La primavera

Anuncios

A la noche la hizo Dios…

 

El lugar Alpacorral, Cordoba, Argentina. Mas exactamente Union de los Rios, un pueblo ubicado en las alturas de las cierras. Yo en medio de tanta inmensidad junto a mi guitarra, mi moto, mi fogón, y mi hermoso mate compañero. Como no recordar tan hermoso poema de Atahualpa Yupanki en aquella situación. Junto a mi hermosa soledad. Este poema siempre fue un fiel compañero de mi amada conciencia.

Este es un agradecimiento a todos aquellos habitantes de aquellas localidades Cordobesas por su amable hospitalidad.

Al Che…

Lo han cubierto de afiches /de pancartas

de voces en los muros

de agravios retroactivos

de honores a destiempo

lo han transformado en pieza de consumo

en memoria trivial

en ayer sin retorno

en rabia embalsamada

han decidido usarlo como epilogo

como última thule de la inocencia vana

como anejo arquetipo de santo o satanás

y quizás han resuelto que la única forma

de desprenderse de él

o dejarlo al garete

es vaciarlo de lumbre

convertirlo en un héroe

de mármol o de yeso

y por lo tanto inmóvil

o mejor como mito

o silueta o fantasma

del pasado pisado

sin embargo los ojos incerrables del che

miran como si no pudieran no mirar

asombrados tal vez de que el mando no entienda

que treinta años después sigue bregando

dulce y tenaz por la dicha del hombre

20160430_135541
Dedicado a mis compañeros de la Juventud Guevarista.

Yo descubrí que las estrellas no son culpables…

 

A esta noche de grillos le haré mal
con mi luz de minero, con mi andar.

Yo descubrí que las estrellas
no son culpables, no son ellas
las que inventaron los segundos
y los minutos de este mundo.
Yo comprendí que no son ellas,
no son culpables las estrellas,
no.

A esta noche de grillos le he de dar
mi violento relámpago al cantar.

Yo descubrí que los planetas
no son culpables de las restas,
que la matanza de mi tiempo
no es culpa de esos elementos,
yo comprendí que no son tretas
que sean obras de planetas,
no.

A esta noche tan hembra la he de amar
con mi sexo satélite girar.

Yo descubrí que la menguante
luna de miel duele bastante
y que entre dos todo es posible,
de lo más bello a lo terrible,
lo comprendí entre la amargura
del lado impuro de la luna,
sí.

A esta noche de esclavos liberar
con un pueblo de estrellas titilar.

Yo descubrí que el combatiente
es más honrado y más valiente
cuando no olvida la ternura
bajo la piel de su armadura,
lo comprendí ante la hermosura
del lado claro de la luna,
.

Esta noche sin horas partirá
porque el tiempo no existe en mi cantar
y la muerte no sabe mi reloj,
su guadaña no puede con mi amor.

Yo descubrí que las estrellas
no son culpables, no son ellas
las que inventaron los segundos
y los minutos de este mundo.

Yo descubrí que no son ellas,
no son culpables las estrellas,
no.

 

Solía viajar sin horarios y sin destinos con mi Honda CG 150. Tal es así que recuerdo esta canción porque quedo marcada en mi memoria un gran día de mi vida. Me encontraba viajando hacia la ciudad de Mar del Plata con la moto, la guitarra, la carpa, mi bolso de ropa y algunos libros. Pleno invierno, con un frió que carcomía los huesos (tanto así que tenia puesto tres pantalones, dos remeras, un buzo, una campera de corderoy, y la campera de Aeropuertos Argentina 2000, bastante impermeable aunque aquella vez no resistió), allí me encontraba yo viajando a las ocho de la noche cuando comenzó la tormenta. El viaje había comenzado a las dos de la tarde y tras seis horas seguía subido a mi motocicleta. La autopista que conduce a la costa argentina (La 2) se encontraba desolada. El agua caía con furia y allí me encontraba yo en medio de aquel aguacero viajando escuchando en mis auriculares el disco (A dos voces de Daniel Viglietti y Mario Benedetti). En el cielo oscuro se dejaba ver cada dos por tres uno que otro relámpago que iluminaba la carretera.

