Archivo de la etiqueta: Ciclo de Poesías

Ajedrez

Nuestro amor fue una partida de ajedrez
donde entre combates silenciosos
disputábamos el orgullo.
Saltabamos los recuerdos
con jugadas maestras,
encerrábamos la pasión
entre castillos de peones.
Yo había perdido mi reina,
aun recuerdo su jugada.
!Como podría olvidarla!
Si como una estacada
en mi pecho marcada
dejo aquella daga.
Fue un movimiento
sutil pero certero.
Una buena jugada.
Encrucijada al alma
jaque al corazón.
Seguí combatiendo
analizando su mirada,
más en su impiedad
continuo insistiendo
y termino la jugada,
jáque al alma
máte al corazón.

 

Dificultad

25011205_135617043890024_621390525445963776_n

Que difícil se hace escribir con tanto frío
las palabras tiritan
los punto y coma se me vuelan
los paréntesis se caen
y las mayúsculas se olvidan.
En medio de esta tormenta
el corazón se asienta
a pensar en su destino.
linda letra me dijo una colombiana
y su acento me atrapo en una espiral
de misterios…

 

Un día de frió que fui a comer a una pizzeria de Palermo, Buenos Aires, acompañado de mi soledad. La moza me vio escribir el poema y me halago la letra. Era colombiana.

A la soledad…

 

Ya no le temo a la soledad.
Le acaricio el pelo,
me acuesto junto a ella.
Ella es mi mejor compañera,
firme junto a mí.
En cada amanecer.
En cada caminata junto al río.
En cada noche estrellada.
Algún día le diré
que es hora de que parta.
Pero ese día aún no ha llegado.
En algún instante te alejaste
con la victoria de algún falso amor.
Me odiaste y maldijiste.
Yo te cerré la puerta
y te marchaste.
Pero de alguna manera
Siempre vuelves a mi lado.

Adverbios de poesía

Sin título

Actualmente ya no te pienso tanto; aunque
ahora lo estoy haciendo.
Anoche te soñé un rato, pero solo eso; aunque
anteriormente te pensaba siempre.
Antes había un porque, pero eso era
antiguamente cuando te sentía asiduamente.
Aún hay días que te extraño como, por ejemplo
ayer.
Constantemente te enumero y
contemporáneamente te deletreo.
Cuando puedo me evado sin saber que
después como una mariposa te posas y
enseguida me despierto.
Entre tanto existo pensándote allá lejos;
Eternamente me pregunto… ¿Por qué
finalmente no te seguí en tu vuelo atrevido?
Frecuentemente me cuestiono tu belleza como, por ejemplo
hoy que
inicialmente pensé en hablarte
inmediatamente, pero supuse que era tarde.
Instantáneamente abrí los ojos y suspiré,
jamás me había sentido tan eufórico,
luego realice que era un sueño, y pensé que tal vez,
mañana te escriba.
Momentáneamente me encuentro solo, como
normalmente me sucede.
Nunca hay que temerle a la soledad, va,
ocasionalmente cuando nos absorbe, pero
posteriormente nos adaptamos.
Primeramente, fuiste mía,
pronto fui tuyo
puntualmente ambos fuimos mutuos.
Recién me doy cuenta que solo son palabas.
Recientemente volvió tu imagen rebelde que
Siempre y
simultáneamente a otros recuerdos llegan
Tarde o
Temprano. Para el caso es lo mismo. Vaya
todavía te pienso y eso que
Ya no estas a mi lado.