Jugando con el tiempo.

Del verano al invierno, del día a la noche y otra vez al día. Del frío al calor. Del atardecer al amanecer y otra vez atardecer. Todo en cuestión de horas. Esa vida tiene el viajante aereo. De Buenos Aires a París, pasando por el desierto, ver horizontes inimaginados por otros seres. Vivir es un viaje y viajar es una interesante forma de vivir. Del horizonte único del atlántico al desierto del Sahara. De Bilbao a los montes Suizos. Hermoso destino este que me enseño tantos paisajes. Agradezco a la vida que me dio esta suerte, esta bendición de poder conocer y no juzgar desde la ignorancia. Sin duda alguna amo viajar y había olvidado tanta hermosura.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s