Archivo de la etiqueta: Buenos Aires

Historia de pueblo…

Anda a buscarlo vos dale, que yo te espero acá. Decile que traiga las lombrices que yo mientras voy a buscar el bidón para llevar el agua. Anda dale. No te olvides de traer tu caña también que sino vas a tener que pescar con la línea de mano. Ahh me olvidaba no pases por lo de Nelly que esta media enojada, ya sabes hoy es el cumpleaños del negro y otra vez me voy con los pibes a pasar el rato. Si te ve se me arma la gorda, mejor agarrá por la calle de la salita. Y tene cuidado que anda suelto el perro del cabezón de la esquina. Si otra vez lo dejo suelto, pasa que como ayer llovió, lo suelta. Viste como es. Espera los días feos para darle un poco de libertad al pobre animal, pero con tan mala suerte que ahora no lo puede agarrar. Vos por las dudas anda con cuidado. Si pasas por lo del loco decile que se venga que hay lugar para uno más. Hace como dos días que no lo veo. Debe andar en el patio haciendo huevo. Ahh me olvidaba de contarte, no sabes la que se armó ayer acá a la vuelta. La vieja de al lado y mi madre, toda una telenovela. Y todo por una cascara de mandarina, si vieras como gritaba la vecina. Al final parece que está todo mal y ahora nos tiró la ceniza del asado del domingo justo junto al alambrado. Podes creer que justo al lado de los tomatitos de mi vieja. Mejor ni le digo, que se dé cuenta sola. La que se va a armar. Yo no sé si te conté pero para mí es por lo de Pedro. Después de la operación no volvió a ser el mismo, y la vieja esa tampoco. Dale guampas que esperas salí que se nos hace de noche.

Mmm, otra vez la misma historia, este que va a tardar dos horas hasta que vuelva, y yo acá matando el tiempo hasta que venga. Eyy negro ¿qué haces!? Para! Pasate a tomar unos mates. Veni que ya puse la pava. ¿Qué andas haciendo con esa bici toda hecha pedazos?, mira no me digas nada seguro se la sacaste el ciruja de tu vecino. Vos siempre igual ehh, no cambias más!. ¿A dónde ibas?, seguro que a tomar mates con el turco a la garita, ¿Pa` quiii? Déjalo que ahora tá durmiendo la siesta el pobre. Menos mal porque ahora está más tranquilo viste. En este rato los trenes pasan cada muerte de obispo. El que viene de las flores ¿creo que es el que pasa a las cuatro no? ¿O es el que va a bahía? Ya fue da igual. Fíjate si está el agua o la dejo un cacho más. No te vas a creer, ayer probe esta yerba y no sabes lo que es. Digestiva digestiva. Seguro te gusta. Continuara…

Binecuvântata uitare…

4647349936375
Playa de Villa Gesell (Buenos Aires – Argentina)

Mă simt ca și cum aș merge la plajă, și m-aș scufunda în ocean și aș înota spre țărm până când brațele-mi sunt atât de obosite încât să mă las purtat de valuri în binecuvântata uitare.

Me siento como si fuera a la playa, me hundiera en el oceano  y nadara hacia la orilla hasta que mis brazos esten tan cansados, que me dejara arrastrar por las olas hasta el bendito olvido.

Se-be-se (Lobos-Buenos Aires-Argentina)

07.jpg
Apoyado en mi diafragma esta mi corazón, entre las serosas claro.

A veces creo que el tiempo cura todas las heridas, menos la de la muerte claro, no recuerdo que poeta escribió alguna vez, vino con tres heridas, la del amor, la de la vida y la de la muerte, o algo así. La cuestión es que me vivo enamorando de la gente, soy así. Vivo en un estado de constante estupidez, pero no hay como cambiarme. No tiene nada de malo, solo las decepciones que conllevan tantos despechos. Así fue que durante el CBC (Para los no conocedores de la burocracia Argentina, es el ciclo básico común de acceso a la universidad, en mi caso para Medicina) me enamore de una jovencita compañera de estudios. Su nombre es menester que calle, pero su simpatía fue lo que más me atrajo. Es hora que lo sepa, pues solo así libero mi espíritu de la opresión que acumulo durante tanto tiempo. Creo que llegamos a tener una o dos “pseudocitas”, curioso encuentro si los hay. Caminamos por su pueblo mientras charlábamos quien sabe sobre que asuntos. Creo que sobre temas diversos. Así como cuando uno se deja sorprender por el entorno. Ciertas veces las conversaciones en una primera cita son naturales hasta el punto de quemarnos la lengua, pero otras veces se vuelven tediosas y hasta insoportables. Creo que aquella vez fue muy amena y recuerdo siempre su boca amplia y su sonrisa. La realidad es que no éramos muy compatibles, ella era pimienta y yo nuez moscada, o para ser más claro, ella era verde prado y yo montaña de finos picos. También me hubiera gustado pensar que yo era manantial de aguas cristalinas y ella remanso de oleaje en mar de bahía, pero no viene al caso remarcar diferencias. Pues como lo he dicho, éramos distintos, cada uno único a su manera. Y como ella y yo sabemos, ambos somos conscientes de que nacimos y ambos somos conscientes que feneceremos, y lo que paso entre nosotros  es cosa nuestra.  Más precisamente mía.

