Remix 04_08_2018 (Con link de Descarga)

 

Enlace de Descarga

 

Seguir leyendo Remix 04_08_2018 (Con link de Descarga)

[Mi biblioteca]

Julio Cortázar; Rayuela; Editorial Alfaguara; Biblioteca Cortázar.
Friedrich Nietzsche; Así hablo Zaratustra; Editorial El Ateneo.
Friedrich Nietzsche; Más allá del Bien y el Mal, La genealogía de la Moral; Biblioteca Grandes pensadores.
António Esteban Agüero; Capitán de pájaros; Editorial Asociasión cultural Piedra Blanca.
Charles Bourdelaire; Los máximos creadores; Editorial Perfil Libros.
Mário Benedetti; Antología Poética; Editorial Nueva Imagen.
William Leavitt; A Modern Method for guitar; Editorial Berhkei Press.
MSF Motocycle Safety foundation; Honda Motor de Argentina S.A
Sudestada; La leyenda de Camilo; Máscaro; A la caza del futuro americano.
Jorge Roberto Santóro; Obra poética Completa 1959-1977. Editorial Razón y Revolución.
Ross Paulina; Histología 6ta Edición, Editorial Medica Panamericana.
Dvorkin Cardinale Lermoli; Best Y Taylor; Bases Fisiológicas de la práctica médica (4ta; Editorial Médica Panamericana).
Diccionario Rumano – Español; Ediciones librería Universitaria Barcelona.
Diccionario Francés – Español; Ediciones librería Universitaria Barcelona.
Sebastian Tiozo; Un médico en el Amazonas (Crónicas). Ed Barrios Rocha.
Juan José Hernández Arregui; La formación de la conciencia Nacional; Ed Continente.
José Hernández; Martín Fierro; Editorial “Apis”.
Constitución de la Nación Argentina.
El Rol del Concejal; Buenos Aires la provincia.
Pedro Bonifacio Palacios; Poesías Completas; Almafuerte.
Calderón de la Barca; La vida es Sueño; Editorial Huemul.
Erich Fromm; El arte de Amar. Editorial Páidos.
Fedor Dostoiesvki; Crimen y castigo; Ed Pagina 12.
Julius Fúsik; Reportaje al pie de la horca. Editorial Cienflores.
Editorial Dunken, publica tu primer libro; Autores Independientes.
Federico Garcia Lorca; Antología Poética; Biblioteca 100×100.
Juan Félix del pozo; Memorias de Abbott; Palabra Grafica y editorial S.A.
Benito Pérez Galdós; Trafalgar; Biblioteca 100×100.
Maquiavelo; El Principie; Colección Nogal Grafico.
Omar Cabezas; La montaña es algo más que una inmensa estepa verde; Editorial Llamarada; A Formar Filas Editorial Guevarista.
Flavia Cosma; Pluma de Ángeles; Editorial Dunken.
Miguel Hernández; Los Máximos Creadores; Editorial Perfil Libros.
Paul Eluard; Los máximos creadores; Editorial Perfil Libros.
José Martí; Ismaelillo Y versos Libres.
Paul Eluard; Los máximos creadores; Editorial Perfil Libros
Jose Marti; Ismaelillo y Versos Libres; Biblioteca 100×100
El estado y la revolución; Lenin; Editorial Sol 90.
Jean J. Rousseau; Sueños de un paseante Solitario; Biblioteca 100×100
Soeren Kierkegard; Diario de un Seductor; Biblioteca 100×100
Luis de Góngora; Antología; Biblioteca 100×100
Guía T, capital y gran Buenos Aires. Editorial Betina.
Sadler, Langman; Embriología medica; Editorial Medica Panamericana.
Miguel Ángel Materazzi; Los Massmedia y la salud mental; Editorial Salerno.
José Hib; Embriología Médica 8ed; Editorial Clareo.
José Hib; Embriología Médica (8ta).
Irma Adriana García Netto (Copiladora); Editorial Eudeba.
Creadores Argentina; La mujer Vasca Año 2015; Editorial Ciudad Autónoma de Buenos Aires.
Daniel D. Santis; La historia del PRT-ERP; Editorial A formar Filas. Editorial Guevarista.
Diccionario Escolar; Editorial Ateneo.
William Shakespeare; El mercader de Venecia.
Horacio Quiroga; Cuentos de amor, de locura y de muerte. Biblioteca 100×100.
Dino Buzzati; El desierto de los tártaros. Ed Alianza.
Adeblert Von Chamisso, La maravillosa historia de Peter Schlemilel (Biblioteca 100×100).
Edgard Alan Poe; Cuentos de horror y misterio; Editorial Claridad.
Lord Chesterfield, Cartas a su hijo. Editorial El Acantilado.
El coronel no tiene quien le escriba; Gabriel García Márquez Ed Sudamericana.
Julio Cortázar; Salvó el crepúsculo; Editorial Alfaguara.
Frank H. Netter Md; Atlas de Anatomía Humana 5Ta Edición. Editorial Elsevier Masson.
Sigmund Freud, Los textos fundamentales del psicoanálisis; Editorial Atalaya.
Alejandro Kurz; Oikumene; Editorial Kasimiro Bigua; Tehuelche producciones.

