñé publicando un libro y estoy aplicado a la tarea, puede que el destino nos hermane de nuevo en alguna que otra cruzada. Recuerden lectores los sueños se cumplen en vida.

¿Te has parado a pensar en los tuyos?

Noche del 27- 05 – 2017

Partí de lo de Charly. Llegue a Alpacorral, los pagos de Sofía la chica del camping de Rio Cuarto. Ella me dijo que pregunte por su familia, y así lo hice aunque solo por curiosidad. Luego seguí camino hacia la exposición del Poeta local. Llegue justo a tiempo, salude a todos los presentes. Admito que a alguno casi lo saludo dos veces, a veces soy medio despistado. Entre a la cocina del museo a calentar agua y como costumbre en este viaje yo desarrollo mis actividades mientras la gente indaga sobre mi origen, procedencia, ocupación y demases.

-¿Cómo dijiste que te llamabas?

-Mihai

-Ahh como gorbacho

-Si si como ese mismo, (desde que tengo memoria mi nombre en este país se relaciona automaticamente con ese apellido. Asi funciona la cabeza  de los Argentinos.)

¿Y que te trae por acá?

(Acá debo hacer un paréntesis, tengo un porque del viaje, un claro porque, pero no me abro a contárselo a todo el mundo. Solo a aquellos que me comprendan). Por ese motivo acepte la invitación a cenar, tras la exposición con Poeta, el fotógrafo, el ingeniero y la arquitecta. Con todos me vi identificado de alguna manera. El ingeniero me resulto al principio muy observador y enigmático, y creí que se trataba de un músico de renombre en la zona. Hablo muy poco en esa noche y sus intervenciones no despertaron mi atención. El fotógrafo en cambio interrumpía constantemente, sus acotaciones solían ser en gran porcentaje frases hechas o chistes. Generalmente infantiles, pero no soy quien para juzgar el humor de nadie, a decir verdad le daba una chispa al encuentro.

La arquitecta, con sus preguntas y consejos, guiaron la exposición sobre la Doncella y nuestra historia. El poeta, personaje misterioso si los hay, constantemente recitaba alguna estrofa. Las historias de amor brotan por doquier cuando es el tema a tratar. Como aquella vez que invito por teléfono a salir a una mujer y esta se negó. Como tampoco se da por vencido le escribió un poema y se lo paso por debajo de la puerta. Algo parecido a lo que me ocurrió a mí. Pero eso será tratado más adelante. Duro un año con ella, no pregunte que paso luego, no me gustan los finales truncados. A los intelectuales les caí bien, y ellos a mí también. Hasta les recite algunos versos ajenos y un poema propio. Aquel sobre el ser que se cuestiona la existencia, y dice algo así:

 

“Que el hombre a olvidado al ser

eso no hay ni que dudarlo.

Es mas facil ignorarlo

pues solo angustias nos depara.

¿Que es el ser y la nada

que hay detras de la existencia?

Preguntas sin respuesta para una vida prestada.”

 

Ni hablar que la jornada continuó tras la cena. Descorcharon un licor francés. El ingeniero se encargó de buscar el precio. Para mi carecía verdaderamente de sentido su valor, lo importante era que estaba a gusto en ese lugar, aunque mi corazón estaba por otras tierras. De hecho si me cambiaban el vaso de licor por agua no lo hubiera notado. Solo deseaba que ella estuviera allí a mi lado. De todas formas hice mi estreno en público, cante mi primera canción. Gran hazaña para Mihai. Ahora escribo esto en una carpa situada en un valle, rodeado de pinos, con un cuarto menguante precioso en el cielo. El fuego de la hoguera calienta toda la carpa, las brasas irradian calor mientras se escuchan sus crepitaciones. Hoy junte bastante leña, de todas formas explore los alrededores y hay madera como para hacer dulce. En la boca y mientras escribo, la pipa, con un tabaco inglés. El panorama de la carpa es desolador, parece que fui desvalijado: El cuaderno, la libreta, la guitarra, y los libros desparramados. Si el fuego hablara diría que me falta organización. Apareció una chica misteriosa en la exposición del museo, curioso es que en mi historia la primera vez que invite a salir a la Doncella fue exactamente a un museo. Soy un tipo raro. Obvio que fue vía Facebook. Aun hoy me recrimino mi cobardía, pero bueno rectificar es de sabios. Creo que esta más que claro que era necesario ser un poco más creativo con ella, hacer uso de Don que llaman imaginación. El fuego se mantiene de maravilla, el cielo está totalmente despejado y estrellado, solo me falta la Doncella aquí a mi lado. El hombre es lo que sueña escuche alguna vez. Ahora que acomodo el fuego pienso en la importancia que tuvo para los hombres, el fuego, en los fríos inviernos. Si puedo pasar esta libreta a limpio habrá buenos recuerdos que revivir, suponiendo que viajar no se convierta en mi vida.