25013261_549764962026354_5221322085967593472_n

La foto antes publicada fue tomada en la misma ruta pero antes de que oscurezca. En un momento de la tarde el agua que caía era tal que se hacia imposible ver el camino. Con precaución y busque refugio hasta que el cielo calmara tanta furia contenida. Para mi desgracia el viaje estuvo empapado, creo que hice unos trecientos kilómetros empapado de la cabeza hasta los pies. Pero en la vida a veces hay que sufrir para después poder ver el sol. Así fue que continué a pesar del frió, del agua, poniendo el pecho a las adversidades. Porque al final, siempre sale el sol.

25009089_1758992897500988_2338293089157775360_n
Mar del Plata – Argentina

Este fue el disco que escuche durante todo el viaje…

(https://www.youtube.com/watch?v=gCHCbtPDbno)

 

Ser escritor de tu propia vida es vivir las aventuras que a uno lo hagan feliz.

Un saludo a mis lectores.

Abriendo venas del monte…

 

Abriendo venas del monte
Va el hombre en su maquinaria
Arrastrando flor y fruto
Sobre un regazo de savia

Por sembrar nuestra avaricia
Se nos marcha el mañana
Hacia el rumbo de un desierto
Sin eco de ave y guitarra

Gira el hombre en su arrogancia
Sin amar la madre tierra
Aprende del indio sabio
Que vivía en paz con ella

Los que al monte van volteando
Con el hacha del dinero
No podrán comprar su sombra
Cuando el sol queme sus sueños

Es sangre marrón la astilla
Que vuela fugaz del árbol
Carne madura del tiempo
Llorando sueños quebrados

No hagamos de una cultura
Solo penas de un destierro
Porque el monte lleva auroras
Cobijando al lugareño

Florece junto a sus miedos
Un cielo verde en las frondas
Los hijos que dan sus ramas
Aguardan la nueva aurora

Los que al monte van volteando
Con el hacha del dinero
No podrán comprar su sombra
Cuando el sol queme sus sueños.

No te des por vencido, ni aun vencido

¡Piu Avanti!

No te des por vencido, ni aun vencido,
no te sientas esclavo, ni aun esclavo;
trémulo de pavor, piénsate bravo,
y arremete feroz, ya mal herido.

Ten el tesón del clavo enmohecido
que ya viejo y ruin, vuelve a ser clavo;
no la cobarde intrepidez del pavo
que amaina su plumaje al menor ruido.

Procede como Dios que nunca llora;
o como Lucifer, que nunca reza;
o como el robledal, cuya grandeza
necesita del agua y no la implora…

Que muerda y vocifere vengadora,
ya rodando en el polvo, tu cabeza!

 

Alma condenada

Hoy la música sabe a nada
y como Segismundo vivo.
Imaginando tu mirada
salvadora de mis traiciones,
curadora de mis males,
aliviadora de mis penas
y sanadora de este tormento,
que es pensarte y no verte,
ansiarte y no tenerte,
anhelarte y no olvidarte,
imaginarte y no encontrarte,
en definitiva, ser uno incompleto.
La mitad de la nada.
Cruel estacada entre pecho y mirada,
entre corazón y pasión,
entre ilusión y vergüenza,
entre lo platónico y lo onírico.
Hoy mi sueño se eleva en plegarias
esperando llegar a tu odio compasivo;
que cruze el abismo que nos separa
y que con un beso
quite de mi pecho la daga clavada,
salvando así,
a este alma condenada.