[Pendiente de Edición, y de buscar los mismos libros en Rumano (Al menos los posibles).]

Émile Durkheim, Reguli Metodei Sociologice (Sociologie), Editura Polirom.
Statutul Partidul Comunism, 1965; Editura política.
Codul bunelor maniere, (Editorial Calin 2013)

Libros perdidos en el camino:

-George Orwell, 1984; Editorial Desconocida.
-Albert Cámus, El extranjero; Editorial Desconocida.
-Ernesto Sábato, El Túnel; Editorial Desconocida.
-Paco Ignacio Taibo. Biografía Che Guevara; Editorial Desconocido.
-Jack London, Relatos; Editorial y ejemplar desconocido.
-Joaquín V. Gonzales, Fabulas Nativas; Biblioteca 100×100.
-Estanislao Del Campo, Fausto; Editorial desconocida.
-Fidel Castro, La historia me absolverá. Editorial desconocida.
-Erich Fromm, El miedo a la libertad. Editorial Desconocida.
-Hernandez Arregui. La formación de la conciencia nacional.
-Pablo Rosendo González, La Argentina fuera de sí. Editorial Desconocida.
-Thomas de Quincey, Las confesiones de un opiómano inglés. Editorial Desconocida.

Libros leidos en España:

-Oscar Wilde, El retrato de Dorian Gray. Editorial
-La Nausea, Jean Paul Sartre(Editorial Época S.A)
-El muro, Jean Paul Sartre (PDF)

Libros leídos en Rumania:

-Codul bunelor maniere, (Editorial Calin 2013)

 

 

 

 

 

 

 

 

 

¿Qué estaba haciendo yo en el momento más feliz de mi vida?