 

Día del 28- 05-2017

 

El día amaneció fresco, como de costumbre. Al abrir la carpa note la escarcha y como el fuego se había consumado. Solo quedaron cenizas y algún que otro tronco a medio quemar. Salí de la carpa con la pereza característica de quien quiere huir del frio. Acomode un poco el caos de los alrededores, prepare leña y me decidí ir a por suministros. En el camino me cruce a pablo el poeta, me invito a su casa a tomar mates… [Cuadernos extraviados]

 

 

 

Lamentablemente los cuadernos o se mojaron o se extraviaron, a mucha gente no le interesa o le molesta que sea escritor de mi propia vida.

Día 27 – 05 – 2017

Amanezco en Villa Chacay, el sol  entra por la ventana semi abierta. Acomodo mis objetos y noto que la ventana está bloqueada por una cama de dos plazas. En definitiva tampoco me iba a escapar por allí, no es propio de mí, pero me resultó curioso el detalle. ¿Cuánta gente se escapa de las situaciones por ventanas o puertas traseras sin asumir las responsabilidades?

La tele muestra un desfile militar, la ignoro. Pido agua caliente y dos facturas, la idea es partir cerro arriba con la guitarra. Extraño la soledad de la carpa, me compraron en el hotel con calor y comida. Me viene a la cabeza la estrofa del día que renuncie al trabajo, dice algo más o menos así:

 

“Yo no soy un criollo malo

defiendo la honestidad

una sola es mi maldad

y se las voy a decir

con todito mi sentir

me gusta la libertad”

Don Ata

Estoy descubriendo en la música clásica que Don Ata mezcla con su guitarra, la hermosura y profundidad de sus notas, o de sus sentimientos para ser más claros. También me viene a la mente otra gran estrofa:

 

“Pobre de aquel que no sepa

del canto las hermosuras

la vida la más oscura

la que tenga más quebranto

hallará siempre en el canto

consuelo pa su tristura”

 

De momento solo toco de oído. Autodidacta. No encontré a un profesor con el cual pueda estudiar a gusto. Lo se soy muy complicado. La Doncella otra vez rondando en mi mente. ¿Sera o no será? Debo leer ese libro un par de veces más, si es de ella realmente, es una mujer diferente. Sería increíble encontrar a alguien así.

Mi estadía en el hotel es muy grata, me resulta curioso cómo entra y sale gente de allí, si hubiera un caminito en el piso seria de esos que están totalmente gastados. Aquí voy a hacer un paréntesis para colocar lo que se me antoje, porque es mi libreta y escribo lo que quiero.

“cómo no pensar después, que de alguna manera la poesía es una palabra que se escucha con audífonos invisibles apenas el poema comienza a ejercer su encantamiento” eso último pertenece a Julio Cortázar.

Día 27 – 05 – 2017

viajantedelnort+instakeep_d189d.jpg

Amanezco en Villa Chacay, el sol entra por la ventana semi abierta. Acomodo mis objetos y noto que la ventana está bloqueada por una cama de dos plazas. En definitiva tampóco me iba a escapar por allí, no es propio de mi, pero me resultó curioso el detalle. ¿Cuánta gente se escapa de las situaciones por ventanas o puertas traseras sin asumir las responsabilidades?
La tele muestra un desfile militar, la ignoro. Pido agua caliente y dos facturas, la idea es partir cerro arriba con la guitarra. Extraño la soledad de la carpa, me compraron en el hotel con calor y comida. Me viene a la cabeza la estrofa del dia que renuncie al trabajo, dice algo màs o menos así:

