Archivo de la etiqueta: España

Buscando el camino de tu comprensión…

Te estoy buscando,

Porque mis labios extrañan tus beso de fuego
Te estoy llamando
Y en mis palabras tan triste mi voz es un ruego
Te nececito,
Porque mi vida sin verte no tene sentido
Y van por el mundomis paso perdido
Buscando el camino de tu comprencion

Apiadate de mi….
Si tienes corazon
Escucha en sus latidos
La voz de mi dolor…

Pero regresa
Para llenar el vacio que dejaste al irte
Regresa aunque sea, para despedirte
No dejes que muera, sin decirte adios
(x2)

Cumple sus sueños quien resiste.

 

¡Piu Avanti!

No te des por vencido, ni aun vencido,
no te sientas esclavo, ni aun esclavo;
trémulo de pavor, piénsate bravo,
y arremete feroz, ya mal herido.

Ten el tesón del clavo enmohecido
que ya viejo y ruin, vuelve a ser clavo;
no la cobarde intrepidez del pavo
que amaina su plumaje al menor ruido.

Procede como Dios que nunca llora;
o como Lucifer, que nunca reza;
o como el robledal, cuya grandeza
necesita del agua y no la implora…

Que muerda y vocifere vengadora,
ya rodando en el polvo, tu cabeza!

Fronteras, documentos y libertad.

IMG_20171127_124754.jpg
De – sierto o re – cierto diría un Argentino.

Las restricciones al libre movimiento de personas son una patraña. Y paso a explicar. Cuando llegue a Argentina a mis veinte años emigrado de España, era un ciudadano libre. Nacido en Bilbao, España, pero de nacionalidad rumana. Por encontrarme durante cinco años en España me otorgaron la residencia como extranjero. Al llegar a Argentina hice los trámites pertinentes para radicarme en condición de estudiante. Tras dos años de luchas burocráticas obtuve la radicación permanente. Por lo tanto, en un momento de mi existencia, conviví con tres residencias distintas. La que figuraba en mi documento rumano, la que quedo en España y la nueva obtenida en Argentina. Como sostenía Noam Chomsky, en los tiempos que corren el capital puede moverse de una punta a otra del mundo sin restricciones mientras que el ser humano cada vez tiene más limitaciones a su movilidad. Para demostrar que los papeles son mera burocracia en el momento de partir de Argentina a Rumania me encontraba con mi DNI rumano vencido lo mismo que el pasaporte rumano. Mi Documento Nacional español extraviado, y mis cinco DNI argentinos perdidos (si tuve que renovarlo varias veces, además de que suelo perder seguido mi billetera). No poseía ninguna identificación válida que acreditara identidad y sin embargo se me permitió pasar todos los controles migratorios (país de origen, escalas y país de destino) y viajar a Rumania. Ustedes se preguntarán como. Use el comodín de la embajada. Con un simple papel, denominado salvoconducto, pude viajar medio mundo. Como les decía los páleles solo sirven para inhibir la libertad del hombre. En mi alegato voy a confesar que jamás cometí ningún crimen del cual me tenga que ocultar, ni arrepentir. Simplemente el sentirme tan libre de vivir y ser. Viajar es crecer y las limitaciones impuestas por el sistema siempre me parecieron ridículas. Viva la libertad del hombre y del ciudadano.

Tu mirada

Con guirnaldas de mil colores escribo versos sencillos

Surgidos del dolor, del amor, del capricho

Colecciono soledades en mi repisa de antaño

Y no te espero, pues no me engaño

Con cicatrices de colores imagino fantasías

Verdes prados, el corazón ansia

Pero navego sin rumbo

Dando tumbos

Mientras espero tu llegada

Pues sabe a nada el paso del tiempo

Si no tengo tu mirada.

-Aliweboaghe-