Émile Durkheim, in romană…

IMG_20171209_003202_484.jpg

Capitolul I – Regulile metodei sociologice.

Ce este un fapt social?

Faptul social nu se poate defini prin generalitatea sa înăuntrul societăţii. Caractele distinctive ale faptului social:

  1. Exterioritatea în raport cu conştiinţele individuale;
  2. Acţiunea coercitivă pe are o exercită sau este susceptibilă să o exercite asupra acestor conştiinţe. Aplicarea acestei definiţii la practicile constituite şi la curentele sociale. Verificarea acestei definiţii.

Alt mod de a caracteriza faptul social: starea de intependenţă în care el se află în raport cu manifestările sale individuale. Aplicarea acestei caracteristici la practile constituite şi la curentele sociale. Faptul social se generalizează  fiindcă este social, nicidecum el nu este social fiindcă este general. Modul în care această a doua definiţie intră în prima.

Modul în care faptele de morfologie socială intră chiar în această definiţie. Formula generala a faptului social.

Capitolul II – Reguli cu privire la observarea faptelor sociale.

I)Regulă fundamentală: a trata faptele sociale ca lucruri. Faza ideologică pe care o traversează toate ştiinţele şi în cursul căreaia ele elaboreaza noţiuni şi practice, în loc să descrie şi să explice lucruri. De ce această faza trebuia să se prelungească în sociologie şi mai mult decît în celelalte ştiinţe. Fapte împrumutate din sociologia lui Comte, din aceea a dlui Spencer, din starea actuală a moralei şsi a economiei politice, care arata că acest stadiu nu a fost înca depăşit.

Motive de a-l depăşi: 1) Faptele sociale trebuie să fie tratate ca lucruri, deoarece ele sînt data inmediate ale ştiinţei, în timpo ce ideile, a căror dezvoltare se presupune că ar fi faptele sociale, nu sînt date în mod direct; 2) Ele au toate însuşirile lucrului.

Analogii ale acestei reforme cu accea care a transformat recent psihologia. Motive de a spera, pe vitor, într-un progres rapid al sociologiei.

II) Coloare inmediate ale regulii precedente: 1) A înlatura din ştiinţa toate pre-noţiunile. Despre punctul de vedere mistic care se opune aplicării acestei reguli; 2)Modul de a constitui obiectul poyitiv al cercetării: a grupa faptele după caracteristicile lor exterioare comune. Raporturi ale conceptului astfel format cu conceptul comun.

Continuara…

Alineado a la derecha de un amor

25015709_374777296316715_8826392199710113792_n.jpg

Bueno voy a escribir acerca de ella. A decir verdad poco se de su existencia, solo que me enamore en una cálida noche de verano en su pueblo. Hoy vaga buscando un amor como yo, o tal vez ya lo tiene y simplemente se pasea por el mundo. Su nombre es menester que calle, pero estoy locamente enamorado de su ser. No se que es lo que me atrae y la verdad es que ya no se que hacer para impresionarla. Nuestro contacto con las redes sociales, bueno mi contacto es mirar su Instagram. A decir verdad no me da verguenza. Me enamore viajando, cuempliendo un sueño, y creo haberle compartido uno, uno de eso heredados. Enamorarme perdidamente en Francia. La realidad es que me encuentro momentaneamente con la familia, y no tengo prontos deseos de viajar a Francia. Además claro de que tengo otros sueños tambien por cumplir. Para añadir estoy aprendiendo el rumano y no esta en mis horizontes el francés. De todas formas ella es argentina y nos entenderíamos demasiado bien. Pero ella esta allá y yo acá. La distancia nos separa. Creo que he visto cada una de sus fotos. Y me animo a decir que hasta un par de veces cada una. Hoy estoy solo y la razón es que no pienso ir detras de ningun amor, el que me quiera encontrar que me busque. Soy un argentino rumaniando o algo así.

PD: La foto fue tomada por ella y a pesar de todo no me anime a pedírsela, así que cometo un delito contra la propiedad intelectual al Blogguearla. Pero asi soy yo, la história me absolverá.

Argentino Rumaniando

10210144905313751

Bueno voy a escribir acerca de ella. A decir verdad poco se de su existencia, solo que me enamore en una cálida tarde de verano en su pueblo. Hoy vaga buscando un amor como yo, o tal vez ya lo tiene y simplemente se pasea por el mundo. Su nombre es menester que calle, pero estoy locamente enamorado de su ser. No se que es lo que me atrae y la verdad es que ya no se que hacer para impresionarla. Nuestro contacto con las redes sociales, bueno mi contacto es mirar su Instagram. A decir verdad no me da verguenza. Me enamore viajando, cuempliendo un sueño, y creo haberle compartido uno, uno de eso heredados. Enamorarme en Francia. La realidad es que me encuentro momentaneamente con la familia, y no tengo prontos deseos de viajar allí. Además claro de que tengo otros sueños tambien por cumplir. Para añadir estoy aprendiendo el rumano y no esta en mis horizontes el francés. De todas formas ella es argentina y nos entenderíamos demasiado bien, no dudo de ello. Pero ella esta allá y yo acá. La distancia nos separa. Creo que he visto cada una de sus fotos. Y me animo a decir que hasta un par de veces cada una. Hoy estoy solo y la razón es que no pienso ir corriendo detrás de ningun amor, el que me quiera encontrar que me busque. Soy un argentino rumaniando o algo así.

