Archivo de la etiqueta: Ella

Como descubrí la poesía.

Amanecer3

Por azar como tantas cosas que se conocen en esta vida. Así fue que la vi por primera vez. En manifestaciones multitudinarias cruzamos las primeras miradas. Entre en su facultad repartiendo mi politica, y me conquisto con su maneras. Quede a la espera de una respuesta. El tiempo paso y podria decir que cuando menos lo esperaba se hizo presente. En un segundo cambio mi vida. Y no hubo vuelta atras. Hoy vive en mi, en casa estrofa en cada verso en cada palabra y en cada letra. Es ella mi condicion, y aun recuerdo cual fue el primer poema que me atraveso integramente. Este post esta dedicado, en primer lugar a ella, y en segundo a todos aquellos amantes de las buenas rimas.

Con ustedes, el poema que supe recitarle la primera cita:

Con cada vez que te veo
nueva admiración me das,
y cuando te miro más
aun más mirarte deseo.
Ojos hidrópicos creo
que mis ojos deben ser;
pues cuando es muerte el beber,
beben más, y desta suerte,
viendo que el ver me da muerte,
estoy muriendo por ver.
Pero véate yo y muera;
que no sé, rendido ya,
si el verte muerte me da,
el no verte qué me diera.
Fuera, más que muerte fiera,
ira, rabia y dolor fuerte;
fuera muerte; desta suerte
su rigor he ponderado,
pues dar vida a un desdichado
es dar a un dichoso muerte.

Pertenece a “La vida es sueño” del gran Pedro Calderón de la Barca, y a decir verdad es una de mis obras favoritas. Cuando me lo aprendí no sabía el porque. Pero a decir verdad, hay veces que es mejor no entender y simplemente dejarse ser.

Saludos lectores.

Ángel de los perdedores…

Apretando bien el paquete apuraste ese vaso
saliste corriendo a la calle, él te estaba llamando.
La puta que feo que fue sin la margarita
las sirenas están sonando y yo sin agua bendita.

La noche que rompe la copa vendiendo ilusiones,
dejándote retazos de sueños por los rincones,
pero nena, tu risa es la magia de los rocanroles 
tatuada llevo la marca de tus aguijones. 

Curaste todas tus heridas con agua podrida
le mentiste al diablo tres veces vendiéndole flores,
y te llevaste en andas al ángel de los perdedores.

Escondiste todos tus recuerdos en una guarida,
jurando que nunca dirías alguna mentira
pero vienes de esos callejones que funden alcoholes,
donde solo campeonan los peones.

Curaste todas tus heridas con agua podrida
le mentiste al diablo tres veces vendiéndole flores,
y te llevaste en andas al ángel de los perdedores,
y te llevaste en andas al ángel de los perdedores.

 

Ayer no la vi

viajantedelnort+instakeep_d477f.jpg

No se porque motivo algo de mi ser me decia que debía ir para la gran ciudad, va en realidad si lo se, queria verla. En el universo de posibilidades imagine que la encontraría en la variete de una compañera de militancia. No fue así. De todas formas no se como hubiera reaccionado si tras haber tocado mi pieza y justo cuando las pulsaciones se exaltan por una mezcla de nervios y que se yo, hubiera aparecido Analiana desde atras de la cortina. Creo que su recuerdo me esta afectando más de lo que debería. Ojalá algun día se entere que altero mi existencia de una manera sin igual, no hay día en que no se haga presente de una u otra manera en mis pensamientos. Aún conservo una colita en mi muñeca que me recuerda aquellos momentos vividos en aquel verano pasado. Puede que ella tambien tenga algun recuerdo mío o quizá solo fui un breve paso por su existencia. Ayer tras un día de olvido en la fábrica me decidí ir a buscarla, quiza el destino nos de alguna ultima charla, creo que todavía hay muchas cosas para dialogar.