Mi yo frente al espejo.

Manco de Teodelina

¿Me veo y que veo? Un Mihai cansado, fatigado, somnoliento.
También tengo una alegría que me sale del alma. Las ojeras bien marcadas y la nariz colorada; los pelos ya no encuentran dirección. El labio de abajo bien carnoso, así se puede morder bien, me dijo una chica alguna vez. Soy un chico raro y algo complicado. Ahora se me dio por ser escritor. Lo que faltaba. Escribo como puedo. Escribo como me sale. Pero escribo, eso es positivo. Veo a un Mihai contento porque está descubriendo su propio ser. El mismo que se expresa. Un escritor es alguien que se va expresando por la vida. Alguien que bebe el conocimiento de otras personas. Además de beberlo, también digerirlo y asimilarlo (ciertas veces no siento el mas mínimo interés por lo que dicen, pero no es mi culpa). Hoy estoy contento. Demasiado. Donde voy soy bien recibido. El hotel, o más bien dicho hostería, está atendido por una pareja de ancianos. Pepe y Noemí.

(Hostería Amancay – Villa de Merlo – San Luis). Invierno 2017.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s