Archivo de la etiqueta: Daniel Toro

Mi mariposa triste…

¿Qué camino gris te trajo
mariposa triste cansada de andar?
¿Qué viejo dolor callabas
bajo tus ojeras queriendo olvidar?
Quién te empujó hasta mis brazos 
para abrir la noche de mi soledad.

Ya te dí la flor pensando
que necesitabas volver al amor
y fue un tiempo azul quebrado 
por cuatro palabras golpeando sin voz 

¿Quién puso hiel en tu boca
para que me dieras tan solo un adiós?
Cuando mi pueblo va quedando en sombras
cuando mi sangre sin querer te nombra
cuando el amor y el estilo
juegan por el río mi alma se me va en pedazos

Anuncios

Una zambita Argentina…

 

No sé para qué volviste
si yo empezaba a olvidar.
No sé si ya lo sabrás
lloré cuando vos te fuiste.
No sé para qué volviste
qué mal me hace recordar.

La tarde se ha puesto triste
y yo prefiero callar.
Para qué vamos a hablar
de cosas que ya no existen.
No sé para qué volviste
ya ves que es mejor no hablar.

Qué pena me da saber que al final
de ese amor ya no queda nada.
Solo una pobre canción
da vueltas por mi guitarra
y hace rato que te extraña
mi zamba para olvidar.

Mi zamba vivió conmigo
parte de mi soledad.
No sé si ya lo sabrás
mi vida se fue contigo
contigo, mi amor, contigo.
Qué mal me hace recordar.

Mis manos ya son de barro
tanto apretar al dolor
y ahora que me falta el sol
no sé qué venís buscando
llorando, mi amor, llorando.
También olvídame vos.

Qué pena me da saber que al final
de ese amor ya no queda nada.
Solo una pobre canción
da vueltas por mi guitarra
y hace rato que te extraña
mi zamba para olvidar.

La familia y el amor…

¿Qué es el amor?

¿Perseguir un amor o quedarme con el presente?

La historia parece repetirse-me, pero algo aprendí en cinco años lejos de mi familia, a veces al amor hay que esperarlo, por más que uno cruce un océano para llegar a él, si es amor se concretara, en esta vida o en la otra. Así parece que otra vez en mi vida el destino juega conmigo a las cartas. Pero esta vez no cruzare de nuevo ese océano, esta vez esperare de este lado del charco, con la paciencia de un artesano, recompondré mi alma herida, junto a los míos, en la vieja Europa, de la mano de la cultura. Ya golpee tu puerta, ya comprendí el mensaje. Te esperare Doncella, si así lo deseas, pero de este lado del charco. Te enviare tan solo una carta, como diría mi amigo Daniel Toro y te daré mi tiempo existencial para que me pienses o para que me olvides…

Aquí la letra de Daniel…

Una carta. mi amor solo una carta
que me cuente detalles de tu vida
la gente que conoces, los sueños que te habitan, y me recuerde el llanto de nuestra despedida.

Una carta, que diga que me extrañas
más allá de todos los sentidos
y que a pesar del tiempo que para todos pasa
no hay tiempo entre nosotros, ni olvido ni distancia

Escríbeme, con tinta de violetas
en un papel de amor
olor a ausencia
Escríbeme, poniendo en cada trazo
la fiebre de tu pulso
que se me vuelve abrazo
y es un abrazo tuyo
Una carta, mi amor solo una carta
que me empañe los ojos de alegría
Una carta que diga que me extrañas, que me quieres y que sigues siendo mía, solo mía, siempre mía
Una carta, mi amor.
Escríbeme, con tinta de violetas
en un papel de amor
olor a ausencia
Escríbeme, poniendo en cada trazo
la fiebre de tu pulso
que se me vuelve abrazo
y es un abrazo tuyo
Una carta, mi amor solo una carta
que me empañe los ojos de alegría
Una carta que diga que me extrañas, que me quieres y que sigues siendo mía, solo mía, siempre mía.
Una carta, mi amor.