Archivo de la categoría: Ficciones

Fragmento del libro ¿Que harías por amor?

…Era el cumpleaños del abuelo de las hermanas y él era el invitado que desentonaba en aquella ceremonia. Quizás el hecho de ser amigo del nieto y de encontrarse sin familiares en aquel país lejano haya logrado cierta compasión por parte de aquella familia y ese haya sido el motivo por el cual formaba parte de aquella fiesta familiar. Una noche cálida de verano que lo encontraba haciendo el asado junto a su amigo, hacer es una manera dulce de decir que simplemente estaba allí con su amigo hablando de diversos temas como lo hacían siempre. Porque la realidad es que en aquella amistad tenían lugar las mejores conversaciones, desde los asuntos políticos actuales, libros que se habían leído o se encontraban leyendo, películas, deportes, música, cualquier tema era buen tema dentro de aquella amistad y se desarrollaba con la más natural comodidad y fluidez. Contrariamente a lo que indica el famoso dicho, a buen entendedor pocas palabras, en aquella amistad había entendimiento y había palabras. El asunto es que lejos de sentirse como sapo de otro pozo el invitado disfrutaba de aquella compañía, se sentía como en casa. Para él, que se encontraba distante de su núcleo familiar sanguíneo aquello significaba un ambiente familiar ameno del cual poder aprender usos y costumbres y porque no socializar. Aunque como aventurero que fue y que sigue siendo, siempre creyó que el hombre no debía estar determinado a una existencia sumamente sedentaria, sino que tenía que hacer y deshacer a su gusto, desplazarse por el mundo con la misma naturalidad con la que uno va a hacer los mandados o al médico. Por aquel motivo, en el cual depositaba toda su convicción, había emigrado a su temprana edad de Europa buscando culturas más cálidas. Mal no le iba. Se encontraba de celebración en celebración, siempre rodeado de buenas amistades, de gente alegre, sociable, feliz, exactamente como él. En aquel momento junto a su amigo ayudándole en las pequeñas labores en las cuales podía tomar parte, como lo eran poner un leño al fuego, acomodar la parrilla o simplemente preparar el siguiente trago para que él y su amigo entre charla y charla al calor del fuego no se deshidrataran. Era el primer cumpleaños del abuelo postizo que presenciaba y sentía curiosidad por conocer a los restantes familiares que, a decir verdad, salían uno a uno hacia el patio trasero donde se encontraba la parrilla y la pileta. Poco a poco fue saludando a los familiares que iban llegando y en breves presentaciones y entre diálogos típicos que son generados para romper el hielo, fue conociendo a los integrantes de la familia. Aquella vez algo distinto ocurrió. Tras terminar de cocinar el asado y disponerlo en bandejas para servirlo a la familia debía tomar lugar en la mesa que estaba dispuesta en forma de herradura. El invitado entro junto a su amigo y comprobó una curiosa situación que le provoco un leve ataque de pánico. Observo que cada familiar había tomado su lugar en aquella mesa, y que solo restaban dos lugares para ocupar, el de él y el de su amigo. Miro a su amigo y este le dijo, con total naturalidad, que se sentara dónde quisiera. Todos esperarían que en una reunión familiar donde el invitado no conoce a toda la familia, este en todo momento apadrinado por el compañero, en este caso algo curioso había pasado. Los dos lugares disponibles para sentarse se encontraban delante de ambas jóvenes. Creo que no les introduje en esta historia aquellas dos hermanas. Me tomare el tiempo necesario para aclarar un par de asuntos pendientes. Este invitado no resulto simplemente eso, sino que como suele suceder en tantas y tantas historias de amigos y hermanas, este invitado se había enamorado de una de ellas, la menor. Por vergüenza o por miedo al que dirán de su mejor amigo, evito tomar cartas en el asunto, hasta que un día no aguanto mas y la invito a salir a través de Internet. Obviamente la respuesta fue negativa, quedando nuestro personaje herido ante tal situación, por ver como aquel amor se evaporaba en puras fantasías. Nuestro personaje comprendió prontamente que se trataba de un amor platónico decidió no insistir en el asunto. Pronto comprendió que, a pesar de todo, aquella joven bella no formaba parte de los planes iniciales y se aseguró de que su conciencia no pensara más en ella y se centraría tan solo en aquella amistad tan enriquecedora y gratificante. El tiempo fue pasando y aquel joven tuvo sus noviazgos con lo cual aquella historia con la hermana de su mejor amigo quedo tan solo en un gracioso recuerdo objeto eso sí, de constantes cargadas por parte de amigos y conocidos. Cierto día, como es lógico que ocurra en casa de los amigos, poco a poco fue conociendo a la otra hermana, la mayor. Está claro que con visitas esporádicas y con la timidez que representan aquellos encuentros, no podía conocer en profundidad a la otra hermana, pero si sus gustos y costumbres. Fue así que el joven poco a poco se fue interesando en los gustos particulares de la otra joven y bella muchacha. Claro que esta vez no tropezaría de nuevo con la misma piedra y evitaría caer en invitaciones que son factibles de rechazar, como lo son las invitaciones a través de Internet. A pesar de ello aquel joven se animó a invitarla a salir logrando así un nuevo rechazo, parece ser que es verdad que el hombre es el único animal que tropieza dos veces con la misma piedra. Una vez más este joven osado era rechazado por la hermana de su mejor amigo. No una, sino dos veces. A pesar de toda la amistad perduraba, y en aquella noche en la que se encontraba frente a una encrucijada. Las sillas no estaban dispuestas de manera azarosa, sino que cada una de ellas se encontraba frente a una de las jóvenes, obligando así al invitado a que obtura por uno de los lugares. Cada lugar a ocupar se encontraba en un extremo de aquella mesa con forma de herradura. Como si la suerte lo pusiera a prueba. Pensó un instante y con la rapidez natural de un mago escapista logro resolver aquella situación más que complicada. Tomo la silla de uno de los lugares, y la coloco junto a la otra. Demostrando así que se encontraba allí por la amistad con su amigo, y dejando de lado aquellos pequeños deslices del pasado.

