La história me absolvera…

¿Qué es el dinero?;  ¿Es ese bien tangible que nos permite obtener lo que necesitamos a cambio de nuestro tiempo de vida? Claro está que hay otras formas de obtener lo que se quiere, dialogando, enamorando, convenciendo, siendo, expresándose, o robándolo. En este caso voy a tocar un asunto sensible en mi vida, allá por el dos mil doce o dos mil trece no recuerdo bien, se me otorgo una beca para estudiar inglés en Londres. Aproximadamente unos 1700 euros que jamás fueron utilizados para el fin que fueron entregados. En cambio los utilice para perseguir mis sueños. Si juzgan que soy culpable de estafa estoy dispuesto a que me encarcelen y cumpla la condena necesaria, pero en mi alegato, cuando se trata de perseguir los sueños todo esta permitido. ¿Cuál es el precio de perseguir a un amor?; porque 1700 euros me parece a día de hoy más que barato. Así fue que partí de regreso a la tierra que me vio crecer a buscar ese amor que tanto había soñado y que supuse que me seguiría esperando… Tristemente no fue así, el amor corrió detrás del dinero, como mucha gente en esta tierra, que aún cree que lo más importante es el dinero, cuando no se dan cuenta de que la felicidad les pasa por a lado. La felicidad esta en los suyos, la familia, los amigos, la sinceridad. Una vez escuche de la poesía de un poeta español que los placeres en exceso se convierten en veneno. Cuantas personas viven creyendo que pueden satisfacerse tan solo con objetos materiales, con lujos, con comida o bebida. La verdadera felicidad, según yo discurro, es hacer y deshacer a su gusto. Ser feliz con el presente, y no vivir pensando en lo que se quiere tener o no se tiene. El hombre es lo que sueña, y yo hace cinco años partí a Argentina, porque así lo quiso mi alma, así lo sentí, y hoy doy gracias al estado español por ayudarme a crecer como persona, a ser lo que yo quiero, a desarrollarme culturalmente, y a aprender, a base de golpes, que el dinero no da la felicidad, y que a veces volver a buscar algo que no fue, es perder el doble. Pido perdón al ministerio de hacienda por este pequeño hurto, que a decir verdad, cuando se trata de amor todo está permitido, menos no arriesgarse. Por ello sigo creyendo que la historia me absolverá como dijo Fidel castro en su alegato allá por 1953. Hoy estoy donde quiero estar una vez más, para volver a ordenar mis ideas y mis sentimientos y para hacer base en mis recuerdos. El tiempo dirá si estaba o no en lo correcto.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s