Archivo de la etiqueta: Jorge Fandermole

Su huella vino de algun remoto lugar…

Anuncios

Navega – Jorge Fandermole

 

Almafuerte

Discurren los que me ven
mirarte con tanto afán
que mis labios no podrán
expresar mis ansias bien.
Yo no siento que se den
semejante explicación,
pues de tu equivocación
a mansalva considero
descubrir el paradero
de mi pobre corazón.

¡No sé si me lo ha robado
pero sé que lo he perdido,
y que ha de estar escondido
en algún sitio sagrado;
pues, si mi pecho ha dejado,
digo que no pudo ser
tanto sólo por el placer
de olvidarme y libertarse,
sino para refugiarse
en un pecho de mujer!

Él no tuvo otra pasión
que la pasión de lo bueno,
porque nació sin veneno
mi profundo corazón;
y si dejó la mansión
de mis entrañas, arguyo
que ha sido el ánimo suyo
ampararse en un altar,
y juro que no ha de estar
en más pecho que en el tuyo.

Yo no lo quiero sacar
de un asilo semejante
porque sé que en el instante
cesará de palpitar,
allí lo debo dejar
para que esté satisfecho
y puesto que tú te has hecho
la santa de su elección,
que siga en adoración.

A mi arquitecta Favorita…

¿Por qué todos me tratan de la mejor manera posible? Hoy acabo de renunciar a un amor en la ciudad de la Plata. Ahora que lo pienso son dos amores, la guitarra y el amor en la cocina. Al menos como se me presento antes de ayer. Estoy varado en un hotel cuyo nombre aun no conozco, junto a mí el diccionario de rumano. En la mochila un diccionario de español y uno francés, además de un libro de Benedetti. Curioso momento de mi existencia, aun no sé qué me espera en mi futuro inmediato, pero estoy feliz, el ser vuelve a expresarse, en el poder de mi pluma todos los encantos. Estoy sentado en unos sillones muy cómodos, y pensar que anoche dormí dos horas en un YPF (Estaciones de servicio de Argentina) sentado en una silla de madera y escuchando un disco de Jorge Fandermole, curioso como el devenir juega con mi existencia. Soy escritor de mi propia vida, quizás con mi pluma pueda ayudar a salir de la miseria a toda mi familia, es un sueño, pero como dijo Calderón de la Barca, la experiencia nos enseña que el hombre es lo que sueña hasta despertar. Por la nueve de Julio voy con el miedo de no verla nunca más diría mi amigo Pato Fontanet, llueve sobre mojado y arrastro mi motocicleta hasta la embajada, quizás así puedan comprender que soy un ser que está sufriendo de verdad. El motivo es que la moto no enciende porque la alarma quedo bloqueada. Podrían dejar de lado tanta burocracia administrativa y ayudar al reencuentro de dos hermanos separados por ásperas circunstancias de la vida. También me pregunto que pasara con todos los amores que no fueron concretados. ¿Hoy como ayer? ¿Se tratará tal vez del amor platónico entre dos escritores? Aun no comprendo, pero hoy tengo ganas de escribir, quizás soy demasiado joven para hacerlo, pero quien es quien para juzgar a los demás, cada uno vive esta vida como puede, improvisando, a los ponchazos me dijo un amigo. Ahora comprendo el rol del editor, es quien se encarga de pasar estos textos a digital, ya que no me gustaría tener que leer de nuevo mis pensamientos; muchas veces olvido mi pasado, hoy sospecho que las cartas que llegaban a casa no eran de los abuelos o los tíos, sino de mi padre. No recuerdo haber leído esas cartas. Otra cosa curiosa me sucede cuando pienso que estas líneas de mi intimidad pueden ser interesantes para otras personas. La moto está bajo un puesto de diarios ya que llueve a cantaros. De alguna u otra manera estoy atrapado, solo desearía que ese celular cargue más rápido, así puedo enviarle mi carta a Cami, cuya belleza y simpleza me atraparon sin igual. Ya estoy viajando pero si oigo su voz clamando por mi presencia soy capaz de derrivar murallas para llegar a su lado. ¿O podre lograr en su esencia tanto amor que me acompañe por mi viaje a la vieja Europa?; al menos por un año. Yo tuve algun que otro año sabatico y no me va tan mal en la vida, al menos en lo que respecta a los crecimientos del alma, el dinero va y viene. En mi caso va mas de lo que viene pero tampoco hago mucho por trabajar.