Sincerarme con mis lectores es ponerme a reflexionar y analizar mi pasado hasta el dia de hoy. No puedo no reconocer que he vivido muchas aventuras, partiendo de la base de que son “aventuras” todas esas historias que tiene lugar en la vida de un individuo y que no son comunes al resto de la población. Como ejemplo puedo poner el hecho de dormir tres días en un aeropuerto, el renunciar un trabajo muy bien pago para hacer un viaje por latinoamerica; el de recorrer la provincia de Buenos Aires en moto con un amigo, conocer pueblos y pueblos de la mano de la pelota paleta, publicar un libro, recitar poemas por la calle, entrar en un bar y ponerme a tocar la guitarra o recorrer España de la playa del norte a la del sur en dos días sin mas objetivo que el ver amanecer en cada una de ellas y sacar algunas fotos. Aventuras sin sentido aparente pero que encierran el mayor de los espíritus de libertad. Libertad para sentarme una tarde en un lugar por primera vez a contemplar un atardecer, o sentarme en una autopista de un país lejano a contemplar el trafico, para hablar con un puestero de diarios en cualquier ciudad, pedir trabajo en el bar que me gusta, tomar un tren sin billete, pasarme alguna estación con el autobús (haciendome le dormido o con un guiño de ojo al conductor). Ver el trato de la gente en el día a día, viajar a la ciudad mas cosmopolita del mundo y en lugar de visitar los lugares emblemáticos, coger mi guitarra y salir a caminar por cualquier lado. Perderme en cualquier linea de colectivos con la esperanza de encontrarme. Ser poeta es comprender que el tiempo deja de ser un reloj de doce horas que nos obliga a levantarnos a las 8 para ir a trabajar y que no es universal el hecho de que si no tenes un trabajo en relación de dependencia no sos nada. Desde que renuncie a Aeropuertos Argentina 2000 no he vuelto a tenes un trabajo estable, y es que cuando uno comprende que el único asunto en la tierra mas importante que dios es que nadie escupa sangre para que otro viva mejor, se hace difícil el amoldarse a los prejuicios sociales. Soy lo que hacen conmigo. Mi ser esta compuesto por cada uno de los seres que formaron parte de mi vida alguna vez. Desde el ego de aquella chica que a las siete de la mañana me obliga a levantarme para ir a estudiar anatomía (sabiendo que lo haré porque su belleza era alucinante) hasta todos los amigos que pasaron, pasan y pasaran por mi existencia. De uno tomo su coraje al manejar, de otro su amor por solucionar todo de manera creativa, de aquel otro su afán por resistir hasta cumplir sus sueños, de tal otro su templanza para resistir las criticas y mejorar cada día. Cada uno enseña algo. El interaccionar con una persona nos trasmite mucho mas que simples palabras. Su manera de mirar, su tono de voz, su forma de vestir, la manera de tratar a los terceros, el respeto al medio ambiente, su higiene, su des-prolijidad. Todos tenemos algo que enseñar, y por supuesto, todos somos ignorantes. Volviendo a la parte que me compete en esta entrada es la que se refiere a que hacia yo en el momento mas feliz de mi vida y la respuesta según siento es viajar. Viajar sin rumbo fijo. Viajaba al norte, con el sueño de unir todas las banderas y que una goma borre todas las fronteras. Viajaba con mi moto y mi guitarra, con mis libros, mis cuadernos para escribir, mi carpa que era mi humilde pero suficiente vivienda, unas mudas de ropa, una caña de pescar que jamas utiliza, mucho abrigo y un sueño. El sueño de tocar la guitarra y mostrarle al mundo mi arte, esa imitación de la vida que es la música. Esa nota efímera que representa un sentimiento y que tras volar unos segundos se esfuma y desaparece. Esas notas son como la vida misma. Son efímeras. En aquel momento de mi existencia tenia todo o casi todo lo que se necesita para ser feliz, a decir verdad el sueño se completaba con una compañera que amara la música y el arte tanto como yo y que estuviera dispuesta a emprender ese viaje a mi lado, o yo junto a ella. Pero todos aquellos recuerdos me parecen fríos y distantes. Ya no tengo mi moto que tanto me costo comprar, ni me encuentro en el continente en el cual pretendía llevar a cabo mi aventura. Solo me quedan los sueños que guardo entre pecho y espalda, entre ilusión y corazón. Aspiro a que la vida me de revancha, porque se que la tendré, pero para ellos debo ser constante en mi lucha, no sentirme esclavo ni aun esclavo y como diría Almafuerte trémulo de pavor sentirme bravo. Estas palabras que de mi memoria escapan son recuerdos que necesitaba liberar. Como a todos esos amores con los cuales me comunico en este modesto y complejo mundo de la escritura. Escribir es ser y ser es pertenecer.

Si hoy tuviera que ponerle reinicio a mi sueño diría que solo me hace falta lo que a todo el mundo, dinero.

Como les iba diciendo, en el momento mas feliz de mi vida vivía como un artista, de la caridad del mundo.

