Archivo de la etiqueta: Abbott

Noche de nostalgias [2]

La foto la tomo un amigo que viajaba en ese momento en la autopista con su camión. El destino quiso que nos encontráramos en la ruta. Afortunadamente y para alegría de todos mis conocidos puedo presumir que jamas tuve ningún percance grave con la moto. Es decir, compre mi primer vehículo, salí de la agencia sin saber manejarlo (con registro, eso si) y desde entonces hasta que la suerte nos separo pasaron unos 16500 km en unos ocho meses, pero ni un solo accidente. Se podría decir que le saque bastante jugo a la rojita. Mis únicas tres caídas, porque voy a admitir que si las hubo, fueron dignas de contar. En las tres me encontraba estacionado sobre el césped. Observando unas preciosas puestas de sol que me regalaba aquellas latitudes. La patita (así se le llama al soporte) se termino enterrando en el barro por el peso de soportarme sentado sobre la moto y fuimos a parar al piso, no una sino tres veces. Nada grave, digno de risa, aun recuerdo algún bocinazo la primera vez que me caí cerca de una carretera que pasaba por allí. Gratos recuerdos que en noches de nostalgia vienen a mi memoria.

Historia de pueblo…

Anda a buscarlo vos dale, que yo te espero acá. Decile que traiga las lombrices que yo mientras voy a buscar el bidón para llevar el agua. Anda dale. No te olvides de traer tu caña también que sino vas a tener que pescar con la línea de mano. Ahh me olvidaba no pases por lo de Nelly que esta media enojada, ya sabes hoy es el cumpleaños del negro y otra vez me voy con los pibes a pasar el rato. Si te ve se me arma la gorda, mejor agarrá por la calle de la salita. Y tene cuidado que anda suelto el perro del cabezón de la esquina. Si otra vez lo dejo suelto, pasa que como ayer llovió, lo suelta. Viste como es. Espera los días feos para darle un poco de libertad al pobre animal, pero con tan mala suerte que ahora no lo puede agarrar. Vos por las dudas anda con cuidado. Si pasas por lo del loco decile que se venga que hay lugar para uno más. Hace como dos días que no lo veo. Debe andar en el patio haciendo huevo. Ahh me olvidaba de contarte, no sabes la que se armó ayer acá a la vuelta. La vieja de al lado y mi madre, toda una telenovela. Y todo por una cascara de mandarina, si vieras como gritaba la vecina. Al final parece que está todo mal y ahora nos tiró la ceniza del asado del domingo justo junto al alambrado. Podes creer que justo al lado de los tomatitos de mi vieja. Mejor ni le digo, que se dé cuenta sola. La que se va a armar. Yo no sé si te conté pero para mí es por lo de Pedro. Después de la operación no volvió a ser el mismo, y la vieja esa tampoco. Dale guampas que esperas salí que se nos hace de noche.

Mmm, otra vez la misma historia, este que va a tardar dos horas hasta que vuelva, y yo acá matando el tiempo hasta que venga. Eyy negro ¿qué haces!? Para! Pasate a tomar unos mates. Veni que ya puse la pava. ¿Qué andas haciendo con esa bici toda hecha pedazos?, mira no me digas nada seguro se la sacaste el ciruja de tu vecino. Vos siempre igual ehh, no cambias más!. ¿A dónde ibas?, seguro que a tomar mates con el turco a la garita, ¿Pa` quiii? Déjalo que ahora tá durmiendo la siesta el pobre. Menos mal porque ahora está más tranquilo viste. En este rato los trenes pasan cada muerte de obispo. El que viene de las flores ¿creo que es el que pasa a las cuatro no? ¿O es el que va a bahía? Ya fue da igual. Fíjate si está el agua o la dejo un cacho más. No te vas a creer, ayer probe esta yerba y no sabes lo que es. Digestiva digestiva. Seguro te gusta. Continuara…

Diez años de nostalgias…

viajantedelnort+instakeep_102d6.jpg
Una foto de aquella morada provisoria.

