Noche de nostalgias [2]

La foto la tomo un amigo que viajaba en ese momento en la autopista con su camión. El destino quiso que nos encontráramos en la ruta. Afortunadamente y para alegría de todos mis conocidos puedo presumir que jamas tuve ningún percance grave con la moto. Es decir, compre mi primer vehículo, salí de la agencia sin saber manejarlo (con registro, eso si) y desde entonces hasta que la suerte nos separo pasaron unos 16500 km en unos ocho meses, pero ni un solo accidente. Se podría decir que le saque bastante jugo a la rojita. Mis únicas tres caídas, porque voy a admitir que si las hubo, fueron dignas de contar. En las tres me encontraba estacionado sobre el césped. Observando unas preciosas puestas de sol que me regalaba aquellas latitudes. La patita (así se le llama al soporte) se termino enterrando en el barro por el peso de soportarme sentado sobre la moto y fuimos a parar al piso, no una sino tres veces. Nada grave, digno de risa, aun recuerdo algún bocinazo la primera vez que me caí cerca de una carretera que pasaba por allí. Gratos recuerdos que en noches de nostalgia vienen a mi memoria.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s