No hay cosa más sin apuro  que un pueblo haciendo la historia

Allá en mi pago hay un pueblo
Que se llama no-me-olvides;
Quien lo conozca que cuide
Su recuerdo como gema,
Porque hay olvidos que queman
Y hay memorias que engrandecen,
Cosas que no lo parecen,
Como el témpano flotante,
Por debajo son gigantes
Sumergidos,que estremecen.
Mi pueblo es un mar sereno
Bajo un cielo de tormenta:
Laten en su vida lenta
Los estrépidos del trueno.
Pudo engendrar en su seno
Las montoneras de otrora
Y cuando llegue la hora,
Mañana, también podrá
Clavar a su voluntad
Mil estrellas en la aurora.
No hay cosa más sin apuro
Que un pueblo haciendo la historia.
No lo seduce la gloria
Ni se imagina el futuro.
Marcha con paso seguro,
Calculando cada paso
Y lo que parece atraso
Suele transformarse pronto
En cosas que para el tonto
Son causa de su fracaso.
Mi pueblo no es argentino,
Ni paraguayo,ni austral;
Se llama “pueblo oriental”
Por razón de su destino.
Pero recorre el camino
De sus hermanos amados,
El de tantos humillados,
El de américa morena,
La sangre de cuyas venas
También late en su costado.
Mi pueblo no estuvo ausente
Ni mucho menos de espaldas
A la trágica y amarga
Historia del continente.
Fuimos un balcón al frente
De un inquilinato en ruinas
-el de américa latina
Frustrada en malos amores-,
Cultivando algunas flores
Entre brasil y argentina.
Pero mucho no duraron

Las flores en el balcón,
El rosquero y su ambición,
Imprudente,las cortaron.
Y fueron las mismas manos
Que arruinaron el vergel,
Las que acabaron con él,
Las que hoy muestran,codiciosas,
En vez de ramos de rosas
Unas flores de papel.
No falta el bobalicón
Nostálgico del jardín,
Pero entre todos el ruin
Es el que trajo al ladrón;
Ese no tiene perdón:
Si protegen sus ganancias,
La decencia y la ignorancia
Del pueblo,son sus amores;
No encuentra causas mejores
Para comprarse otra estancia.
Ese sí,no es oriental,
Ni gringo,ni brasilero;
Su pasión es el dinero
Porque es multinacional.
Mentiroso universal
Desde que vino hernandarias,
Piensa en sus cuentas bancarias
Ponderando a los poetas
Que hacen con torpes recetas
Canciones estrafalarias.
Así pues,no habrá camino
Que no recorramos juntos.
Tratamos el mismo asunto
Orientales y argentinos,
Ecuatorianos,fueguinos,
Venezolanos,cuzqueños;
Blancos,negros y trigueños
Forjados en el trabajo,
Nacimos de un mismo gajo
Del árbol de nuestros sueños.
Y ahora reciban,señores,
Un saludo fraternal;
Dice mi pueblo oriental:
Ya vendrán tiempos mejores.
Cifra de nuestros amores
Poncho patria en el espanto
De mi pueblo y sus quebrantos
No les puedo conversar,
Solo les quise entregar
Su corazón con mi canto.

Se vos…

Vamos che, porque dejar
que tus sueños se desperdicien.
Si no sos vos, triste será
si no sos vos será muy triste.

Porqué falsear, si ser uno es ganar.
Porqué engañarse y mentirse.
Sé vos, nomás, que al mundo salvarás,
aunque muchos lo hagan dificil.

Sigamosnos, como hasta acá,
prometiendomé que lo entendiste.
Digamos fue!!..si algo anda mal
Cumple sus sueños quien resiste.

Yo sé. Dirás..
Muy duro es aguantar.
Mas quien aguanta,
es el que existe.

Si aquel, se va
No llores, ni mires atrás.
Aunque muchos te lo hagan triste.
Si aquel, se va
No llores, ni mires atrás.
La vida busca instruirte.

Asi es la libertad de Enrique Uzal y Domingo Platerotti

Con mi razón o sin ella, apartando al que se oponga
he de seguir meta y ponga, sin ladearme de la huella.
Porque no me hace ni mella perderme en la soledad
hundirme en la inmensidad a paso lerdo, tranquilo…
Porque aún no se ha hecho el filo que corte mi libertad.

Cabalmente pienso y hago, sin darle cuenta a ninguno
mi libertad no es vacuno que se vende al mejor pago.
Ofrezca que no es amago y tomelo como quiera
mi libertad no es tranquera abierta al primer mandón.
Pa’ un libre no hay mas patrón que la madre y la bandera.

Pa’ mi no existe caudillo que doblegue mi conciencia
como señal de obediencia solo ante Dios me arrodillo.
Hombre que saca el cuchillo y ante el peligro lo arrolla
y a la libertad la apoya con su fé y en su derecho,
es que a mamau en un pecho de mujer sangre criolla.

