Archivo de la categoría: Poesía

Recopilación Poética.

Que pretendo no Saber… LPDA


Con el mismo dedo que te toco el timbre puedo presionar tu herida,
Con la misma mano que te acaricio yo puedo meterte faca,
Con la misma que digo mamá, puedo anular tu autoestima,
Con el mismo empujón que te ayuda a crecer, puedo tirarte de la hamaca.

Y así lastimarte, cortarte las piernas, llenarte de miedos, hacer que no quieras,
Ganar este juego que tanto vale las venas.
Yo puedo asfixiarte, reducir a cero, hacer que no quieras, sacarte
el sombrero,
Ante este milagro que algunos llaman vida.

De la misma forma que hago una revolución te hago un golpe de estado,

Del fernet puedo ser un curda feliz o ser víctima y victimario,
De la manipulación se puede hacer el bien pero también maldades,
De paso cañazo que no doy por dar, te quito posibilidades.Y yo acá re puesto,
explicando que es esto,
de que los opuestos, que están dentro nuestro, si bien son opuestos,
también son complementarios.
Dentro mío bailan Hitler y mahatma,
Buda y Sorba el griego,
Mariano Grondona y el Diego,
el amor y el dinero,
Dolina y el mono Mario.

Para hacerme responsable de mis facultades asesinas sufro y muero,
Para reírme hasta el llanto cada canto lloro hasta reírme a pleno,
Para mí que menos, más, mejor, peor, muy, tan, son trampas de la mente.
Para mí que clasifica lo inclasificable porque teme a la muerte.

Somos cielo y tierra, agua, fuego, Tristeza, alegría, consuelo,
franqueza, placer, agonia, soy sueño y desvelo, quilombo y armonía
Si no pongo un freno a mi mente, no estoy en presente, mi cuerpo no siente, estoy como ausente, casi trasparente, como quien dice “de mente”.
Hasta cuando sin corazón por el que diran sobre nosotros,
segun mi opinión vivir bajo un pulgar no te deja ir
tras algo profundo.
Antes el error cabe el perdón, desde la nada voy hacia el todo, del todo a la nada, del metodo al como, y haciendo cambio el mundo.

A la circunstancia la boicotea el tiempo
A las importancias los miedos.
A las circunstancias las boicotea el tiempo,
A las importancias los miedos.

Experiencias…

Acá tenemos a “me pongo la gorra con el ordenador”. La y él me bajaron del autobus. Si si, así como suena. Me bajaron en
Victoria. Aún no se como llegaré a ver a Chico Trujillo. Se que partí de casa sin todo lo necesario pero asi es la vida
cada viaje es único e irrepetible y de cada uno se aprende algo. Hablen ahora o callen para siempre. El sistema
nos enseña a ser sumisos. Claro esta que con un poco de astucia uno puede ser capaz de moverse por el mundo.
En mi caso les contare como funciona tal sistema y lo que he aprendido a lo largo de mis viajes en autobus y autoestop.
No es sencillo de organizar tanto conocimiento pero lo hare lo mejor posible. De eso se trata ser escritor de tu propia vida
de organizar las ideas, plasmarlas en palabras y arrojarlas al viento para que el mundo las reciba. Hoy viaje de Bilbao a
a Victoria sin pasaje. Como lo hice? se preguntaran… Pues no es difícil de entender. Mire al chofer y le dije que tenía
el billete comprado a traves de Internet. Descargue para eso una foto de Google de un ticket de alsa. A pesar de todo
como uno siempre sabe hecha la ley hecha la trampa. Le mostre el ticket al chofer, guarde el equipaje y viaje gratis.
Claro que no es tan sencillo. Requiere cierta templanza a al hora de encarar esas situcaiones. En Victoria me bajo el chofer
quien sabe por que enojo. Creo que no me comprendio. Tambien he viajado a dedo por españa, lo que implica que
uno se pone al costado de la carretera y espera qa que un auto lo recoga en el camino y lo lleve hasta la próxima
localidad. Es un tanto arriesgado el hecho de no tener miedo a lo que suceda pero en mis experiencias personales cada vez me gusta más.
Fui a ver a Chico Trujillo desde Medina de Pomar hasta Barcelona. Un viaje de unos cincuenta euros que realice en mucho menos tiempo porque me dispuse
a viajar haciendo dedo. Otra de las grandes mentiras utilizadas para llegar a un destino es decirle al chofer la verdad.
Aunque suene raro la verdad puede ser la mejor compañera de viaje. Ejemplo personal es el hecho que estando en Barcelona
no tenía dinero para volver a Medina de Pomar así que le conte al chofer la situación y de manera camuflada me llevo hasta destino.
No hay dia que no piense en mi Santa linda. No puedo evitarlo. Claro que esto nada tiene que ver con los viajes y la música.
Cuanto más feliz estaía mi alma si ella estuviera a mi lado. Pero el destino no quiso que así sea. Vivo en su recuerdo y ella en el mío.
Siempre dire que ella cambio mi existencia de una manera sin igual. Horas y horas escribiendole palabras vacias. LLenas de tristeza.
Pero siempre hay una ezperanza de volverla a ver y contarle todo lo que quedo pendiente. Es hora de seguir viaje. Quien sabe donde…

Momentos

A decir verdad, siempre supo que era especial hasta el punto de sorprenderse constantente con cada uno de sus diminutos actos. Aquella tarde regresaban del jardín botánico, aquel lugar que, a pesar de ubicarse en pleno corazón de Buenos Aires, rodeado de avenidas y calles, en su interior uno se encuentra aislado completamente. Salieron de ese micromundo después de conocerse, de hablar sobre sus vidas, sus pasiones, su pasado y sobre lo curioso que resultaba aquel encuentro después de tan larga espera. Tomaron el colectivo en Pueyrredón y Scalabrini Ortiz, ese que después agarra por Juan B. Justo, ahora no recuerdo el número, pero no viene al caso. La cuestión es que la tarde de Buenos Aires tienen ese calor característico en el cual a medida que se adentra la noche el aire poco a poco invita a uno a tomarse una cerveza. Así fue que acordaron ir a casa de ella a destapar una cerveza en la terraza y poder continuar aquellos diálogos bajo la tranquilidad de un cálido cielo estrellado. Ella le confeso que esta era la primera vez que llevaba a una cita a su casa, que se sentía de alguna manera bastante rara porque no era su manera de proceder en las primeras citas, que según confesaba eran pocas por el hecho de que dedicaba su valioso tiempo de vida a las actividades militantes y a la organización del partido. Pero con aquel joven haría una excepción. El por su parte tampoco acostumbraba a hacer presencia de forma tan abrupta en casa de una chica, más bien se regía por el sistemático plan de esperar a conocerse un par de meses y luego si abrirse a la posibilidad de conocer los espacios privados, eso aplicado en ambos sentidos. Pero con ella estaba haciendo una excepción de la cual era consciente, y se sentía cómodo, con lo cual opto por no limitarse a las normas que generalmente aplicaba a su vida. Era muy estructurado, pero aquellos ojos lograron que cediera al momento. El colectivo llego a un barrio de casas bajas, algo poco usual por aquella ciudad caótica. El viaje había pasado bastante rápido, eso se debía al hecho de que casi ni presto atención al paisaje. Entre charla y charla el tiempo se paso volando. En aquel momento recordó aquel asunto que Einstein nombraba acerca de la relatividad y su curiosa manera de explicarla. Algo así como que, si estas una hora sentado junto a una chica en un banco sentirás que tan solo paso un minuto, pero si estas un minuto sentado sobre una estufa sentirás que paso una hora. Algo así sucedió en aquel momento.