Saltar al contenido.
Anuncios

Una novela

Cuando uno nombra otros paises imagina grandes distancias que los separan, espacios insalvables, espacios eternos. Muy lejos de ser así el viajar en avión y más cuando se trata de viajes trasatlánticos es una experiencia única. Aún no conozco muy bien como sera moverse entre trópicos pero cuando uno se despñaza a traves de meridianos se da cuenta o mejor dicho aprende, comprende, vislumbra que la tierra no es tan grande como parece y que de Argentina a Rumania no hay kilometros ni horas de viaje porque el tiempo y la distancia no existen en un vuelo de ese porte. El tiempo deja de ser así como lo conocemos. Las estaciones mutan, el día es eterno y variable. Los ocasos y amaneceres se pueden suceder sin pedir permiso. Comprendí tras algún que otro viaje que los únicos límites horarios y de distancia los pone uno mismo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: