Archivo de la etiqueta: Arte

Memorias de un joven despechado…

En el poder de mi pluma todos los encantos.

Al vaivén de las palabras te sueño en silencio. El canto de mi alma exige tu respuesta, la sinceridad del ser. ¿Porque no apareces amor compañero? ¿Porque no luchas por tus sueños? ¿Acaso guardas algo que deba en vano desear?. Brillara el sol en la mañana y saldremos del castillo como dos almas gemelas. Tendrás el canto de mi alma, tendré tu mirada sincera. Te regalare puñados de rosas palabras y verdes atardeceres. Nos encontrara la noche estrellada abrazados y esa luna… oh que puedo decir de ella; Solo espero que esta vez sea creciente. Crearemos nuevos recuerdos que borren los dolores del pasado, cumpliremos sueños y seremos una sola esencia surcando el mundo de lo desconocido.
No es que no tengo ganas de verte. A decir verdad, me derrito con la luz de tu figura. ¿Pero como explicarle al mundo que me enamoro de sueños y no de una figura. Aquella tarde noche del treintaiuno realmente quería estar ahí…
¿O me miento y en realidad quería estar en Cuba? ¿Que deseaba mi corazón realmente en ese momento? No me puedo sincerar. No se a quien ame mas. No se a quien amo mas…A ti, a tu hermana, al amor que voló, al que llego al poco tiempo. Tantas aventuras en tan poco tiempo me convirtieron en Santo. Seguiré viviendo esta corta y efímera existencia de manera solitaria pero pensando siempre en los amores del pasado, que a decir verdad, es por ellos que existo.

 

 

 

 

 

Anuncios

Deseos.

Grabación de la primavera con el Museo Guggenheim de fondo. Además de una recopilación del paseo dado por esta ciudad que le dio origen al ser que soy. Hoy paseo por esta ciudad que alguna vez me vio nacer, aunque claro está que por aquellas épocas no era yo consciente de ello. Pedí permiso dentro del museo para poder grabar unas tomas con mi guitarra y me fue denegado. No me sorprende. Un joven alto con facha de santo, un mate en la mano, una guitarra en la espalda y una mochila que puede tener cualquier cosa dentro. En mi caso un precioso ordenador donde me tomo el tiempo para contarle a mis lectores estas y otras tantas idioteces pero que por el divino placer de escribirlas en palabras. Subiré algunas fotos y contare que hace cinco años pase por la misma ciudad. Hoy volví al consulado rumano a tramitar mi pasaporte y en treinta días me lo dan. Hermosa casualidad de la vida en el mismo periodo de tiempo tengo que venir a rendir el examen para la universidad del País Vasco. He de reconocer que la arquitectura que tiene Bilbao no deja de sorprenderme, aunque me vendría bien alguna amiga estudiante de arquitectura de alguna ciudad que se pueda denominar la plata y que además le guste la música, el arte, la poesía, la cocina y bueno esas cosas. No es mucho pedir creo yo. Hoy su recuerdo se hace presente y mientras me libro de la poesía de mi pasado con la publicación de mi libro, sigo atrapado en aquel recuerdo de aquel día. Como una espiral se eleva y forma mágicamente la forma de un barco. La creatividad como principio de existencia.