Ser escritor de tu propia vida es mas complicado de lo que parece a simple vista. Para empezar uno es libre de tomar los caminos que crea mas oportunos, y el punto clave para decir cual es el camino correcto o no, lo dictamina el corazón. Así fue que regrese al pueblo donde había crecido junto con mi madre y mi hermana, pero esta vez regrese solo, o mejor dicho con mi guitarra, mis libros y mi moto. Las casualidades de la vida hicieron que volviera a la misma casa en la cual me había criado junto con mi familia. La nostalgia abrió un profundo hueco en mi alma, un sabor amargo donde se plasmó el paso del tiempo, tanto en el entorno como dentro mío. Diez años son mucho tiempo para ver como el ser se transforma. Como nos convertimos con el correr de las aguas en seres totalmente diferentes a lo que nos hubiéramos imaginado. Que iba a saber aquel joven despreocupado, de los dolores que sufriría en el destierro, del profundo sentimiento de soledad que se sufre lejos de la tierra que uno ama. ¿Qué se siente abandonar una vida, y regresar a ella diez años después? El mundo cambia, las calles se parecen, pero no son las mismas. Nuevos edificios son construidos en terrenos donde solíamos jugar de niños, la gente mayor poco a poco no recuerda más que un leve eco de tu nombre, y los jóvenes amigos ya tienen familia formada con uno o varios hijos, la gente mira, pero no imagina que sos quien cree que eres. El paso del tiempo es para todos igual, pero modifica cada vida de una forma particular. Ciertas cosas se siguen manteniendo inmutables, como por ejemplo la cancha de pelota paleta, donde tantas tardes pase jugando hasta que el sol poco a poco se ponía por el oeste, cayendo en picado la sombra por las paredes. Tantas tardes buscando una pelota para poder jugar o pidiendo la paleta al señor vecino. El paso del tiempo deterioro aún más el suelo de la cancha, pero las majestuosas paredes seguían de pie. Muchos vecinos no comprendían que hacia este joven tras diez años en el pueblo, y, a decir verdad, yo tampoco. Mi vida me devolvió a mi pueblo y pase allí unos dos o tres meses. Demasiado tiempo para recordar, para reencontrarme con la vida, para ver los cambios de cerca, sin pantallas de por medio, para darme cuenta de que la fábrica de químicos cambio de nombre, pero sigue envenenando a la población, de que los gobiernos se suceden mientras el agua se contamina cada día mas. El progreso suena a fracaso. El paso del tiempo me dio la madurez para comprender asuntos que de joven ignoraba. Como por ejemplo que un taller de costura y su vida ociosa y de grandes lujos (La de los dueños claro) solo fue posible a costa de la explotación y la salud de varias empleadas, por no decir esclavas. Cuyo suelo paupérrimo solo alcanzaba para reproducir las condiciones de supervivencia, es decir para que al mes siguiente puedan volver a presentarse a la puerta del trabajo, pero sin posibilidad de progreso real. La explotación del hombre por el hombre se reproduce también a escalas diminutas.  Me di cuenta quien me trato mal en mi infancia y quien se portó bien conmigo por aquellos años, y eso lo comprobé por el sentimiento natural hacia ellos. Con ciertas personas mantuve una relación de dialogo, otras en cambio no quisieron dirigirme la palabra. Me pregunto si será miedo a ver el cambio en su propia existencia o intolerancia al paso del tiempo. En fin, pase noche de profunda soledad, lejos de mi familia y días soleados rodeados de amigos donde olvidaba por completo que este ser siente con demasiada profundidad. Anhelé pasados y soñé futuros. Escribí poemas, cante canciones, organice comidas con amigos de la infancia, trabaje (No mucho, para no desgastar un cuerpo marchito), me cocine, me cante, encendí religiosamente mi salamandra durante las noches frías de invierno, y demostré al mundo, o a mi pequeño mundo, que vivimos rodeados de lujos innecesarios, que la verdadera felicidad pasa por uno mismo. Así fue que poseía una ducha de calefón (para el que no sepa de dicha tecnología obsoleta es una especie de tanque de veinticinco litros donde se calienta el agua con una resistencia eléctrica), mis duchas eran a velocidades supersónicas, cortando el agua entre enjabonada y enjabonada, para no quedar a medio bañar. Como les digo en Europa y en el resto del mundo se disfruta de una calidad de vida inimaginable, pero claro, es a costa del resto del mundo, de gente que no posee agua, electricidad o cloacas. Así que, si puedo trasmitir un mensaje, aunque sea a mis pocos seguidores, es que tomen conciencia real de la importancia de cuidar el agua y los recursos naturales, vamos, en definitiva, sean un poco más ecológicos.  Y sobre todo sean felices.