 

No publicar falta editar.

20161221_063059
El castillo de mi Doncella.

Ella y él.

 

Las conversaciones se sucedían unas a otras en un constante devenir. Comprendía que el reloj se detenía cada vez que se encontraban juntos, y por desgracia a pesar de que para los dos funcionaba de la misma manera, no lo hacía igual para la realidad. Aquella vez caminaron hacia el río a la par. Habían acordado encontrarse azarosamente en algún tramo del camino que une el río con su facultad. Así fue a las cinco de la tarde el comenzó a caminar en sentido opuesto al río y ella en dirección contraria. Se encontraron en medio del camino. Ella levanto la mirada y con una dulce sonrisa, se acercó a saludarlo. Su corazón latía eufórico y temía que el momento lo dejara sin palabras. Afortunadamente los miedos cesaron con el primer saludo, que, para una primera cita, fue lo bastante ameno y natural. Él no podía dejar de admirar aquella fina belleza, esos ojos expresivos que constantemente pedían más ojos, aquellas dos trenzas perfectamente formadas y la elegancia del andar. Ella por su parte tampoco podía dejar de creer que aquel joven alto y apuesto, al que había visto de manera azarosa por distintos lugares de la ciudad, se encontrara junto a ella en aquella tarde cálida de verano. Era sin duda un acontecimiento sin igual. Dos seres que se habían deseado durante meses se encontraban por fin cara a cara. Él le reprochó haberla buscado por cielo y tierra y que tras haberla encontrado – en aquella- su facultad, ella estuviera muy ocupada con sus tareas de organización política. Por su parte ella alego el hecho de que sus métodos investigativos para dar con el paradero de él fueron arduos, y que terminaron dando sus frutos. Confeso que jamás hubiera imaginado el nombre y que nadie de su entorno conocía a ese joven militante de la facultad de ciencias médicas que se había hecho presente en las épocas de elecciones estudiantiles. Con el correr de los días y los meses, pudo conseguir el nombre invitarlo a salir. Claro que todo ello no importaba porque ya se encontraban caminando hacia el río, ambos felices por tener esa oportunidad. El mundo pasaba junto a ellos, pero eso poco importaba. La conexión era tan intensa que ciertas veces había que cambiar inmediatamente de tema de conversación para no demostrar que poco importaba el tópico, en la medida que fuera entre ellos dos. Los aviones despegaban con una frecuencia relativamente constante como para lograr que ambos miraran al cielo asiduamente. Poco importaba, a decir verdad, porque para ellos el cielo era la tierra. Llegaron al río y las olas rompían contra la contención. El mar se encontraba calmo y las gaviotas sobrevolaban la costa planeando al son del viento. Comenzaron a hablar de su historia, de sus padres, sus familiares, las relaciones entre ellos, la facultad, la política universitaria, el arte, las ciencias, la sucesión de temas era constante y jamás se llegaba a un desenlace, como si aquella primera cita fuera algo más que tan solo eso, una primera cita. Como si ese fuera el primer día de una vida en compañía. Miraba sus expresiones y se preguntaba porque hasta el día de la fecha no había conocido a nadie con tantas y tantas maneras de expresarse. Estaba claro que aquella estudiante de artes dramáticas comprendía muy bien las distintas emociones y además tenía la capacidad de poder trasmitirlas. Era la belleza personificada, era el talento, la expresión humana hecha carne. Sabía que se encontraba levemente disminuido frente a tal poder. Él, que creía conocer los sentimientos del hombre, sus emociones más remotas y ocultas, comprendió que todo aquello que se presentaba ante él le resultaba desconocido. Observo sereno todo aquello esperando aprender en cada gesto, en cada mirada que ella le regalara. Ella por su parte comprendió que su mundo era una burbuja, el teatro y el ambiente universitario en el que se movía era un microambiente donde tan solo se relacionaba con gente de su mismo entorno. El representaba para ella la puerta abierta hacia el mundo, la posibilidad de ampliar sus conocimientos de otras realidades, de otros universos que tan solo había conocido en cuentos. Eran dos almas caminando al unísono, una simbiosis para ambos productiva. El no paraba de hablar y ella no dejaba de preguntar; eso cuando él tomaba la iniciativa. Por otro lado, cuando ella cuestionaba algo sobre su manera de expresarse el consultaba como podía mejorar y entonces ella con total normalidad le mostraba no una, sino varias maneras de expresar lo mismo. Era sin duda productivo para ambos, ella joven revolucionaria, abrió un universo de posibilidades imaginado en la mente estructurada de él, que a decir verdad, hasta ese momento de su vida no había visto tantas aristas distintas a una misma realidad. Llegaron a aquel lugar frente al rio, que como todo espacio público de la gran ciudad se ve enrejado por cuestiones de seguridad, o como les gustaba decir a ellos, para que los pobres indigentes no osaran hacer de los espacios públicos su hogar. Políticas de la gestión derechista de aquella ciudad. Saltaron la reja con cuidado de no ser observados por nadie. Llegaron frente al rio y prepararon el equipo de mate. Ella se sorprendió porque a pesar de no llevar mochila, él se las había arreglado para traer el mate, la bombilla, el celular y alguna que otra cosa tan solo en los bolsillos. El recalco que las bombachas camperas tienen esa gran ventaja frente a los Janes convencionales. Ese sería el inicio de la cita que duraría unas doce horas y donde los tópicos se sucedían uno tras otros mientras existía entre ellos la vergüenza del primer encuentro, la tensión previa al primer beso. De todas formas, poco importaba en aquel momento, porque ellos estaban ahí y simplemente eran, dejándose sorprender por lo que el destino les quisiera regalar.