 

Sociedades [Sin Editar]

Tres sociedades me han recibido con sus brazos abiertos a lo largo de mi corta pero intensa existencia. Hoy vuelvo a la segunda que conocí, la sociedad post-comunista rumana. Voy a reconocer en estas líneas que en esta ocasión y tras haber vivido veinte años en Rumania y cuatro en España, me siento nuevamente sorprendido por las costumbres y tratos que la gente acostumbra a tener por estas tierras. Creo en lo particular que merecen al menos unas líneas de análisis. Para empezar y como nombre en alguna otra entrada, la sociedad rumana es más distante a la hora de entablar una relación entre dos personas desconocidas. Por un lado voy a reconocer que tiene cierto atractivo ya que la distancia es apreciada cuando lo que busca es que el sujeto mantenga su intimidad. Por otro lado, sin embargo, resulta molesto cuando uno viene de una sociedad tan distinta como la argentina y tiene que resolver alguna que otra duda. De todas formas no es complicado adaptarse. Teniendo en cuenta que tengo una gran ventaja frente a cualquier turista que se haga presente en este país, hablo el idioma rumano. Bueno, no lo hablo a la perfección, pero soy capaz, tras una semana en el país, de poder dialogar con los habitantes de estas tierras. Por ello doy gracias a mi madre que me heredo esta preciosa lengua romance. Voy a contar en estas líneas que la lectura agiliza bastante mi entendimiento y además mi fonética mejora cada día. De todas formas no tarda mucho el habitante promedio en darse cuenta que no soy de por aquí. Primero por la calidez que demuestro al encarar la relación y segundo porque desacostumbrado a los modales con los cuales por estas tierras se rigen, suelo meter la pata en cada conversación. Por ejemplo hay normas para no ser un maleducado por estas tierras. Principalmente normas de cortesía, ya que la sociedad rumana es muy políticos. “Sere-mana” significa, te saludo la mano, o te la beso,  es una palabra que expresa saludo. Otro ejemplo es “Sa-traisca” que vendría a significar algo así como que vivas mucho. De mis favoritos voy a rescatar es “la revedere” que a mi entender se me asemeja a una frase de Terminator en alguna de sus películas “Hasta la vista baby”, claro que un poco más formal, significa algo así  como hasta la próxima, o hasta la siguiente vez que nos veamos. El idioma suena al francés, pero sin tantos “wue´s” y acentos agudos, más bien como diría mi madre, el rumano suena como si uno hablara con un lápiz atravesado en la boca. Por ello es que existen tres tipos de bocales “a” abierta, “a” cerrada y “a” secas. Además está la “i” normal y la “i” con capucha como se diría por acá que suena algo parecido a una “e”. Lo bueno es que la e sigue siendo la “e” y la “o” y la “u” también. Bueno también hay alguna que otra consonante que puede complicar el embrollo, la “t” tiene su hermana gemela que es la “t” y que se logra al cerrar la boca y pronuncia la t exalando. Tambien esta la s y su hermana gemela la “s” que copia el mismo efecto que la “t”.  A pesar de parecer difícil creo que más de uno se sorprendería lo sencillo que es aprender el idioma, ya que la base del mismo es el latín. Salgo con una cortada de campo a lo argentino, ahora mismo escribo desde un tren. Algo que en argentina seria casi utópico. El tren tiene electricidad y calefacción, y en estos momentos me dirijo a la capital Bucuresti. Que ya que esta lo traigo a colación, significa estar alegre, Bucur- alegre esti – estar. El tren cuesta aproximadamente unos cuatro euros y tiene un recorrido de 180 kilometros en tres horas y pico. A pesar de ser invierno aún no ha caído la famosa nieve que caracteriza estas tierras y esta época y el paisaje asemeja otoñal. El tren según tengo entendido es privado, y cuesta más barato que el estatal. Tengo vagos recuerdos pero hace diez años de haber viaje en uno que asemejaba más al TGV (tren de gran vitesse) que a los de argentina.  Bueno no quiero irme por las ramas y voy a contar aquí que aún no viaje en los trenes Españoles, pero me contaron (aunque todos sabemos que ese contar nunca tiene fundamento empírico) que son bastante lujosos. En argentina que decir, la sociedad será un amor, pero los trenes dejan mucho que desear, por eso será que todos van durmiendo o escuchando música o enojados porque tienen que hacer malabares para no viajar incomodos, ahh eso si, allá son casi gratuitos. Aquí a mi derecha dos desconocidos hablan acerca de los precios y las comidas, en rumano obvio, como si con la imaginación hubieran acertado que acabo de escribir que son poco sociables. Los trenes de carga de todas formas parecen bastante fatigados por el paso del tiempo, aunque voy a reconocer que aún no viaje demasiado como para conocer. En argentina podemos encontrar algún que otro tren nuevo, lo que se llama de la “gestión anterior”, o sea trenes que a pesar de ser recién sacados de fábrica dejan mucho que desear en comparación con el tren en el cual me desplazo.

