El tiempo como la vida…

Plaza San Miguel Del Monte

Que pasa no vuelve más. Por eso a veces es necesario detenerse a pensar. Pensar por el simple hecho de pensar. Analizar. Razonar. Cuestionar. Mirar el techo blanco y deducir si estamos en el camino correcto para lograr nuestras metas. No es fácil echar un cacho de luz sobre tanta penumbra pero se puede intentar. ¿Las acciones que realizo hoy me convierten en la persona que quiero ser mañana? ¿Hay mañana? Es curioso el hombre como animal viviente para cual la muerte no forma parte de cada una de sus posibilidades. Somos inmortales de pensamiento pero estamos hechos de lata. Por eso ante tan angustiosa posibilidad cabe preguntarse si se es feliz haciendo lo que uno hace o es momento de dar un salto de fe (y no hablo de fe cristiana) y lanzarse a lo desconocido. A cumplir con los sueños que el tiempo vuela y el devenir nos espera.

Reflexiones de un día de lluvia.

 

Lo demás es verdurita…

El tugurio 7F

Todo tiene su trampita y si es gíl lo cazara…

“Sabe don, aunque el mundo lo reviente,
Y le dé bronca la gente
Siempre ríase entre dientes, ¿Comprendió?
Aunque engrane contra todos,
No se muerda che, los codos
Trátelo con buenos modos, ¿Lo agarró?

Déle al escolazo,
Buenos morfis, buenos fasos
Dese el gusto, no ande “chivo”,
Busque un churro en el bulín
Sea vivo
Piántese por la tangente
Como un busca inteligente.
Sabe don, que despertó.

Hay alguien que es, su vieja que lo adora
Y vive solamente para usted,
Alumbre con su amor tanta ternura
Ahora, que después, no habrá después

Y sólo tenga a mano un buen amigo
El que a uno lo ayuda a repechar,
Lo demás es verdurita, todos tiene su trampita
Y si es gil y si es gil, lo casarán.

Sabe don, en los líos no hay escombro
Que el que habla, habla de asombro,
Píquela, no ponga el hombro, ¿Lo ñapó?
Como usted, ha de ser soleado
O el amor lo habrá asustado
Tiene algún cable pelado, ¿Se avivó?

Chau y manden fruta
Que se arreglen, no discuta,
Siempre un gil está en la cola
Que él se ensarte por usted,
Sea piola
Que no siempre el que madruga
Puede más que el que se arruga,
Sabe don, como hago yo
Lo demás es verdurita,
Todos tienen su trampita
Y si es gil, lo casarán.”
No comparto el video para que presten atención a la letra, pero en Youtube se puede encontrar. Un saludo a mis leyentes.

 

A la soledad.

10210671443436875

Ya no le temo a la soledad
Le acaricio el pelo,
Me acuesto junto a ella.

Ella es mi mejor compañera
Firme junto a mi
En cada amanecer
En cada caminata frente al rio
En cada noche estrellada.

Algun dia le dire
Que es hora de que parta
Pero ese dia, aun no ha llegado.

En algun instante te alejaste
Con la victoria de algun falso amor
Me odiaste y me maldijiste
Yo te cerre la puerta
Y te marchaste
Pero de alguna manera
Siempre vuelves a mi lado.

Mi yo frente al espejo.

Manco de Teodelina

¿Me veo y que veo? Un Mihai cansado, fatigado, somnoliento.
También tengo una alegría que me sale del alma. Las ojeras bien marcadas y la nariz colorada; los pelos ya no encuentran dirección. El labio de abajo bien carnoso, así se puede morder bien, me dijo una chica alguna vez. Soy un chico raro y algo complicado. Ahora se me dio por ser escritor. Lo que faltaba. Escribo como puedo. Escribo como me sale. Pero escribo, eso es positivo. Veo a un Mihai contento porque está descubriendo su propio ser. El mismo que se expresa. Un escritor es alguien que se va expresando por la vida. Alguien que bebe el conocimiento de otras personas. Además de beberlo, también digerirlo y asimilarlo (ciertas veces no siento el mas mínimo interés por lo que dicen, pero no es mi culpa). Hoy estoy contento. Demasiado. Donde voy soy bien recibido. El hotel, o más bien dicho hostería, está atendido por una pareja de ancianos. Pepe y Noemí.

(Hostería Amancay – Villa de Merlo – San Luis). Invierno 2017.

 

Escritor de Poesía al Ser