Noche segunda 23/5/2017

Peaje de Venado Tuerto. Mi imaginación no quiere relacionar el nombre de este pago con la imagen que representa. Hoy descubrí que la palabra es el arma más importante que tiene el ser humano a la hora de comunicar. También descubrí que la gente reacciona diferente cuando uno se presenta como un viajero despechado o un viajero enamorado. Muy diferente.

En cada dialogo deduzco que el sentimiento de libertad está siempre presente aunque muchas veces está controlado. Hoy pensé en mis amores pasados, los concretados y los que no. De todos algo hay aprendido me dijo una vez una ex. Yo me enamoro de las personas, si de los hombres también, aunque no haya sexo. La educación y los gustos son mi barrera. De momento el amor con sexo solo es para las mujeres. También me enamoro de objetos, no en el sentido posesivo, sino más bien en el plano espiritual; Un cielo estrellado sin contaminación lumínica, un mar embravecido en plena noche con su espuma blanca, una simple rosa con roció, un amanecer frente al rio, un atardecer en el mar, la guitarra de Paco de Lucia, la armonía de Atahualpa Yupanki, un buen cigarro armado, dos notas bien ligadas, una mariposa que se posa y muchos etceteras más. Me pregunto de ¿Dónde viene tanta sensibilidad? Si yo era un salvaje! Quizás la respuesta este en la educación.

Jamás sentí tanto desamparo como ayer a la madrugada. Dos perros se acercaron a la carpa gruñendo, temí por mí. Afortunadamente al salir a ver y tras unas caricias se recostaron junto a la carpa y me hicieron compañía hasta que partí. No hay que prejuzgar y menos a los animales.

Mañana llegare a Córdoba, mientras tanto analizo el desastre de mi carpa. Mi codo apoya en la guitarra mientras escribo esto. El rayo de luz oblicuo de la linterna atada en el ápice de la tienda apunta a mi muslo. El humo de la pipa me permite analizar el recorrido de la luz. En la esquina a mi derecha asoma un paquete de facturas que me regalo un panadero de Viña, que en treinticinco años jamás conoció el mar ni tuvo vacaciones. Le recomendé que lo hiciera por él y sus familia, le haría bien. Tomo el consejo. Salvo el crepúsculo y sus análisis sobre audífonos y poesía esta junto a mí. Las cerillas junto al tabaco para pipa sabor whisky y chocolate. El mate afuera de la carpa porque soy propenso a accidentes. Un acolchado me cubre y una campera me tapa los pies. De almohada las zapatillas de paleta sobre el bolso, el mismo bolso que tiene un par de anzuelos sueltos dentro. Aun no hubo que lamentar víctimas.

El reel que me dejo un amigo todo enrrerado, como liberándose de un problema, fue invitado al viaje junto a la paleta pero tan solo como una carga. No tienen protagonismo en esta historia.

Nota mental: ejercitar mas la letra o escribir sin apuro. Creo que se trata más de lo segundo. El esguince como un grillete aún sigue en mi pie.

No pude hacer reír al gendarme. Parece que tiene buena instrucción para ser un alcahuete.

Ante la negativa a permitirme acampar fui a verlo al supervisor. Claro que si podes me dijo. En tu cara amargado.

 

Saludos a la Doncella.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s