Hoy estuve pensando que mi moto vale 200.000 pesos y no es por su valor material, es por su historia de valores, de luchas, de aventuras, es porque puede servir de ejemplo, de moticacion a otras personas. A decir verdad aun no le puse precio. Pase tantas aventuras junto a ella que me daría mucha lastima desprenderme de semejante valor. Quizas solo venda su historia, es decir sus papeles. Hoy me refugie en el hotel, a decir verdad, no solo por cargar el celular sino porque estoy cansado que mis papeles se mojen cada vez que llueve. Mi vida son mis escritos, y para mi desgracia los voy dejando por el camino, como hubiera hecho Macedonio Fernández, espero no terminar tan loco como él. Creo que ese pensamiento ya se reiteró un par de veces en mi memoria. Me estoy preocupando.
Encontré el lugar donde las lágrimas se escurren por un vidrio vertical. Hoy no le entregue la carta a Camí, creo que se lo voy a preguntar, puedo herir muchos sentimientos. Hay que tener precauciones con el vaivén de la pluma, puedo decir tantas cosas en tan poco espacio, es realmente increíble el poder de la escritura. Por eso los escritores son perseguidos, aún sigo con mis aventuras de adolescente, de conquistas, de juegos, de experiencias y disfruto al contarlas para que el mundo vea como es y podamos mejorarlo. Sufrí no me quisieron. Ya he muerto y he vuelto a nacer del polvo. Por suerte no fumo más y es tan sencillo como dejarlo y dejarlo, no hay vueltas, no hay mañana ni primeros de eneros ni los famosos New Year Resolutions que pregonaba mi profesor de inglés. Hoy lo evoco en mi recuerdo porque accedí a la Facultad de Derecho (UBA) haciéndome pasar por rumano que hablaba inglés. Cosa que es cierta pero cuando hable como argentino en la entrada de un evento PRIVADO(no me dejaron entrar), y aclaro que es privado con mayúsculas porque así lo remarcaron los tres tipos rígidos que se encontraban en la puerta. Carentes de sentimientos, de compasión o de aprendizaje, el evento enseñaba que se yo sobre finanzas internacionales, pero aun así ellos preferían seguir ahí sentados como plantas, con un sueldo estable y seguro que hasta con un colchón cómodo. No me dejaron pasar a aprender valla a saber que conceptos. Pusieron freno a mi curiosidad. Escribo estas líneas desde la ofuscación.
Todos se muestras tal cual son cuando se trata sobre las historias de su vida; siento ganas de salir corriendo a la plata a golpear su puerta (la de Cami), pero ayer me ignoro completamente. La busque con la mirada todo el día, pero no soy un ser muy paciente. Creo que volare sin mi moto a aquellas tierras lejanas.
Hoy sueño. La moto puede estar rastreada por un GPS y mi localización estar determinada en todo momento (Hecho que sucede no con la moto sino con el celular). ¿Porque la alarma se activó justo frente a un hotel lujoso y bastante caro? Hoy pienso en esos rumanos que no salen de la embajada; que solo caminan cincuenta metros hasta el café y luego regresan a su cueva, el verdadero ser viajero y conocedor recorren habla, siente, se enamora, se desenamora, sufre, llora, anhela y vive entre la población que la que convive y con la que se mezcla. Ello no implica que olvide sus raíces, sino que las siente tan profundas y pasionales que las esconde en lo más profundo de su ser. Así fue como me mimetice con los argentinos hasta el punto de ser uno más entre todos ellos.
El gran problema de toda mi historia es que ella jamás apareció y muero mientras la espero. Aun no comprendo si realmente estamos los dos enamorados o simplemente son ocurrencias de mi mente; la realidad es que ella no golpea a mi puerta y yo sufro en silencio hasta el punto de querer abandonar a mi país ¿Dónde estás? ¿Hasta cuándo he de esperarte y sufrir en silencio? Ya no recuerdo el tono de tu voz, aunque a decir verdad poco hemos hablado. Tal vez con la distancia todo se vuelva más claro, Partiré al exilio, a sufrir en silencio, con paisajes blancos y entre gente que a duras penas comprendo. En mi sufrimiento regale mi guitarra y mi moto, nada tiene sentido si no estás a mi lado. Por no tener no tengo ni trabajo, y a decir verdad poco me interesa buscarlo. ¿Tener dinero para qué?; si el dinero no da la felicidad. Me soñé junto a vos y lo sabes. La pregunta es porque razón el destino tiende a alejarnos. Aún recuerdo tu cara cuando golpee a tu puerta, me parece desubicado fue la respuesta; Aun sigo sin comprender bien que quisiste decir, pero gracias a vos descubrí la poesía. como dijo Bécquer, poesía eres tú! Te esperare al menos eso hago desde hace meses, sufriendo tu silencio, pero comprendiendo que fui yo quien lo estropeo, quien cedió a la tentación de la carne y no lucho hasta el final por su sueño. Hoy te pido perdón aunque de nada sirve, lo hecho, hecho esta. Cuando habrás sufrido por mi culpa!!! Perdón amor, aunque me entierren solo y sin amigos.

