Archivo de la etiqueta: Ciclo de poesia

Esencia…

 

 

Otra vez abandonado.
Perdido en el refugio
de mi ausencia.
De cara al sol.
En el pecho mil preguntas,
las respuestas no las hayo,
y no por ello me cayo.
Cuestiono,
Indago,
me pierdo en la multitud;
Uno más entre todos ellos
y uno menos en mi esencia.

 

Anuncios

Artes dramáticas

Vos ibas hacia el río
Yo esperaba sentado
Atado al sentimiento
¿El encuentro?
Tu sonrisa y mi alegría
Curiosa elegía
Caminamos a la mar
Yo con mi bombacha
Vos con tu vestido rojo
Ojo al piojo, que la cita
Solo duro doce horas
Tu belleza y mi poesía
Iban de la mano
Nos hermanamos
¡Pero duro un instante!
Aunque la menguante naciera
Y el oleaje rugiera
Fue tan breve el amor
Fue tan largo el dolor…

 

Nos vemos el próximo domingo a las 09:44 (hora española).

Alma condenada

Hoy la música sabe a nada
y como Segismundo vivo.
Imaginando tu mirada
salvadora de mis traiciones,
curadora de mis males,
aliviadora de mis penas
y sanadora de este tormento,
que es pensarte y no verte,
ansiarte y no tenerte,
anhelarte y no olvidarte,
imaginarte y no encontrarte,
en definitiva, ser uno incompleto.
La mitad de la nada.
Cruel estacada entre pecho y mirada,
entre corazón y pasión,
entre ilusión y vergüenza,
entre lo platónico y lo onírico.
Hoy mi sueño se eleva en plegarias
esperando llegar a tu odio compasivo;
que cruze el abismo que nos separa
y que con un beso
quite de mi pecho la daga clavada,
salvando así,
a este alma condenada.

Amanecer

En aquel colectivo sincero
nos perdimos en los besos
se hacía carne el amanecer
nosotros piel y hueso
la esperanza amiga
de los dulces te quiero
el corazón sincero
liberaba su fatiga
hundidos en ilusión
aquella luz se apagó
breve destello
que nos atravesó
de pronto la oscuridad
-profunda y cruda soledad-
ya no tenías mi mano amiga
ya no tenía tu sinceridad
nos perdimos en la noche
con palabras extrañas
sufrimos el derroche
caluroso de las entrañas
no tenías mis palabras
no tenía tus miradas
no tenías mi alegría
no tenía tu llamada
los perdimos todo
en fulguroso instante
como se pasa la vida
como todo es distante

Nuestro amor fue una partida de ajedrez…

Nuestro amor fue una partida de ajedrez
donde entre combates silenciosos
disputábamos el orgullo.
Saltabamos los recuerdos
con jugadas maestras,
encerrábamos la pasión
entre castillos de peones.
Yo había perdido mi reina,
aun recuerdo su jugada.
!Como podría olvidarla!
Si como una estacada
en mi pecho marcada
dejo aquella daga.
Fue un movimiento
sutil pero certero.
Una buena jugada.
Encrucijada al alma
jaque al corazón.
Seguí combatiendo
analizando su mirada,
más en su impiedad
continuo insistiendo
y termino la jugada,
jáque al alma
máte al corazón.

En aquel castillo sin brillo…

En aquel castillo sin brillo
te espero con anhelo
te sueño sin dueño
te quiero sin peros
En aquel castillo sin brillo
Colecciono amaneceres
colecciono soledades
colecciono lunas y estrellas
En aquel castillo sin brillo
la marea siempre sube
la autoestima siempre sube
tu amor siempre sube
En aquel castillo sin brillo
nos amamos en silencio
nos amamos entre besos
nos amamos entre sueños
En aquel castillo sin brillo
te espero doncella
te espero princesa
te espero mi reina.

Dificultad

25011205_135617043890024_621390525445963776_n

Que difícil se hace escribir con tanto frío
las palabras tiritan
los punto y coma se me vuelan
los paréntesis se caen
y las mayúsculas se olvidan.
En medio de esta tormenta
el corazón se asienta
a pensar en su destino.
linda letra me dijo una colombiana
y su acento me atrapo en una espiral
de misterios…

 

Un día de frió que fui a comer a una pizzeria de Palermo, Buenos Aires, acompañado de mi soledad. La moza me vio escribir el poema y me halago la letra. Era colombiana.

Poema sin fin.

