Reflexiones de estación.

Amo el verano más que nadie en el mundo y tengo un justificante. A mis quince años abandonamos con mi familia argentina para ir a vivir a Rumanía. De finales de primavera en el hemisferio sur a finales de otoño en el hemisferio norte. A mis veinte viviendo en España emigre a Argentina. De nuevo de primavera del norte del ecuador a otoño en sur del mismo. Y por última vez hace unos dos meses regrese de Argentina, primero al frío de Rumanía y ahora a el clima gélido del norte de España. Resumiendo, tengo tres inviernos más que el resto de mis conocidos (o tres veranos menos, como quieran llamarle). Pese a todo sigo teniendo un temperamento fogoso. Fin de la reflexión. Puedes seguir navegando por otros lares.

 

10210145107558807

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s