Archivo de la etiqueta: escritor

Medina de Pomar

Cinco años después vuelvo a caminar la ciudad que me acogió en mi adolescencia. Deshago los caminos que alguna vez supe descubrir. Cada tanto me reencuentro en una encrucijada furtivo y breve con alguna persona que formo parte de mi pasado. Claro esta que hemos cambiado, pero algo siempre permanece. Son micro segundos en los cuales el ser se transporta al momento en que compartimos, a esa versión mas joven de nuestra propia existencia, a ese recuerdo casi perdido que renace por el hecho de reencontrarse con alguien que hace mucho no se ve. Yo no se si seré músico, escritor, sociólogo, o quien sabe que me depare el destino. Pero comprendo que en mi reside la pasión por escribir y relatar con palabras el quehacer diario de esta realidad que se llama vida. Ciertas veces creando fantasías, micro relatos imaginados, otras veces actuando como un termómetro social y verterlo a la poesía. Reconozco que he tratado de realizar análisis sociológicos en base a mis lecturas, pero distan mucho de ser artículos técnicos. Por ello me limito a escribir para aprender, para comentar mis dudas, mis pasiones, mis historias, mis fracaso o mis ilusiones. Escribo porque de alguna forma busco permanecer en esta corta y dura existencia, escribo también porque como diría Gabriel Celaya, la poesía es un arma cargada de futuro. Soy esto que poco a poco aprende a ordenar sus ideas para que esto que sale de mi tenga coherencia y cohesión, pero tengo muy en claro que debo formarme para que mi imaginación crezca, así como también debe crecer mi conocimiento sobre la propia realidad. Mientras tanto queridos lectores pido perdón por fallos que iré cometiendo en este proceso de aprendizaje, pero esto es lo que hay a día de hoy, si puedo dar certezas de algo es de que soy cien por ciento mio.

Cuento de Pelota Paleta.

20161211_181316
Va con D-Dos.

cuchame, pero cuchame bien. Les tenemos que ganar a estos dos, estoy cansado de que se hagan los cancheros. Vos juga atrás que yo juego adelante, ¡pero para! no te apures. Espera que te desafíen ellos, y ahí le pedís alguna ventaja más. No seas ansioso que te conozco. Espera el momento. Para mi le tenemos que jugar a la zurda del loco adelante y al pelado libre atrás. ¿Te acordes que salimos a partido este mismo en la otra cancha? Yo me acuerdo boludo como si fuera ayer, teníamos el segundo partido casi ganado, nos faltaban cuatro puntos y te mataste tres seguidas al alambre. La otra me mate yo. Ahí nos igualaron y después pasaron adelante. Una desgracia. Nos perdimos un platal en el segundo partido. Yo me la aposte toda de afuera. Pero bueno esa es otra historia, hoy despreocúpate. Hoy vamos a dar vuelta a la tortilla. Oime, cuando te desafíen duda. Hacete el que no sabes, pensala y mírame un par de veces. Total, vos ya sabes que es para nosotros el partido, pero hacela difícil, que se la crean. Vos sabes que estamos justos de plata y tenemos que tirar hasta fin de mes. Encima tenemos que echarle algo al tanque que veníamos con el olor. Dios, no me quiero imaginar si no ganamos. Nada, nada. Vamos para adelante. Pero para no te vayas una cosa más, cuando empecemos tenemos que tenerla clara, sino nos va a pasar lo del otro día. Vos déjame a mi manejar el partido. Vos la tenes que echar a buena hasta que te canses. O mejor dicho hasta que se canse el pelado. Como si fueras una pared ahí atrás. Tenes que destrozar al zaguero, que deje los pulmones en la cancha. Yo te voy a hacer caso. Si, ya sé que me cuesta boludo. Pero cuchame te dejo todas las tuyas y cuando me quede ahí zas. Defino. Al loco adelante me lo como, con dos pancitos, un tambor o alguna cortada le voy a ganar. Además, se operó hace unos meses la rodilla, todavía está un poco lento. Vos confía en mí que de esta salimos por todo lo alto. Esta noche celebramos a lo grande. Y sino, nada nada, no quiero pensar negativo. Cuchame otra cosita más, vos jugala toda por derecha, que loco va de zurda y se le va a complicar agarrar la pelota. Lo tenemos que destrozar al zaguero. Míralos como hablan seguro están tramando algo. Pero no te preocupes que acá la tenemos bien clara, por algo jugamos siempre juntos en todos lados, nos tenemos que entender bien loco. ¿Cuánto trajiste? Yo tengo los quinientos que había en la mesa al lado de la computadora, decime que agarraste los otros mil de la lata. Sino ya fue le jugamos doscientos el partido cuatrocientos el doblete. Serán unos cien más de cancha y pelota. Si perdemos nos volvemos a pata y con la moto arrastras. Pero ¡naahh te estoy cargando!, hoy la rompemos. Además, mira la tribuna como cuchichea, ya se escuchan las primeras apuestas. Dan dos a uno a mano nuestra. ¡Dos a uno! Menos mal que estos dos están distraídos que sino, por ahí nos piden alguna ventaja a nosotros. Pero vos acordarte la zurda del loco adelante y le pelado libre atrás. Ahora viene la mejor hora, el sol se está poniendo y no refleja tanto en la cancha. Decime que me trajiste los protectores y la gorra. Me los trajiste boludo, ¿no? .No vaya a ser cosa que me peguen devuelta en el ojo, mira que ya la sufrí y no quiero pasarla de nuevo. Yo sin los protectores no juego. ¿Vos estabas aquel día? Buff mejor ni me lo recuerdes. Pero para. No nos vayamos por las ramas. Decile al canchero que nos dé una pelota caliente. Gritale, gritale que no sea rata y que te de una nueva. No esas viejas que pone a calentar encima de la cafetera. Viejo busca.  Esas parecen nuevas y se explotan a los cuatro puntos, y encima te la cobra. Dale que pa’ vivo estamos nosotros acá. Será un pan de Dios el hombre, pero mi plata también vale como para que me la saque así de un plumazo. y más con los tiempos que corren.