Esa mentira que representa mudar los paisajes cuando la pena es siempre la misma

 

Imagenes.jpg

Esa mentira que representa mudar los paisajes cuando la pena es siempre la misma. El entorno puede variar interminablemente, pero es dentro nuestro dónde encontramos la verdadera esencia del ser. No me vengan con cuentos del mas allá, promesas de un futuro mejor. La gente vive esta existencia, en este tiempo vital. Lo que pase tras la muerte es igual de incierto para unos como para otros. ¿Porque permitir que haya gente explotada por otra gente? ¿Cuáles son los valores que nos llevan a ansiar siempre más?, a no conformarnos con lo que tenemos. De donde nace ese deseo irrefrenable por poseer objetos materiales. Ojalá mi espíritu fuera tan sencillo que se quedara satisfecho con cosas. Pero no es así, solo el arte puede otorgar cierto alivio a esta alma en pena. Este ser que sufre su existencia, que se dio cuenta que la vida es una, que todos iremos al mismo lugar, y que hagas lo que hagas el pasado es pasado, y no podrás recuperarlo. A veces amo mi soledad, y otras veces, mientras doy vueltas en la cama la detesto hasta el infinito. No poder conciliar el sueño ciertas veces puede ser la peor tortura. Las palabras que no dijimos, el coraje que no tuvimos, la perseverancia que se nos escapa en los momentos claves de la vida. Soy un escritor mediocre, de versos pobres, de relatos cortos y sin sentido, soy un mero reproductor de la cultura. Mezclo todo aquello que me hace ser quien soy y lo devuelvo a mi manera, digerido por mis experiencias, por mi sufrimiento y mis alegrías. Mientas tanto sigo existiendo sin encontrarle un porque a mis acciones, sin saber el porqué de todo lo que me pasa. No soporto la rutina, me lastima por dentro, me mata. El ser siente que perece cada vez que detecta patrones de conducta mecanizados, automáticos, inconscientes. Si esta fuera tu única existencia, ¿estarías contento con todo lo que estás haciendo? ¿O harías muchas otras cosas? ¿Cuáles son los límites de tu voluntad? O, mejor dicho, ¿prefieres un colchón cómodo a cumplir tus sueños? ¿Te aterra lo desconocido? ¿Te satisface más vender tu libertad a cambio de tolerar todos los tormentos de tu alma? Ser y tiempo, tiempo para el ser. Y mi doncella que aún no aparece.

A mi Buenos Aires…

20160422_203046
Córdoba sentido Microcentro

Buenos aires de mi corazón que desde la distancia te extraño no sabes cuánto te anhelo. Ansío caminar por tus noches cálidas, solo o de la mano de algún amor, ir al Konex y volverme loco con la bomba del tiempo, empuñar la paleta para aceptar algún desafío o simplemente disfrutar tus días calurosos donde la gente se pasea como por el paraíso. Tus noches llenas de luces, tus caminitos empedrados, tu jardín botánico, tu río de la plata esperando que aparezca allí con alguna improvisada cita. Mi moto ya no rueda esquivando el caos de tu tráfico, extraño hasta los embotellamientos, los zigzags en avenida Córdoba, tomar Santa Fe para llegar por Montevideo hasta Moreno. Cuantas veces abre hecho ese camino. Te pienso en silencio, mientras rememoro las fotos que tome por allí. Me quejo como todo argentino, pero amo tu caos, tu falta de organización, tu impunidad, tu libertad y tu habilidad para hacerme sentir que en tus calles tengo todo lo que necesito. Aquí en la distancia sé que es momentáneo (pero Europa también me extraña), ya acomodaré mi situación, ya seré libre de ataduras. Lamentablemente nací sin muchos bienes materiales, lo que se podría traducir en falta de libertad, de movilidad. Vamos que tengo que vender mi fuerza de trabajo para poder obtener dinero. Pero aún me queda alguna que otra carta para tratar de ganarme la vida, mi imaginación y mi amor por el arte. Las posibilidades están aquí solo tengo que encontrarlas. En breve tendré una guitarra para rellenar el vacío que dejo la anterior. Que mi memoria se nutra de nuevas experiencias, que crezca nuevamente entre penas y alegrías y cuando el corazón se recomponga volveré a tus callecitas, a tu arrabal, a pasear sin preocupaciones, sin soportar prejuicios de apariencias. La verdadera libertad pasa por la conciencia. A mi Buenos Aires querido volveré, espérame.

Mi teclado llora penas de soledades
entre la histeria de un presente efimero
y un constante extrañarte
sueño en vano vanidades.
Cuando el corazón vaya primero
volveré con pasión a cuidarte.

 

rimas aleatorias
para una ciudad de gloria
de amores pasados
presentes y futuros
la rima es cosa mía
esta al cuidado
de un corazón despistado