Continuara…

Breve historia de un romance…

Él se encontraba más nervioso que de costumbre, pues este sería el segundo encuentro después de aquella primera cita. Habían acordado verse en la casa de la abuela de ella, que para esas horas ya se encontraría durmiendo plácidamente. Así fue que le dio las instrucciones de cómo llegar y qué hacer cuando estuviera frente a su puerta. Era sencillo, cuando llegara a la dirección acordada, abriría lentamente el pasador de la reja principal, con mucho cuidado porque el óxido acumulado por paso del tiempo generaría un leve chirrido que podría alarmar a los perros de los vecinos, luego abriría la puerta del garaje, caminaría con sigilo esquivando los objetos allí presentes y al llegar al final abriría la puerta trasera, que daba a la galería interna de la casa. Allí estaría ella esperándolo con un traje de lencería y una botella de vino. Así fue que con paciencia espero el autobús que lo llevaría hacia la localidad vecina. Unos treinta kilómetros separaban aquel amor, pero la distancia desaparece cuando la pasión se hace presente. Ella lo pensaba constantemente, tanto que olvidaba las llaves puestas, tropezaba en cada vereda, olvidaba modales y se encontraba constantemente como en un limbo existencial; para colmo había cogido una adicción a la comunicación, tanto que no podía dejar de escribirle, cosa que a él ciertas veces le molestaba. Se encontraba tan emocionada de haber encontrado tal espécimen de joven que había comentado a cada una de sus amigas lo que había ocurrido entre ellos en aquella primera cita. Pero esta noche era distinta para ella, sería el primer encuentro romántico. Se sentía algo nuevo para los dos, pues solo se conocían hace unos días y la mayoría del dialogo había sido a través de los mensajes. Sin duda era algo moderno. Ambos sabían, dada la previa excitación del dialogo, lo que les esperaba, pero no podrían imaginar lo que sucedería.

