Aventuras de un jóven varón.

Laguna La Picasa

Sigiloso se movía por la noche como un fantasma, sobre su corcel, alegre como el viento. Sobre el cielo de la noche, misteriosas estrellas alumbraron (¿Y alumbran?) su camino. Frenó en la oscuridad. Modificó su apariencia. Se puso en el papel misterioso… jinete de la noche.

Ruta 7 km ciento y algo.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s