Amor en Paris

Vengar con la palabra es una de las cosas que más me gustan en la vida. Para empezar porque cuando uno quiere cumplir sus sueños tiene que derribar alguna que otra barrera. Esta vez estoy en la Gare de Lion en Paris. Lamentablemente no tenía dinero para el taxi por lo que el taxista se enojó y después de algún que otro empujón le tuve que dar mis Parrot Sik en parte de pago. La culpa fue mía. Nunca hay que dormirse en el tren. Porque cualquiera te hace una cama como se diría en Argentina. Sigo pensando en aquella hermosa chica que me encontré al subir al tren en Bordeaux y que volví a ver al bajar del mismo en Paris. Reconozco que al bajar no sabía ni donde estaba. Entre la preocupación de viajar sin billete y las ganas de llegar a no sé dónde se me olvido que viajaba a 320 con el tren de alta velocidad de SNCF que aún no determine si es una empresa estatal o privada. Ame a esa chica. Ame su caminar, su viajar, y su manera de…bueno a decir verdad no sé qué me gustó tanto, una linda rubia con unos ojos preciosos que me tiro onda como se diría en Argentina. Fue instantáneo. ¿Pero qué paso ahí? ¿Cómo fue que conectamos? Para empezar, yo esperaba el tren en Bordeuax y ella se dirigía en sentido contrario. Me detuve. La mire. Me miro. Me di media vuelta y la seguí. La adelante por la derecha y me subí al TGV sin Billete de tren. Quede flechado en Paris. Me enamoré de esa viajera con la cual me sentí tan identificado. Ame a esa muchacha y pase todo el día caminando por Paris en busca de ese andar y esa mirada. Pero lamentablemente no pude dar con ella. Cada lugar estaba apagado sin su presencia. Espero que esta vez la reencuentre así puedo dejar de vivir en mi pasado. Basta de recordar los amores de otras tierras. Le comenté que iría a Marsella a ver a Chico Trujillo y ella me dijo que iría al Norte. ¿Que será del devenir inmediato? ¿Abra posibilidad de que sea cierto? ¿Que nos reencuentre la música? Al bajar en Paris la seguí. Me vio de reojo. Se tocó la nariz señal de que quería que le mienta. Que encuentre una excusa para hablarle. La seguí como nunca lo hago. Mi ego crece y crece hace tiempo y es raro que haga eso. Bajo al subte. Baje tras ella. Le mentí. Le pregunte que donde estábamos. O mejor dicho le dije la verdad. No sabía dónde me encontraba y a decir verdad a este ritmo tampoco lo determine mucho. ¿Fue amor o son cosas mías? ¿La volveré a encontrar?

Escribo porque siento y siento lo que escribo. Le hable me dijo que se iba a tomar el subte. La mire la invite a tomar unos mates. Pero para mí desgracia no tenía agua caliente. De todas formas, no comprendió creo que significaba eso de los mates. Aun no se ni su nombre. Pero nos rozamos los codos. De alguna manera conectamos nuestras pieles con un leve rose. Suficiente para que quede grabado en la memoria. ¿Oh rubia preciosa te encontrare en Marsella a pesar de no tener ni cómo ir? O te tendré que esperar mendigando en Paris. Algunas gotas de tu amor me vendrían bastante bien después de tanto y tanto esperar y viajar a la deriva y sin timón.

Quizás el destino nos de alguna respuesta, al menos de este lado de la pantalla que es desde donde te pienso.

Y cantaban las piedras – Poesía (del libro ”El canto del viento”)

Y cantaban las piedras en el río
mientras mi corazón buscaba en vano
las palabras exactas en la tarde.
El Cerro Colorado soltó sus aguiluchos
y se quedó en silencio como un nido vacío.
El agua tiene pájaros; yo siento sus gorjeos,
El agua tiene penas, insomnios y delirios.
El agua es la conseja del abuelo
que midió el mundo con su paso firme
hasta encontrar la arena,
y envejecer tranquilo.
Y cantaban las piedras en el río.
En el arpa dorada de la tarde
guardé mi copla de guijarro antiguo.
Vino la noche al fin,
distinta en cada uno, para el caballo,
para el aire, la piedra y el camino.
Yo construyo la noche dentro mío.
Corro de estrella a estrella y las enciendo
Bebo en copa de ocaso los sueños y mi vida.
Mía es la noche azul y su misterio.
Veo como retornan los pájaros al monte.
Yo custodié sus nidos.
Los pastores ya bajan la montaña.
Los pastores construyen en la sierra su silbo.
Ya olvidé la belleza de la tarde.
Triunfó la noche azul sobre mis ojos.
La noche me salió como una estatua.
Para hacer su hermosura me salí de mí mismo.
Yo repartí en pedazos mi noche sobre el mundo.
Y me quedé esperando con la mano tendida.
Contemplando la arena, pura sombra infinita.
Yo, que hice la noche, me quedé sin mi noche.
Me quedé sin mí mismo.
Y el sueño me rondaba sin alcanzarme nunca.
Y cantaban las piedras en el río.

(Atahualpa Yupanqui)

Blog