 

{Hay gente inteligente!}

El personaje del día de hoy es un hombre común y con sus preocupaciones comunes. Pero cuya astucia o maña como se diría en el pueblo, le permite sobrevivir en este sistema de la forma mas cómoda y placentera posible. Nadie duda de que el sistema explota al hombre, con todo lo que nos resulta familiar, ocho horas de trabajo, ocho horas de descanzo y etc, etc. Pero nuestro personaje encontro la brecha del sistema, se aprovecho de una indemnización, la deposito en el banco y sobrevive con el interés generado mensualmente; vivir sin trabajar. Aplausos para el artista del día de la fecha.

Basado en una historia real.

Veneno y dinero.

Ellos vienen con su plata, a decir verdad ni siquiera es plata, ni oro, ni dolares, son números digitales, transacciones con muchos ceros y unos. Bueno vienen con píxeles, que en definitiva no son mas que unos y ceros en el idioma de la nueva era tecnológica. Nosotros ponemos el lugar y los químicos. El mismo lugar donde vivimos, la misma tierra que cosechamos, el mismo agua que bebemos, el lugar donde nuestros hijos iran  a crecer fuertes y sanos, al menos eso esperamos. Ellos hablan en otro idioma, aunque también aprenden el idioma de los negocios con el cual podrán dirigirnos más facilmente. Nos exigen que lo aprendamos también. Los camiones traen la materia prima, es decir los precursores químicos,es decir, el veneno; para matar esta u aquella maleza u este u aquel insecto. No vaya a ser cosa que la cosecha no sea buena y este año no obtengamos grandes ganancias. Ganancias para unos pocos no para todos. Bueno pero las cosas son así, no se pueden cambiar. Mientras tanto ficho a la mañana y ficho a la tarde; la paga es buena aunque sea a costa de mi salud. Porque de otra manera no como, gracias a dios tengo trabajo y los señores dueños de la tierra pueden cosechar los alimentos para darnos de comer. O para exportar la soja y alimentar a los cerditos chinos que pobres hombres, son tantos, y también tienen que comer. Lo positivo es que entran dolares por un tubo. ¿Dolares para que?. Ahh si, para que podamos seguir produciendo.

La ultima pileta para depurar el agua no funciona, pero hay varias palmeras que quedan muy lindas. Hoy cocino el arroz con el agua de la canilla, tiene un gusto asqueroso, pero en unos días tendre plata para comprar ropa, comida o tal vez un auto. La salud va y viene lo que importa es el dinero. En los galpones se manipulan químicos y eso se respira en el aire. Por las dudas mandaremos a los obreros a pintar toda la fábrica, asì se van acostumbrando a los olores nauseabundos. ¿Porque no tenemos todos mascaras ánti-gas?. En fin estoy a prueba por tres meses, van dos semanas y tengo un gran problema, el corazón a la izquierda y la sangre demasiado roja y aunque el cerebro se encargue de dictar leyes a la sangre, un temperamento fogoso sabe eludir siempre una fría sentencia.

Me voy a dormir, no vaya a ser que mañana entre tarde y me quiten el presentismo, ese dinero extra que le dan a uno por ser un total exclavo del reloj y de las falsas obligaciones.

30|10|2017