Sociedades

 

10210145058917591

Tres sociedades me han recibido con sus brazos abiertos a lo largo de mi corta pero intensa existencia. Hoy vuelvo a la segunda que conocí, la sociedad post-comunista rumana. Voy a reconocer en estas líneas que en esta ocasión y tras haber vivido veinte años en Rumania y cuatro en España, me siento nuevamente sorprendido por las costumbres y tratos que la gente acostumbra a tener por estas tierras. Creo en lo particular que merecen al menos unas líneas de análisis. Para empezar y como nombre en alguna otra entrada, la sociedad rumana es más distante a la hora de entablar una relación entre dos personas desconocidas. Por un lado voy a reconocer que tiene cierto atractivo ya que la distancia es apreciada cuando lo que busca el sujeto es mantener su intimidad. Por otro lado, sin embargo, resulta molesto cuando uno viene de una sociedad tan distinta como la argentina y tiene que resolver alguna que otra duda. De todas formas no es complicado adaptarse. Teniendo en cuenta que tengo una gran ventaja frente a cualquier turista que se haga presente en este país, hablo el idioma. Bueno, no lo hablo a la perfección, pero soy capaz, tras una semana en el país, de poder dialogar con los habitantes de estas tierras. Por ello doy gracias a mi madre que me heredo esta preciosa lengua romance. Voy a contar en estas líneas que la lectura agiliza bastante mi entendimiento y mi fonética mejora cada día. De todas formas no tarda mucho el habitante promedio en darse cuenta que no soy de por aquí. Primero por la calidez que demuestro al encarar la relación y segundo porque desacostumbrado a los modales con los cuales por aquí se rigen, suelo meter la pata en cada conversación. Por ejemplo hay normas para no ser un maleducado por estas tierras. Principalemnte normas de cortesía, ya que la sociedad rumana es muy politicosa. Salutmana significa, te saludo la mano, o te la beso,  es una palabra que expresa saludo. Otro ejemplo es “Sa traisca” que vendría a significar algo así como que vivas mucho. De mis favoritos voy a rescatar es “la revedere” que a mi entender se me asemeja a una frase de Terminator en alguna de sus películas “Hasta la vista baby”, claro que un poco más formal, significa algo así  como hasta la próxima, o hasta la siguiente vez que nos veamos. El idioma suena al francés, pero sin tantos “que´s” y acentos agudos, más bien como diría mi madre, el rumano suena como si uno hablara con un lápiz atravesado en la boca. Por ello es que existen tres tipos de bocales “a” abierta, “ă” cerrada y “â” secas. Además está la “i” normal y la “i” con capucha como se diría por acá que suena algo parecido a una “e”. Lo bueno es que la e sigue siendo la “e” y la “o” y la “u” también. Bueno también hay alguna que otra consonante que puede complicar el embrollo, la “t” tiene su hermana gemela que es la “t” y que se logra al cerrar la boca y pronuncia la t exalando. También está la s y su hermana gemela la “ş” que copia el mismo efecto que la “ţ”.  A pesar de parecer difícil creo que más de uno se sorprendería lo sencillo que es aprender la fonética el idioma, ya que la base del mismo es el latín. Salgo con una cortada de campo a lo argentino, ahora mismo escribo desde un tren. Algo que en argentina seria casi utópico. El tren tiene electricidad y calefacción, y en estos momentos me dirijo a la capital Bucuresti. Que ya que esta lo traigo a colación, significa estar alegre, Bucur- alegre esti – estar. El tren cuesta aproximadamente unos cuatro euros y tiene un recorrido de 180 kilometros en tres horas y pico. A pesar de ser invierno aún no ha caído la famosa nieve que caracteriza estas tierras y esta época y el paisaje asemeja otoñal. El tren según tengo entendido es privado, y cuesta más barato que el estatal. Tengo vagos recuerdos pero hace diez años de haber viaje en uno que asemejaba más al TGV (tren de gran vitesse) que a los de argentina.  Bueno no quiero irme por las ramas y voy a contar aquí que aún no viaje en los trenes Españoles, pero me contaron (aunque todos sabemos que ese contar nunca tiene fundamento empírico) que son bastante lujosos. En argentina que decir, la sociedad será un amor, pero los trenes dejan mucho que desear, por eso será que todos van durmiendo o escuchando música o enojados porque tienen que hacer malabares para no viajar incomodos, ahh eso si, allá son casi gratuitos. Aquí a mi derecha dos desconocidos hablan acerca de los precios y las comidas, en rumano obvio, como si con la imaginación hubieran acertado que acabo de escribir que son poco sociables. Los trenes de carga de todas formas parecen bastante fatigados por el paso del tiempo, aunque voy a reconocer que aún no viaje demasiado como para conocer. En argentina podemos encontrar algún que otro tren nuevo, lo que se llama de la “gestión anterior”, o sea trenes que a pesar de ser recién sacados de fábrica dejan mucho que desear en comparación con el tren en el cual me desplazo.

 

Pendiente de revisión.