El tiempo como la vida…

Plaza San Miguel Del Monte

Que pasa no vuelve más. Por eso a veces es necesario detenerse a pensar. Pensar por el simple hecho de pensar. Analizar. Razonar. Cuestionar. Mirar el techo blanco y deducir si estamos en el camino correcto para lograr nuestras metas. No es fácil echar un cacho de luz sobre tanta penumbra pero se puede intentar. ¿Las acciones que realizo hoy me convierten en la persona que quiero ser mañana? ¿Hay mañana? Es curioso el hombre como animal viviente para cual la muerte no forma parte de cada una de sus posibilidades. Somos inmortales de pensamiento pero estamos hechos de lata. Por eso ante tan angustiosa posibilidad cabe preguntarse si se es feliz haciendo lo que uno hace o es momento de dar un salto de fe (y no hablo de fe cristiana) y lanzarse a lo desconocido. A cumplir con los sueños que el tiempo vuela y el devenir nos espera.

Reflexiones de un día de lluvia.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s