Archivo de la categoría: Educación

Máximo provecho

Mi madre me lego un idioma por sangre y por cultura. Su canto diario en el calor del hogar me permitieron asimilarlo. Hoy tras años de ausencia en este hermoso país comprobé que ese canto no se olvida, y aunque pierda el significado de algunas palabras, su fonética siempre me da a entender de que se trata. Esta en mi sacar el máximo provecho a ese conocimiento, a estas dos formas de pensar, estas dos culturas que llevo en la sangre y en la mente. La sociedad argentina y la española me otorgaron el resto. Parte de mi educación y de mis experiencias o primeros choques con la realidad. Hoy soy un poco más completo que ayer. El ser además de expresarse en imágenes, ideas, palabras, música, quiere poder hacerlo en otros idiomas.  He aquí mi objetivo y por el cual vago por estas tierras, el arte. El arte de aprender es lo único constante en mi vida.

Si puedo dar un humilde consejo personal, en la lectura esta la salvación.

Traductor público de rumano en progreso.

Un saludo a mis lectores.

Anuncios

Acerca de lo leve y lo líquido…

La interrupción, la incoherencia, la sorpresa
son las condiciones habituales de nuestra vida.
Se han convertido incluso en necesidades
reales para muchas personas, cuyas mentes
sólo se alimentan […] de cambios súbitos y de
estímulos permanentemente renovados […] Ya
no toleramos nada que dure. Ya no sabemos
cómo hacer para lograr que el aburrimiento dé
fruto.
Entonces, todo el tema se reduce a esta
pregunta: ¿la mente humana puede dominar lo
que la mente humana ha creado?

 

Paul Valéry

Biblioteca Central de Bucurest

El día comenzo de la mejor manera posible, con un despertar natural en un pais frío pero con una calefacción central que le pone el pecho al asunto. Tras hacer un poco de orden en al habitación y luego en la cocina me cambie y partí a la biblioteca. Creo que aun me cuesta cerrar la boca, la biblioteca central de Bucuresti es realmente fabulosa. El trato que recibí de los allí presentes fue mas que coordial, se nota que les gusta su trabajo. Yo por mi parte, que como visitador de bibliotecas, soy bastante analítico, descubrí ciertas cosas que me llamaron la atención. Para empezar la biblioteca tiene el lujo de un hotel cinco extrellas, solo que allí la gente no va a dormir, sino a leer. Sin duda algunas todos sabemos que leer hace bien, y un pais que considera indispensable tener una bilbioteca semejante, es un pais que se gano mi respeto. Para empezar a comentarles la biblioteca se maneja con un sistema de tarjetas magneticas para ingresar, bastante organizado y controlado. Mas hay también un guardaropa y un locker donde poder depositar las pertenencias. Esta dividida en pisos y cada piso tiene su sector aislado de los demás. Tras elegir el lugar donde me sentaría a leer y aprender un poco de rumano descubrí que no hay tantos libros como debería ser, al menos en apariencia. Quizás sea tan solo una primera impresión sin mucho análisis,  Por ello creo que sera necesario otro paseo por allí para seguir explorando y porque no decirlo, seguir aprendiendo mas sobre esta cultura que es la que llevo en la sangre y la que me heredo mi Madre.

¿Quién dijo que aprender un idioma no es divertido?

 

Sueña el rey que es rey, y vive
con este engaño mandando,
disponiendo y gobernando;
y este aplauso, que recibe
prestado, en el viento escribe,
y en cenizas le convierte
la muerte, ¡desdicha fuerte!
¿Que hay quien intente reinar,
viendo que ha de despertar
en el sueño de la muerte?

Sueña el rico en su riqueza,
que más cuidados le ofrece;
sueña el pobre que padece
su miseria y su pobreza;
sueña el que a medrar empieza,
sueña el que afana y pretende,
sueña el que agravia y ofende,
y en el mundo, en conclusión,
todos sueñan lo que son,
aunque ninguno lo entiende.

Yo sueño que estoy aquí
destas prisiones cargado,
y soñé que en otro estado
más lisonjero me vi.
¿Qué es la vida? Un frenesí.
¿Qué es la vida? Una ilusión,
una sombra, una ficción,
y el mayor bien es pequeño:
que toda la vida es sueño,
y los sueños, sueños son.

