Navega – Jorge Fandermole

 

Almafuerte

Discurren los que me ven
mirarte con tanto afán
que mis labios no podrán
expresar mis ansias bien.
Yo no siento que se den
semejante explicación,
pues de tu equivocación
a mansalva considero
descubrir el paradero
de mi pobre corazón.

¡No sé si me lo ha robado
pero sé que lo he perdido,
y que ha de estar escondido
en algún sitio sagrado;
pues, si mi pecho ha dejado,
digo que no pudo ser
tanto sólo por el placer
de olvidarme y libertarse,
sino para refugiarse
en un pecho de mujer!

Él no tuvo otra pasión
que la pasión de lo bueno,
porque nació sin veneno
mi profundo corazón;
y si dejó la mansión
de mis entrañas, arguyo
que ha sido el ánimo suyo
ampararse en un altar,
y juro que no ha de estar
en más pecho que en el tuyo.

Yo no lo quiero sacar
de un asilo semejante
porque sé que en el instante
cesará de palpitar,
allí lo debo dejar
para que esté satisfecho
y puesto que tú te has hecho
la santa de su elección,
que siga en adoración.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s