Sangre cuyos cuajarones son medallas conquistadas
en mil gloriosas patriadas y en muchas revoluciones.
No se arrean a empujones mi ideal ni el sentimiento
sobra la hilacha de un tiento pa’ un desmadrau, para un guacho.
Aprende a ser libre el macho oyendo rugir al viento.

La libertad hay que llevarla, con honor, con honradez
es decir… con la altivez que uno supo conquistarla.
Al que no sepa cuidarla se la quitarán mañana
la libertad es soberana cuando un varón es de ley.
La libertad no es un buey que responde a una picana.

Ni es tampoco revencazo asestau a las costillas
ni bisagra en las rodillas ni doblez en el espinazo.
La libertad es trompetazo de victoria en la pelea
es banderín que flamea al tope de una tacuara.
Es un potro que dispára o un aguila que aletea.

Es también fecundo tajo en las criollas cementeras
gorro frigio en las manseras simbolizando al trabajo.
Es el puño de un badajo cacheteando a una campana
que va pregonando, ufana, que en esta tierra argentina,
la libertad no es propina, solo peleando se gana.

Es así la libertad, que es pregón en nuestro himno
escudo, estandarte, signo, de nuestra argentinidad.
Santa palabra, verdad, por los libres venerada
fogón cuya llamarada ningún despota apagó.
Herencia que nos legó, nuestro Santo de la Espada.

Contenido de la radio.

El diablo fue al mar a escribir la historia del mundo pero no había agua; dios la había bebido.

cual comodoro buscando agua encontró petróleo pero se murió de sed.

Yo no se quien va mas lejos la montaña o el cangrejo
pobrecito mi patrón piensa que el pobre soy yo…

Quien sabe si el apolyarse es mejor que el deslizarse
pobrecito mi patrón piensa que el pobre soy yo…

Mas que el oro es la pobreza lo mas caro en la existencia pobrecito mi patrón piensa que el pobre soy yo…

Dominar es su manera y así nadie se libera
pobrecito mi patron piensa que el pobre soy yo…

Lo importante no es el precio si no el valor de las cosas
pobrecito mi patron piensa que el pobre soy yo…

Que me importa ganar diez si se contar hasta seis

pobrecito mi patron piensa que el pobre soy yo
pobrecito mi patrón piensa que el pobre soy yo…

Cumple sus sueños quien resiste.

 

¡Piu Avanti!

No te des por vencido, ni aun vencido,
no te sientas esclavo, ni aun esclavo;
trémulo de pavor, piénsate bravo,
y arremete feroz, ya mal herido.

Ten el tesón del clavo enmohecido
que ya viejo y ruin, vuelve a ser clavo;
no la cobarde intrepidez del pavo
que amaina su plumaje al menor ruido.

Procede como Dios que nunca llora;
o como Lucifer, que nunca reza;
o como el robledal, cuya grandeza
necesita del agua y no la implora…

Que muerda y vocifere vengadora,
ya rodando en el polvo, tu cabeza!

En la cosa simple de entenderse hay tantas cosas que no entiendo…

Y si no fuera , persiguiendo todo
me calmaría y te diría cómo
hacer de esta normalidad
una terraza donde estar
y desde allí abrir los ojos al mundo
prepararía de manera especial
un recorrido por Santiago o por Rumié
en la cosa simple de entenderse
hay tantas cosas que no entiendo.
Y si no vienes , vienes a buscar
lo que no tiene prisa se demora en alcanzarte
y aqui estoy , así , esperando como quisiera

 

 

Es una cumbia de Chico Trujillo una banda de música chilena, recomiendo buscar en Youtube.

Barro tal vez…

Si no canto lo que siento
Me voy a morir por dentro
He de gritarle a los vientos hasta reventar
Aunque solo quede tiempo en mi lugar

Si quiero me toco el alma
Pues mi carne ya no es nada
He de fusionar mi resto con el despertar
Aunque se pudra mi boca por callar

Ya lo estoy queriendo
Ya me estoy volviendo canción
Barro tal vez
Y es que esta es mi corteza
Donde el hacha golpeará
Donde el río secará para callar

Ya me apuran los momentos
Ya mi sien es un lamento
Mi cerebro escupe ya el final del historial
Del comienzo que tal vez reemprenderá

