Te

Abrí como de costumbre el microondas. Tome la taza marrón, con esa asa con forma de se-mi corazón, agregue el saquito y el agua. Abrí al puerta del microondas y la metí ahí, arriba del plato. Cerré la puerta y escuche el clack de la travita. Después con el pulgar y el indice gire la perilla hasta el numero dos y medio. Sabia que sería demasiado poco así que  la gire hasta el tres. Soy así de rebelde. Espere religiosamente a que se calentara el Té con ese mecanismo que tan poco entiendo y que caracteriza a los microondas. Abrí  la puerta después del ring del timbre. Lo odio, pero a veces me gusta escucharlo. Saque el Té y coloque dos cucharitas de azúcar de caña. Revolví con vehemencia y puse la cucharita a lavar. Ese fue mi yo haciéndose un Té. Por cierto al que le interese era de canela.

4 comentarios en “Te”

    1. Vi su comentario y no sabia a que se refería. Pulse en la descripción. Leí mi antigua entrada. Ahí, solo ahí, comprendí todo. Se refería a mi relato sobre aquel instante tan banal que representaba la realización del Te. Mire su foto de perfil, no atine a analizarla en profundidad. pensé que quizás sea eso. Tan solo una foto de perfil. Deje el comentario y partí a ver algún que otro poema de su blog. Le agradezco por los cumplidos. Pulsó enter.

      Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s