Si se mai poate asculta in spaniola…pentru toate lumea…

 

Seguire Informando…

Saudad.

 

10210671282992864

Saudade (del portugués saudade)​ es un vocablo de difícil definición incorporado al  español empleado en portugués y en gallego, que expresa un sentimiento afectivo primario, próximo a la melancoía, estimulado por la distancia temporal o espacial a algo amado y que implica el deseo de resolver esa distancia. A menudo conlleva el conocimiento reprimido de saber que aquello que se extraña quizás nunca volverá. El escritor portugués Manuel De Melo la definió en 1660 como «bem que se padece e mal de que se gosta» (bien que se padece y mal que se disfruta). Dada la dificultad de su traducción y su extensa y ambigua definición, el término fue incorporado en su forma original al habla española, y se utiliza también en otros idiomas.

Lope de Vega

viajantedelnort+instakeep_102d6.jpgA mis soledades voy,

de mis soledades vengo,
porque para andar conmigo
me bastan mis pensamientos.

No sé qué tiene el aldea
donde vivo y donde muero,
que con venir de mí mismo,
no puedo venir más lejos.

Ni estoy bien ni mal conmigo;
mas dice mi entendimiento
que un hombre que todo es alma
está cautivo en su cuerpo.

Entiendo lo que me basta,
y solamente no entiendo
cómo se sufre a sí mismo
un ignorante soberbio.

De cuantas cosas me cansan,
fácilmente me defiendo;
pero no puedo guardarme
de los peligros de un necio.

Él dirá que yo lo soy,
pero con falso argumento;
que humildad y necedad
no caben en un sujeto.

La diferencia conozco,
porque en él y en mí contemplo
su locura en su arrogancia,
mi humildad en mi desprecio.

O sabe naturaleza
más que supo en este tiempo,
o tantos que nacen sabios
es porque lo dicen ellos.

«Sólo sé que no sé nada»,
dijo un filósofo, haciendo
la cuenta con su humildad,
adonde lo más es menos.

No me precio de entendido,
de desdichado me precio;
que los que no son dichosos,
¿cómo pueden ser discretos?

No puede durar el mundo,
porque dicen, y lo creo,
que suena a vidrio quebrado
y que ha de romperse presto.

Señales son del juicio
ver que todos le perdemos,
unos por carta de más,
otros por carta de menos.

Dijeron que antiguamente
se fue la verdad al cielo;
tal la pusieron los hombres,
que desde entonces no ha vuelto.

En dos edades vivimos
los propios y los ajenos:
la de plata los estraños,
y la de cobre los nuestros.

¿A quién no dará cuidado,
si es español verdadero,
ver los hombres a lo antiguo
y el valor a lo moderno?

Todos andan bien vestidos,
y quéjanse de los precios,
de medio arriba romanos,
de medio abajo romeros.

Dijo Dios que comería
su pan el hombre primero
en el sudor de su cara
por quebrar su mandamiento;

y algunos, inobedientes
a la vergüenza y al miedo,
con las prendas de su honor
han trocado los efectos.

Virtud y filosofía
peregrinan como ciegos;
el uno se lleva al otro,
llorando van y pidiendo.

Dos polos tiene la tierra,
universal movimiento,
la mejor vida el favor,
la mejor sangre el dinero.

Oigo tañer las campanas,
y no me espanto, aunque puedo,
que en lugar de tantas cruces
haya tantos hombres muertos.

Mirando estoy los sepulcros,
cuyos mármoles eternos
están diciendo sin lengua
que no lo fueron sus dueños.

¡Oh, bien haya quien los hizo!
Porque solamente en ellos
de los poderosos grandes
se vengaron los pequeños.

Fea pintan a la envidia;
yo confieso que la tengo
de unos hombres que no saben
quién vive pared en medio.

Sin libros y sin papeles,
sin tratos, cuentas ni cuentos,
cuando quieren escribir,
piden prestado el tintero.

Sin ser pobres ni ser ricos,
tienen chimenea y huerto;
no los despiertan cuidados,
ni pretensiones ni pleitos;

ni murmuraron del grande,
ni ofendieron al pequeño;
nunca, como yo, firmaron
parabién, ni Pascuas dieron.

Con esta envidia que digo,
y lo que paso en silencio,
a mis soledades voy,
de mis soledades vengo.