Lo que nos diferencia a usted lector
y a mí como escritor
es que mientras yo no comprendo cómo terminare este poema
usted está determinado de antemano
quiero decir que este poema terminara con la palabra feliz
obviamente mi futuro inmediato representa una página en blanco
dado que aún no proyecte que, ni cómo escribirlo
pero el suyo desde el momento que inicio esta lectura es acabar con ella
y para ello no dudara en llegar hasta el final del poema
-por curiosidad y porque le gusta la lectura-
usted y yo sabemos que terminara con la palabra feliz
pero mientras esto se acerca a su fin
y usted lo sabe porque yo lo se
nos damos cuenta que todo esto estaba premeditado
y mientras
jugamos un poco con el destino y sus finales
y además
le comento que escribir me hace siempre un poco más feliz

Preso

Grito con palabras deshabitadas
!La vida me sabe a nada!
Desde que vuelo en silencio
preso de tus recuerdos y de un pasado incierto…
Te evoco en cada madrugada
aunque para el corazón
ya no es lo que ansiaba
perezco ante el paso del tiempo,
sufro, anhelo con profundo tormento.
Estas son tan solo palabras que lleva el viento.
Quizás en un grito certero,
fuerte como suspiro de este alma en pena,
te busque y no te encuentre.

A la soledad…

 

Ya no le temo a la soledad.
Le acaricio el pelo,
me acuesto junto a ella.
Ella es mi mejor compañera,
firme junto a mí.
En cada amanecer.
En cada caminata junto al río.
En cada noche estrellada.
Algún día le diré
que es hora de que parta.
Pero ese día aún no ha llegado.
En algún instante te alejaste
con la victoria de algún falso amor.
Me odiaste y maldijiste.
Yo te cerré la puerta
y te marchaste.
Pero de alguna manera
Siempre vuelves a mi lado.

Y de repente…

De repente te sigo buscando

debajo de mis alfombras

detrás de cada silueta

encima de la copa de los arboles

en los diminutos copos nevados

en las rocas del rio

en soledades nocturnas…

Pero te escondes y desapareces

como el viento que migra

como el ave que escapa

como sueño que encaja

entre ilusión y corazón

aquel treinta y uno

donde estaba tu palabra muda?

donde la picardia y las ansias vivas?

hoy nos comen los recuerdos

mientras brindo con el tic tac que me lastima.

En tus ojos…

Quizás les ha pasado…

Haberse enamorado de unos ojos

Yo recuerdo mi pasado y a ella a mi lado…

Fue allá en primavera…en el jardín botánico…

El encuentro… una cita…

O una mateada…

Analizándolo bien…creo que mejor la olvido…

Triste destino…porque partió al exilio…

Como un niño…

Esquivando al amor…

Temiendo al tiempo…

Su regreso fue incierto…

Su partir doloroso…

Nunca mas encontramos esos ojos

Esa mirada…

Se fue al exilio con los besos…

Y volvio cargada de soledad…

Adverbios de poesía

Sin título

Actualmente ya no te pienso tanto; aunque
ahora lo estoy haciendo.
Anoche te soñé un rato, pero solo eso; aunque
anteriormente te pensaba siempre.
Antes había un porque, pero eso era
antiguamente cuando te sentía asiduamente.
Aún hay días que te extraño como, por ejemplo
ayer.
Constantemente te enumero y
contemporáneamente te deletreo.
Cuando puedo me evado sin saber que
después como una mariposa te posas y
enseguida me despierto.
Entre tanto existo pensándote allá lejos;
Eternamente me pregunto… ¿Por qué
finalmente no te seguí en tu vuelo atrevido?
Frecuentemente me cuestiono tu belleza como, por ejemplo
hoy que
inicialmente pensé en hablarte
inmediatamente, pero supuse que era tarde.
Instantáneamente abrí los ojos y suspiré,
jamás me había sentido tan eufórico,
luego realice que era un sueño, y pensé que tal vez,
mañana te escriba.
Momentáneamente me encuentro solo, como
normalmente me sucede.
Nunca hay que temerle a la soledad, va,
ocasionalmente cuando nos absorbe, pero
posteriormente nos adaptamos.
Primeramente, fuiste mía,
pronto fui tuyo
puntualmente ambos fuimos mutuos.
Recién me doy cuenta que solo son palabas.
Recientemente volvió tu imagen rebelde que
Siempre y
simultáneamente a otros recuerdos llegan
Tarde o
Temprano. Para el caso es lo mismo. Vaya
todavía te pienso y eso que
Ya no estas a mi lado.

[Versos)

cropped-img_20180128_172900.jpg

Quizás muchos comprenderán
que los versos callados
naufragan sin parar
hasta morir en la orilla.
Sin prisa pero sin pausa
te sueño en silencio,
temiéndole a la causa
de descubrir tu sonrisa.
En cada mañana
cruel mentira soberana,
es saberte tan lejos,
quizás de otra persona enamorada.
Es cruel estacada
dulce lamento
mucho sentimiento
para tan poco cuento.