¿Qué hay de nuevo viejo?

Lilo Eliana

El problema de querer hacer y aprender de todo un poco es que probablemente no termine aprendiendo nada en su totalidad. Pero así soy yo. Incompleto en partes, y a partes incompleto. Pero bueno es el papel que me toco y voy a tratar de jugar en ese rol. Esta foto que publico se la dedique a una joven que alboroto mis sentidos durante un mes, luego volo buscando otro horizonte. Aun recuerdo haberle recitado un hermoso poema de Pedro Bonifacio Palacios, en una calida tarde de primavera, a la sombra de un arbol. De alguna u otra forma creo que esta primera entrada va dedicada a ella. El poema decia algo así:
Se titula, De rodillas.

Discurren los que me ven
mirarte con tanto afán
que mis labios no podrán
expresar mis ansias bien.
Yo no siento que se den
semejante explicación,
pues de tu equivocación
a mansalva considero
descubrir el paradero
de mi pobre corazón.

¡No sé si me lo ha robado
pero sé que lo he perdido,
y que ha de estar escondido
en algún sitio sagrado;
pues, si mi pecho ha dejado,
digo que no pudo ser
tanto sólo por el placer
de olvidarme y libertarse,
sino para refugiarse
en un pecho de mujer!

Él no tuvo otra pasión
que la pasión de lo bueno,
porque nació sin veneno
mi profundo corazón;
y si dejó la mansión
de mis entrañas, arguyo
que ha sido el ánimo suyo
ampararse en un altar,
y juro que no ha de estar
en más pecho que en el tuyo.

Yo no lo quiero sacar
de un asilo semejante
porque sé que en el instante
cesará de palpitar,
allí lo debo dejar
para que esté satisfecho
y puesto que tú te has hecho
la santa de su elección,
que siga en adoración.