“Yo no soy un criollo malo
defiendo la honestidad
una sola es mi maldad
y se las voy a decir
con todito mi sentir
me gusta la libertad”
Don Ata

Estoy descubriendo en la música clásica que Don Ata mezcla con su guitarra, la hermosura y profundidad de sus notas, o de sus sentimientos para ser más claros. También me viene a la mente otra gran estrofa:

Pobre de aquel que no sepa
del canto las hermosuras
la vida la más oscura
la que tenga más quebranto
hallará siempre en el canto
consuelo pa su tristura”

De momento solo toco de oído. Autodidacta. No encontré a un profesor con el cual pueda estudiar a gusto. Lo se soy muy complicado. La doncella otra vez rondando en mi mente. ¿Será o no será?. Debo leer ese libro un par de veces más, si es de ella realmente, es una mujer diferente. Sería increíble encontrar a alguien así.
Mi estadía en el hotel es muy grata, me resulta curioso cómo entra y sale gente de allí, si hubiera un caminito en el piso seria de esos que están totalmente gastados. Aquí voy a hacer un paréntesis para colocar lo que se me antoje, porque es mi libreta y escribo lo que quiero.
“cómo no pensar después, que de alguna manera la poesía es una palabra que se escucha con audífonos invisibles apenas el poema comienza a ejercer su encantamiento” Julio Cortázar.

Faculta de Arquitectura de La Plata

 

Dos días en el mismo lugar, como si mi esencia siguiera presa en el recuerdo, de aquella tarde primaveral, en aquel plenario donde se nos escurrían entre los dedos conceptos como izquierdismo, alianza o voy a buscar más agua para el mate. ¿Que estoy haciendo aquí? ¿Y si esta vida es tan solo un sueño? ¿Y si estoy preso en este laberinto? ¿Por qué solo vivo siguiendo mi instinto? Si contara mis acciones del pasado enseguida me tacharían de loco sin la menor duda; tirar un DNI frente a un padre que de manera casi natural inculca a su hijo conceptos discriminativos, claro que, de manera subjetiva e inocente, pero que, a mi entender, lo bastante claros para que sean reproducidos por el niño cuando crezca; o tirar otro DNI frente a unos ojos azules que por casualidad se cruzaron en mi camino; o encerrarme en un baño público de un aeropuerto a borrar rastros de mí pasado. Todo es tan efímero, todo es tan fugaz, que el vivir tan solo es soñar. El ser mira a través de mis ojos, pero está preso. El cuerpo es tan solo un envoltorio, lamentablemente descartable, de lata. Mi ser no tiene memoria, ni tampoco ambiciones y me animo a decir que ya casi le quedan pocas esperanzas. ¿Quede atrapado en mi propio juego? ¿Quede preso de las palabras? Porque no estoy cómodo en ningún lugar del mundo, si como dijo mi amigo Fandermole “tengo claro en el abismo de mi andar y mi desvelo que estoy hecho de lo mismo que lo que brilla en el cielo” somos polvo de estrellas y hay gente que se preocupa si le hace juego el pantalón con la remera o si la inflación aumento un tanto por ciento. Voy a ser un escritor mediocre me dijo un amigo alguna vez; puede que sí; no busco fama, tan solo expresar estos sentimientos con el canto del alma. Canto versos o líneas como vos Fender; hundido en mi soledad, en mi abismo, del cual no puedo escapar, o del que no quiero escapar. Las primeras experiencias no se volverán a repetí… ¿O sí? Creo que estoy esperando que aparezca esa persona que ponga fin a este tormento, aunque creo por momentos, que continuara hasta el fin de mis días. Ya morí en estas tierras, en una noche oscura, en la ruta, con sueño. Tan solo media vuelta de llave de mi moto y la nada se hizo presente. El miedo más onda. El pánico del que todos huyen, yo lo viví, y aquí lo cuento. Sueño, hambre, sed, nervios, ¿Que son sino somatizaciones del alma?

Mi ser se expresa a duras penas, con las últimas energías vitales, no existe el mañana, tan solo el aquí y el ahora, pobre de aquel que crea que lo que ha de venir durará más que lo que paso. Hoy, hoy te entiendo un poco más Jorge Manrique, mejor dicho, cada día te comprendo un poco más. Voy a escuchar un poco de música así alivio esta angustia vital que no me deja vivir en paz.