¿Y que te dijeron? ¿Que sí? Joya buenísimo dale vamos a la cancha. Pero para una última cosa. ¿Te pusiste la tobillera? Mira que después te va a doler y vas a andar rengueando. Sabes que te necesito a tope para este partido. Ya lo pensé todo, ya hablé con el pelado y van los doscientos por partido, cien vos y cien yo. De afuera se la jugaron toda de nuestro lado. ¡Viste que te dije! Está claro que es nuestro el partido. Solo tenemos que hacer las cosas bien. Pica bastante esta pelota. ¿Te fijaste? Se ve que es nueva. Para antes que arranquemos hay que pedirle resina al canchero. Estos cansado que se me resfale la empuñadura.  Vos escúchame si tenes duda pedile vuelta. Que el pelado es un sinvergüenza y se te va a poner adelante todos los tiros. Pedile que si nos dan la vuelta armo un quilombo bárbaro. Vos sabes que por cien pesos soy capaz de cualquier cosa. Y más sabiendo que si perdemos nos volvemos a pata. Hable con el turco, dice que jugo cinco mil a mano nuestra. Si ganamos tenemos la fiesta asegurada. Hacemos noche acá, nos comemos ese lechón que tan haciendo ahí atrás y nos tomamos un par de vinos, sacamos la guitarra, unas milongas y que nos quiten lo bailado, o lo recitado. Pero que digo, tenemos que tar’ concentrado como jugo de naranja, que, si no, nos vamos del partido. Acodarte a buena todo el día. Y por derecha que el delantero va de zurda. No te vas a matar en el alambre loco. Mira que esta cancha es más bajita y que tiene las luces esas dentro de la cancha. Si la copeteas mucho te vas a matar. Juga tranquilo que el partido es hermoso. Dale compa que esta queda en la memoria.

 

Relato de esa pasión que representa para mi la Pelota paleta. Para el que quiera ver el deporte aquí un video hecho por mi para variar.

 

[Falta corregir]

Diez años de nostalgias…

viajantedelnort+instakeep_102d6.jpg
Una foto de aquella morada provisoria.