 

Lilo AnaEli

 

Porque no se querer a medias comparto esta canción, que también es intimidad. La conocí por azar, como se conocen a los amores, sin buscarlos. Ellos aparecen de forma espontánea, como por arte de magia. Así la cruce muchas veces sin saber siquiera su nombre, hasta que tanto buscar la pude agregar al Facebook. Claro está que una chica tan bella y requerida, además de inteligente no me acepto a la primera. Nos seguimos cruzando por la gran Capital Federal, la política tiene esos beneficios. Ella en su partido mezcla de guevarismo y de don Shakespeare, yo en mi mundo turquesa de partido de turno. Porque no cabe duda que la política se cambia como el día y la noche, hoy nos llamamos así y mañana asa. En fin, no viene al caso tanto detalle. Es nuestra historia la que quiero recordar en estas líneas, por qué no es tan difícil de entender, a veces la extraño, seguro que ella también, aunque la distancia nos impida poder siquiera imaginarnos. Cada uno en un lado del océano y yo como mi amigo Paco de lucia –que en paz descanse- estoy entre dos aguas. La cuestión es que me enamore en la universidad de bellas artes de Capital Federal, claro que había una diferencia, ella ya era una artista y yo estaba en proceso de formación, o estoy. El tema es que todos tenemos nuestra faceta donde damos lo mejor de nosotros para que el momento sea fantástico. Y así fue, un día organizamos una cita, si me acepto al Facebook tras varios meses, yo por mi parte ya ni recordaba su nombre, solo su bella sonrisa. La cita fue a común acuerdo, ella me hablo al Facebook, tras aceptar mi solicitud, y me invito a salir. Yo puse las condiciones. Nos encontraríamos de casualidad como todas las anteriores veces, pero con la diferencia que ambos sabríamos el camino. Ella caminaría desde su facultad hacia el rio, yo volvería del rio hacia su facultad, que vale aclarar casualmente es un camino bastante recto. Así fue, salvo algún que otro detalle, ya que ella fue impuntual y yo falte levemente a mi palabra, la espere sentado al costado del camino. En mi alegato diré que no solo me encontraba en el camino a la hora establecido, sino que mi impaciencia me llevo a ir más temprano de lo acordado. Sé que también es otra forma de impuntualidad, hay que estar a la hora acordada y punto. Pero tantos meses de espera y el saber que pronto tendría el momento de hablarle y decirle cuando apreciaba su celestial belleza, me hicieron llegar allí antes de tiempo. En fin, no recuerdo que estaba leyendo en aquel banco, pero la vi pasar, radiante como siempre. Ella volteo su semblante y me pudo apreciar. Fue una conexión natural de esas que se ven en las películas. Afortunadamente me gusta vivir de manera original y por eso me suceden cosas tan maravillosas a mí también. Nos saludamos vergonzosamente, teniendo en cuenta que era la primera cita, y algo me quemaba por dentro. Caminamos a la par hacia el río, hablando de a cómodas cuotas y escuchándonos mutuamente. Los aviones pasaban por encima nuestro ya que el aeropuerto estaba allí, cerca, a lado de nuestro camino. Continuara…

 

“Yo digo que mis ávidos amores
Son fuertes y viven más que yo
Son gigantes tenues como flores
Que alientan este turbio corazón”

Jorge Fandermole.