Si quiero me toco el alma
Pues mi carne ya no es nada
He de fusionar mi resto con el despertar
Aunque se pudra mi boca por callar

Ya lo estoy queriendo
Ya me estoy volviendo canción
Barro tal vez

Y es que esta es mi corteza
Donde el hacha golpeará
Donde el río secará para callar

Por acá pase hace 26 años y el sol alumbraba igual…

AL CORAZÓN

¿Qué corazón es el mío?
¡Oh Dios que riges los mundos!
con la ley de tu albedrío,
cuyos designios profundos
¡no me es dado penetrar!
¿Qué misterio, arcano, abismo
es éste que ni yo mismo
me atrevo; ¡oh Dios! a sondar?

¿Cuándo su volcán se apaga?
¿Cuándo su hondura se llena?
¿Cuándo la tormenta aciaga
de sus pasiones serena
podré ver y no sufrir?
¿Cómo es que nada le sacia,
si ha perdido la eficacia
para gozar y sentir?

¿Cómo al cúmulo de males
que con porfía violenta
como furias infernales
le acosan, no se revienta
ni exhala un solo clamor?
¿Cómo no vierte siquiera
una lágrima ligera
para amortiguar su ardor?

¿Cómo cabe entre mi pecho,
cuando su vuelo atrevido
halla el universo estrecho,
desprecia lo conseguido,
y sin cesar pide más?
¿Cómo sufre, calla, anhela
se roe a sí mismo, y vela
sin fatigarse jamás?

Vuelvo la vista azorado
como náufrago en el puerto
al borrascoso pasado,
y encuentro todo desierto,
todo triste y funeral;
miro atónito delante,
y ni la luz vacilante
veo de astro divinal.

¿Qué quiere pues, ¡oh Dios mío!
mi corazón insaciable,
en su loco desvarío;
si en la sirte miserable
todo su caudal perdió?
¿Qué quiere si ya la tierra
nada en su extensión encierra
semejante a lo que vio?

¿Acaso en región luciente
guardas ¡oh Dios poderoso!
algo que el alma presiente,
algún tesoro precioso
que deba en vano desear;
y que la mía ambiciona,
como la excelsa corona
de su incansable afanar?

Parece que el hombre errante,
como triste peregrino,
marcha con pie vacilante,
sin saber por qué camino,
en pos de alguna visión;
de paso echa una mirada,
sin arraigar aquí a nada
su voluble corazón.

Pero ¡infeliz! marcha en vano,
tropieza, cae, se fatiga,
maldice su error insano,
y a veces su sed mitiga
con lágrimas de dolor;
hasta que una mano yerta
viene, lo toca, y despierta
despechado del sopor.

Mas yo continuo luchando
con un genio incontrastable,
con mi corazón, sudando,
al destino irrevocable
obedezco a mi pesar;
y no puedo en mi ansia fiera
ni una lágrima siquiera
para alivio derramar.

¿Qué es esto? ¡Oh Dios! ¿Por qué ha sido
para mí tu ley más dura?
¿Por qué hacerme habéis querido
blanco de la desventura
formándome un corazón
tan indómito y sediento,
que batallando violento
siempre está con mi razón?

Pero nada me respondes
Dios clemente y soberano:
¿por qué tu auxilio me escondes
y me dejas en oceano
de dudas siempre fluctuar?
¿Por qué un rayo de luz pura
no me abre senda segura
para poder descansar?

No te pido ¡oh Dios! riqueza,
felicidad, poderío
gloria, deleites, grandeza;-
manjares que dan hastío,
y nunca pueden saciar:
sólo quiero olvido eterno,
y algo que pueda el infierno
de mis pasiones calmar.

(Junio, 1835)

Autor: Esteban Echeverría.

Feliz cumpleaños a mi.