La luna llena alumbraba el cielo que se encontraba totalmente despejado. El ómnibus llego después de una larga espera. Subió y partió al encuentro. Llego y al bajar observo que el lugar estaba bastante despoblado. Camino según las indicaciones que ella le había proporcionado. Al llegar supo que era la casa por la reja oxidada que se encontraba en la entrada, a unos diez metros de la casa. Con cuidado movió el pasador cerciorándose de generar el menor ruido posible. Luego se acercó a la puerta del garaje y observo que se encontraba levemente abierta. Entro sigiloso. El garaje se encontraba en penumbra y de fondo se escuchaban los grillos que cantaban en el patio delantero. Camino con cuidado y unos metros delante observo otra puerta entreabierta y un hilo de luz roja que se filtraba por el espacio que se hallaba entre el marco y la puerta. Al llegar a la puerta se detuvo. Una mezcla de nervios y timidez invadió su cuerpo. Abrió la puerta y allí estaba ella. Radiante con su vestido de encaje, sentada en el suelo. La luz roja procedía de un velador con una mampara, que con forma cónica vertía sobre las paredes ese intenso color rojo. Él se acercó en silencio. La mirada lo decía todo. Ella vertió el vino en ambas copas y brindaron. Apoyaron las copas en el suelo e hicieron el amor, o el amor lo hizo a ellos.

Continuara…

 

Universidad de La Plata

La plata UALP.jpg

Soy un hombre de letras de eso no cabe duda, o al menos es lo que pareciera a simple vista. Tengo la facilidad de poder expresarme a través de palabras al igual que los pájaros se expresan con su canto. A veces me siento frente al papel y no sale nada, otras veces tengo tanto para decir que no se por dónde empezar. Ciertas veces la tecla de borrar la pulso con demasiado frecuencia, y otras tantas escribo sin detenerme. Esas últimas veces son las que realmente cuenta, porque el ser se expresa siendo original, sin arrepentirse de lo que inmediatamente sale de él. Hoy recuerdo aventuras como si fueran sueños, y sueños como si fuesen aventuras. Mi moto queda por allá en Mar del Plata, allí se rompió cuando regrese a buscar mis pertenencias a un hotel. Pertenencias que había abandonado y que no sé porque aquella vez me decidí regresar a buscarlas. La realidad es que siempre pensé que hay que andar libre de equipaje por esta vida, total al fin de cuentas, vinimos a este mundo sin ninguna pertenencia y nos iremos de la misma manera. Bueno tal vez nos iremos con muchos objetos materiales, pero nos enterraran con un par de flores como mucho. El resto será para los que vengan atrás –den las gracias a la propiedad privada-, y muy probablemente será generador de disputas entre los familiares. Hay casos y casos esa es la realidad. Pero no es momento de pensar en la muerte, aun me queda mucho camino por recorrer. Hoy pienso en su belleza, cosa exótica que tiene Argentina, pues tras tanto camino, he comprobado que las más bellas mujeres –según yo discurro- son las argentinas. Sin ofender al resto de las mujeres del mundo. Hoy hablo de cánones de belleza, que son diferentes en cada cultura y en cada región del mundo. En lo particular, o sea, en lo que se refiere a mi persona, me atraen físicamente las argentinas, de todas formas, yo soy partidario de que no hay que juzgar a un libro por su tapa. Tarea más que difícil en los tiempos que corren, pero somos así, nos enamoramos del físico y luego conocemos a la persona, y si no, el que esté libre de pecado que arroje la primera piedra. Su nombre es menester que calle, pero diré que es una futura arquitecta de La Plata, que se quedó con un pedazo de mi corazón, podría decir que alguna aurícula, y si tengo que ser más específico diría que la izquierda. Sin entrar en anatomía pura diría que atrofio mis coronarias, me conquisto con sus válvulas mitrales, me dejo circunflejo, algo diastólico. Cosas de la física, me gusta el interior de las mujeres también, a veces imagino su nervio vago inervando su precioso estómago, ese que deglutió unas preciosas hamburguesas, me enamoro con sus pronadores y  supinadores sirviendo en dosis mínimas pero abundantes ese manjar, que para delicia del paladar y gratificación de mis papilas gustativas, no tenían igual. Por ello les compartí mi arte, les toque la guitarra, un pequeño aporte de alguien que hace tiempo dejo de importarle el dinero. Además creo haberle dejado un poema o dos, pero eso en los tiempos que corren tampoco tiene mucha importancia. Un saludo a aquella preciosa mujer de la cual sigo profundamente encantado.

[Ficciones I]

viajantedelnort+instakeep_66824.jpg

Junto a la cama el vino y esas dos copas casi vacías que esperan ser bebidas. Te busco con la mirada semidormida y veo que no estas a mi lado, miro hacia mi derecha y la luz que escapa por debajo de la puerta del baño me deja ver que allí estas. Espero tu regreso entre sábanas blancas, y sirvo otro poco de vino. Otra noche de lluvia en la que nos amamos, quien lo iba a decir, dos desconocidos que hablan a través de sus cuerpos. Otra noche de hotel. Otra noche en la que peleamos contra la soledad, contra el hastió y contra las decepciones.