Archivo de la etiqueta: A la luna

Se de ti…

Se que estas por ahí, leyendo cada entrada. Lo que no se y no puedo comprender es porque no quieres dar la cara. Sigo teniendo muchas ganas de decirte lo que creo.
Seguiré escribiendo y expresándome aquí en la distancia. Esperando que un día golpees esa puerta, como alguna vez me anime a hacerlo yo.

Anuncios

Esa mentira que representa mudar los paisajes cuando la pena es siempre la misma

 

Imagenes.jpg

Esa mentira que representa mudar los paisajes cuando la pena es siempre la misma. El entorno puede variar interminablemente, pero es dentro nuestro dónde encontramos la verdadera esencia del ser. No me vengan con cuentos del mas allá, promesas de un futuro mejor. La gente vive esta existencia, en este tiempo vital. Lo que pase tras la muerte es igual de incierto para unos como para otros. ¿Porque permitir que haya gente explotada por otra gente? ¿Cuáles son los valores que nos llevan a ansiar siempre más?, a no conformarnos con lo que tenemos. De donde nace ese deseo irrefrenable por poseer objetos materiales. Ojalá mi espíritu fuera tan sencillo que se quedara satisfecho con cosas. Pero no es así, solo el arte puede otorgar cierto alivio a esta alma en pena. Este ser que sufre su existencia, que se dio cuenta que la vida es una, que todos iremos al mismo lugar, y que hagas lo que hagas el pasado es pasado, y no podrás recuperarlo. A veces amo mi soledad, y otras veces, mientras doy vueltas en la cama la detesto hasta el infinito. No poder conciliar el sueño ciertas veces puede ser la peor tortura. Las palabras que no dijimos, el coraje que no tuvimos, la perseverancia que se nos escapa en los momentos claves de la vida. Soy un escritor mediocre, de versos pobres, de relatos cortos y sin sentido, soy un mero reproductor de la cultura. Mezclo todo aquello que me hace ser quien soy y lo devuelvo a mi manera, digerido por mis experiencias, por mi sufrimiento y mis alegrías. Mientas tanto sigo existiendo sin encontrarle un porque a mis acciones, sin saber el porqué de todo lo que me pasa. No soporto la rutina, me lastima por dentro, me mata. El ser siente que perece cada vez que detecta patrones de conducta mecanizados, automáticos, inconscientes. Si esta fuera tu única existencia, ¿estarías contento con todo lo que estás haciendo? ¿O harías muchas otras cosas? ¿Cuáles son los límites de tu voluntad? O, mejor dicho, ¿prefieres un colchón cómodo a cumplir tus sueños? ¿Te aterra lo desconocido? ¿Te satisface más vender tu libertad a cambio de tolerar todos los tormentos de tu alma? Ser y tiempo, tiempo para el ser. Y mi doncella que aún no aparece.

La familia y el amor…

¿Qué es el amor?

¿Perseguir un amor o quedarme con el presente?

La historia parece repetirse-me, pero algo aprendí en cinco años lejos de mi familia, a veces al amor hay que esperarlo, por más que uno cruce un océano para llegar a él, si es amor se concretara, en esta vida o en la otra. Así parece que otra vez en mi vida el destino juega conmigo a las cartas. Pero esta vez no cruzare de nuevo ese océano, esta vez esperare de este lado del charco, con la paciencia de un artesano, recompondré mi alma herida, junto a los míos, en la vieja Europa, de la mano de la cultura. Ya golpee tu puerta, ya comprendí el mensaje. Te esperare Doncella, si así lo deseas, pero de este lado del charco. Te enviare tan solo una carta, como diría mi amigo Daniel Toro y te daré mi tiempo existencial para que me pienses o para que me olvides…

Aquí la letra de Daniel…

Una carta. mi amor solo una carta
que me cuente detalles de tu vida
la gente que conoces, los sueños que te habitan, y me recuerde el llanto de nuestra despedida.

Una carta, que diga que me extrañas
más allá de todos los sentidos
y que a pesar del tiempo que para todos pasa
no hay tiempo entre nosotros, ni olvido ni distancia

Escríbeme, con tinta de violetas
en un papel de amor
olor a ausencia
Escríbeme, poniendo en cada trazo
la fiebre de tu pulso
que se me vuelve abrazo
y es un abrazo tuyo
Una carta, mi amor solo una carta
que me empañe los ojos de alegría
Una carta que diga que me extrañas, que me quieres y que sigues siendo mía, solo mía, siempre mía
Una carta, mi amor.
Escríbeme, con tinta de violetas
en un papel de amor
olor a ausencia
Escríbeme, poniendo en cada trazo
la fiebre de tu pulso
que se me vuelve abrazo
y es un abrazo tuyo
Una carta, mi amor solo una carta
que me empañe los ojos de alegría
Una carta que diga que me extrañas, que me quieres y que sigues siendo mía, solo mía, siempre mía.
Una carta, mi amor.