IMG-20160513-WA0000

Si Si Si son tan solo palabras, pero que tal si jugamos a un juego donde yo hablo y ustedes escuchan, o leen para el caso es lo mismo. A mis veinte años tome un avión solo y me fui a vivir a un país lejos de mi familia. Porque a decir verdad uno solo puede saber lo que es cuando se encuentras lejos de aquellos que influyen su voluntad. Y asi fue que en aquel tiempo fue cuando realmente comprobé que es lo que me apasionaba. Para ello inverti cinco preciosos años de mi vida, pero de los cuales no me arrepiento de nada, de hecho, no se si vuelvo a partir en breve. Tengo veinticinco años y sé que quiero en mi vida, y lo se porque para ello largue todo a la mierda y hice lo que me dio en gana. Se que me gusta viajar, me gusta conocer gente nueva, leer mucho, tocar la hermosa guitarra, cantar en fogones junto a amigos o desconocidos, me gustan las manifestaciones políticas, me gustan las facultades, lamentablemente no fui muy constante en mis estudios, pero siempre me mantuve leyendo algo. Me gusta jugar a la paleta, andar en moto fumar una buena pipa o poruqe no decirlo un buen cigarrillo de marihuana. Descubri todo ello porque poseía lo mas preciado que tiene el hombre y no es el dinero sino su libertad. Como dice una banda amiga vivir bajo un pulgar no te deja ir tras algo profundo. Aprendan de los errores, equivóquense, anímense a los graneds retos, háblenle a esa chica o chico que les gusta, manden a la mierda al vecino que no soportan o al falso amigo, digan adiós a las obligaciones y ola a los nuevos objetivos en su vida, porque al fin y al cabo esta vida es un camino de ida y no hay tiempo para lamentaciones. Publiquese el dia de mi cumpleaños. Saludos a mis lectores.

La Doncella de todas mis historias…

Doncella.jpg

Salvación
Se fuga la isla.
Y la muchacha vuelve a escalar el viento
y a descubrir la muerte del pájaro profeta.
Ahora
es el fuego sometido.
Ahora
es la carne
..la hoja
..la piedra
perdidas en la fuente del tormento
como el navegante en el horror de la civilización
que purifica la caída de la noche.
Ahora
la muchacha halla la máscara del infinito
y rompe el muro de la poesía.

Alejandra Pizarnik

Capital de Rumania

IMG_20171220_115654.jpg

 

El profesor de Rumano de la Facultad de Buenos Aires de Argentina me dijo un día que a Bucuresti le pusieron así porque en las orillas de sus ríos había gente alegre cantando y tocando el acordeón y otros instrumentos…

 

Yo fui a buscarlos y solo me encontré gente fría, dominada por el consumismo, por las modas, por la rutina impuesta por las grandes multinacionales. Pero no me encontré con los músicos alegres. Quizás haya estado un poco desafinado pero esa fue mi impresión.

A mi Doncella…

¿Donde estas Doncella? ¿Cuanto mas me harás esperarte? Ya estoy rozando la locura con tanta poesía vacía. Te busco en cada palabra, en cada verso, en el sonido de cada letra. Miro hacia el cielo y en las siluetas veo pasar tu rostro, pero el sonido, el eco de tu voz sigue sin hacerse presente. Cada vez me deshago un poco mas, me desintegro en mi impaciencia y no apareces. En algún lugar debes estar, detrás de alguna pantalla, pensando cuando sera el momento en que des ese paso mágico que nos una, para que mi puerta sufra el golpe salvador del corazón, sin testigos y con mucho por contar, aparece y termina ya con este tormento. Liberarme de este cajón donde olvidado me encuentro y donde todo es gris, donde vivo siendo un esqueleto vivo donde existo siendo un animado muerto, y donde acobardado me encuentro como un pájaro sin luz.

Preso.

Lloro por dentro. Por fuera soy una estatua. Estoy preso. En un lugar que no quiero estar. Como el malvado que tiene de rehén a una joven niña para satisfacerse. Así estoy yo. Preso del deseo de posesión de un apersona. Me alimenta y me da calor. Yo apaciguo el ansia de posesión que tiene. No comprende la importancia de la libertad. Es un ser débil. ¿Y yo soy su esclavo? Quisiera romper las cadenas que me tienen atado a esta cárcel, pero soy débil. Afuera hace frío. Y ahora como seguir. ¿Cómo retomar aquel sueño abandonado?. ¿Cómo volver a empezar? Demasiadas preguntas para un alma fatigada ya no soy el que ayer he sido. Preso de mi poesía y sin energías para volver a empezar. Preso de esta mentira que se llama rutina.