Ser escritor de tu propia vida es mas complicado de lo que parece a simple vista. Para empezar uno es libre de tomar los caminos que crea mas oportunos, y el punto clave para decir cual es el camino correcto o no, lo dictamina el corazón. Así fue que regrese al pueblo donde había crecido junto con mi madre y mi hermana, pero esta vez regrese solo, o mejor dicho con mi guitarra, mis libros y mi moto. Las casualidades de la vida hicieron que volviera a la misma casa en la cual me había criado junto con mi familia. La nostalgia abrió un profundo hueco en mi alma, un sabor amargo donde se plasmó el paso del tiempo, tanto en el entorno como dentro mío. Diez años son mucho tiempo para ver como el ser se transforma. Como nos convertimos con el correr de las aguas en seres totalmente diferentes a lo que nos hubiéramos imaginado. Que iba a saber aquel joven despreocupado, de los dolores que sufriría en el destierro, del profundo sentimiento de soledad que se sufre lejos de la tierra que uno ama. ¿Qué se siente abandonar una vida, y regresar a ella diez años después? El mundo cambia, las calles se parecen, pero no son las mismas. Nuevos edificios son construidos en terrenos donde solíamos jugar de niños, la gente mayor poco a poco no recuerda más que un leve eco de tu nombre, y los jóvenes amigos ya tienen familia formada con uno o varios hijos, la gente mira, pero no imagina que sos quien cree que eres. El paso del tiempo es para todos igual, pero modifica cada vida de una forma particular. Ciertas cosas se siguen manteniendo inmutables, como por ejemplo la cancha de pelota paleta, donde tantas tardes pase jugando hasta que el sol poco a poco se ponía por el oeste, cayendo en picado la sombra por las paredes. Tantas tardes buscando una pelota para poder jugar o pidiendo la paleta al señor vecino. El paso del tiempo deterioro aún más el suelo de la cancha, pero las majestuosas paredes seguían de pie. Muchos vecinos no comprendían que hacia este joven tras diez años en el pueblo, y, a decir verdad, yo tampoco. Mi vida me devolvió a mi pueblo y pase allí unos dos o tres meses. Demasiado tiempo para recordar, para reencontrarme con la vida, para ver los cambios de cerca, sin pantallas de por medio, para darme cuenta de que la fábrica de químicos cambio de nombre, pero sigue envenenando a la población, de que los gobiernos se suceden mientras el agua se contamina cada día mas. El progreso suena a fracaso. El paso del tiempo me dio la madurez para comprender asuntos que de joven ignoraba. Como por ejemplo que un taller de costura y su vida ociosa y de grandes lujos (La de los dueños claro) solo fue posible a costa de la explotación y la salud de varias empleadas, por no decir esclavas. Cuyo suelo paupérrimo solo alcanzaba para reproducir las condiciones de supervivencia, es decir para que al mes siguiente puedan volver a presentarse a la puerta del trabajo, pero sin posibilidad de progreso real. La explotación del hombre por el hombre se reproduce también a escalas diminutas.  Me di cuenta quien me trato mal en mi infancia y quien se portó bien conmigo por aquellos años, y eso lo comprobé por el sentimiento natural hacia ellos. Con ciertas personas mantuve una relación de dialogo, otras en cambio no quisieron dirigirme la palabra. Me pregunto si será miedo a ver el cambio en su propia existencia o intolerancia al paso del tiempo. En fin, pase noche de profunda soledad, lejos de mi familia y días soleados rodeados de amigos donde olvidaba por completo que este ser siente con demasiada profundidad. Anhelé pasados y soñé futuros. Escribí poemas, cante canciones, organice comidas con amigos de la infancia, trabaje (No mucho, para no desgastar un cuerpo marchito), me cocine, me cante, encendí religiosamente mi salamandra durante las noches frías de invierno, y demostré al mundo, o a mi pequeño mundo, que vivimos rodeados de lujos innecesarios, que la verdadera felicidad pasa por uno mismo. Así fue que poseía una ducha de calefón (para el que no sepa de dicha tecnología obsoleta es una especie de tanque de veinticinco litros donde se calienta el agua con una resistencia eléctrica), mis duchas eran a velocidades supersónicas, cortando el agua entre enjabonada y enjabonada, para no quedar a medio bañar. Como les digo en Europa y en el resto del mundo se disfruta de una calidad de vida inimaginable, pero claro, es a costa del resto del mundo, de gente que no posee agua, electricidad o cloacas. Así que, si puedo trasmitir un mensaje, aunque sea a mis pocos seguidores, es que tomen conciencia real de la importancia de cuidar el agua y los recursos naturales, vamos, en definitiva, sean un poco más ecológicos.  Y sobre todo sean felices.

 

Soy…

cropped-viajantedelnortinstakeep_d189d.jpg

Soy tan porfiado que…

-Si alguien me dice que no puedo vivir sin trabajar, paso seis meses de vacaciones
-Si alguien me dice que es una locura ser escritor y que no tiene sentido, yo abro un blog y escribo
-Si alguien me dice que es imposible hacer un viaje de aventura con una moto, en invierno, solo, y renunciando a un trabajo, yo lo hago
-Si alguien se atreve a decirme que no se tocar la guitarra, me siento frente a un cuaderno y en dos meses saco una pieza clásica de una dificultad más que respetable
-Si alguien me dice que tengo que casarme, le demuestro que soy feliz solo
-Si alguien me dice que de nada sirve la poesía, yo le respondo que en la vida todas las cosas tienen el valor que uno le da
-Si alguien me cuestiona mis sueños, yo le respondo cumpliendolos…

-Si alguien me dice que no puedo publicar un libro, yo le demostrare que el hombre es lo que sueña hasta despertar.

Y asi voy por la vida, porfiando…

De donde vengo y hacia donde voy…

Historia complicada si las hay. Breve resumen:

-Nacido en Bilbao, España (existí allí desde los 0 años, o sea desde gameta y espermatozoide) hasta los dos años.
-Tres del tres del 94, inicia mi existencia en Argentina, en esos momentos bajo el menemismo que prometía riquezas y bienestar para todo el mundo.
-A mis quince años viaje a Rumania, traslado del ser de una región a otra del mundo.
-Mi etapa adolecente de los 16 a los 20 la viví en España, tierra de grandes diversiones y de buen pasar.
-De los 20 a los 25 en Argentina, donde anduve chocándome con la realidad, trabajando, estudiando, leyendo mucho, noviando, conquistando, y viajando…sobre todo viajando.
-Veinticinco años, hace unos meses, viaje a Rumania, un mes allí.
-Presente, en España, en el norte, otra vez. Quien sabe hasta cuándo.

Todos tenemos una historia, ¿Cuál es la tuya?

En este espacio que me ofrece Internet compartiré la mía.