Volando vengo, volando voy…

 

Hoy estoy varado en el Aeropuerto de Madrid. Aunque alguna que otra vez ya me sucedió lo mismo.

Para el lector que descubre el Blog por primera vez vera a un Mihai cansado que hace tres días esta viajando sin descanso por España. Acampe en Bilbao (Playa de Sopelana) un día antes de rendir examen en la universidad del País Vasco, luego pase por casa, agarre todas mis pertenencias necesarias para el viaje y partí. Medina de Pomar a Burgos con Alsa (empresa española de Transporte), Renfe hacia Madrid, de Madrid a Aranjurez de allí a Jaén de Jaén a Córdoba de Córdoba a Granada de allí a Motril donde esperaba ver amanecer pero un horrible día lluvioso me arruino el plan. De la playa de Motril a Granada nuevamente. De Granada a Almería de allí a Níjar para terminar en Águilas.  El objetivo era conocer Cartagena y así fue que lo conseguí. De hecho, también quería llegar a Barcelona para luego subir hacia Francia, pero el oficio de escritor y viajero son dos cosas que por mas que se lleven muy bien si uno no vende no puede financiar sus viajes.

Tengo tantos recuerdos en tan poco tiempo que me resulta casi imposible pararme a pensar que sucedió en cada lugar. Afortunadamente tengo las fotos que capturan una imagen que me permitirá cuando el tiempo así lo disponga poder contar que se puede hacer con 160 euros y dos días libres. Además de dejarse la vida en cada viaje obvio.

En la misma situación me encontraba meses atrás cuando con mi motocicleta estropeada tuve que recurrir a administrar mis ahorros de la mejor manera posible. Hace un rato fui multado por un controlador porque no tenia el boleto del tren que me traía hasta el aeropuerto. Me pregunto que pensara la gente de un sucio y desprolijo como yo. Aunque a decir verdad siempre pensé que las apariencias son un tema secundario en esta realidad. Aunque claro esta que no todos comparten esa manera de pensar. Por ejemplo y para no alejarme demasiado de la realidad quiero contar que entre las cosas que me sucedieron estos días donde considero que este viaje de velocidades supersónicas en el cual atravesé España completa en Renfe y con Alsa disfrutando de sus paisajes y sus ciudades, hablando con la población local, intercambiando maneras de sentir, de pensar y de obrar. En esta que es mi casa, mi pequeño mundo interno donde saco a relucir pequeñas aventuras de un joven despechado, o enamorado aun no me queda del todo claro. Me gusta mis soledades porque en ellas me siento cómodo. Voy y vengo a mis pensamientos, los analizo, los redescubro y formo con ella un manantial de ideas que ciertas veces anoto y otras dejo simplemente olvidar. Esto que hago y que me apasiona es una manera de contar al mundo sentimientos. En el poder de la palabra reside la capacidad de modificar la realidad, de dejarles a las generaciones posteriores un mundo un poco mejor del que recibimos. Claro que soy un maldito inconforme con la realidad que como diría. Tengo una hermosa visión crítica de lo que ocurre a mi alrededor y curiosamente no quiero trabajar. Al menos como decía don Atahualpa Yupanqui, “hay un asunto en a la tierra más importante que dios y es que nadie escupa sangre para que otro viva mejor”. No me preocupa mucho mi situación, a decir verdad. Tengo hasta el 17 para que me den las notas de mi examen de sociología en el País vasco. Pensé en pasar por casa a buscar la mochila de Trekkiin y cargarla de los elementos necesarios para un siguiente viaje. De momento esas son las cosas que me van sucediendo. Como nota mental recordar que cuando todo parece hundirse siempre viene alguien y te tira un salvavidas que te reflota de la intemperie del sentimiento.

Primeras impresiones de un viaje demasiado intenso.

A mi arquitecta Favorita…

¿Por qué todos me tratan de la mejor manera posible? Hoy acabo de renunciar a un amor en la ciudad de la Plata. Ahora que lo pienso son dos amores, la guitarra y el amor en la cocina. Al menos como se me presento antes de ayer. Estoy varado en un hotel cuyo nombre aun no conozco, junto a mí el diccionario de rumano. En la mochila un diccionario de español y uno francés, además de un libro de Benedetti. Curioso momento de mi existencia, aun no sé qué me espera en mi futuro inmediato, pero estoy feliz, el ser vuelve a expresarse, en el poder de mi pluma todos los encantos. Estoy sentado en unos sillones muy cómodos, y pensar que anoche dormí dos horas en un YPF (Estaciones de servicio de Argentina) sentado en una silla de madera y escuchando un disco de Jorge Fandermole, curioso como el devenir juega con mi existencia. Soy escritor de mi propia vida, quizás con mi pluma pueda ayudar a salir de la miseria a toda mi familia, es un sueño, pero como dijo Calderón de la Barca, la experiencia nos enseña que el hombre es lo que sueña hasta despertar. Por la nueve de Julio voy con el miedo de no verla nunca más diría mi amigo Pato Fontanet, llueve sobre mojado y arrastro mi motocicleta hasta la embajada, quizás así puedan comprender que soy un ser que está sufriendo de verdad. El motivo es que la moto no enciende porque la alarma quedo bloqueada. Podrían dejar de lado tanta burocracia administrativa y ayudar al reencuentro de dos hermanos separados por ásperas circunstancias de la vida. También me pregunto que pasara con todos los amores que no fueron concretados. ¿Hoy como ayer? ¿Se tratará tal vez del amor platónico entre dos escritores? Aun no comprendo, pero hoy tengo ganas de escribir, quizás soy demasiado joven para hacerlo, pero quien es quien para juzgar a los demás, cada uno vive esta vida como puede, improvisando, a los ponchazos me dijo un amigo. Ahora comprendo el rol del editor, es quien se encarga de pasar estos textos a digital, ya que no me gustaría tener que leer de nuevo mis pensamientos; muchas veces olvido mi pasado, hoy sospecho que las cartas que llegaban a casa no eran de los abuelos o los tíos, sino de mi padre. No recuerdo haber leído esas cartas. Otra cosa curiosa me sucede cuando pienso que estas líneas de mi intimidad pueden ser interesantes para otras personas. La moto está bajo un puesto de diarios ya que llueve a cantaros. De alguna u otra manera estoy atrapado, solo desearía que ese celular cargue más rápido, así puedo enviarle mi carta a Cami, cuya belleza y simpleza me atraparon sin igual. Ya estoy viajando pero si oigo su voz clamando por mi presencia soy capaz de derrivar murallas para llegar a su lado. ¿O podre lograr en su esencia tanto amor que me acompañe por mi viaje a la vieja Europa?; al menos por un año. Yo tuve algun que otro año sabatico y no me va tan mal en la vida, al menos en lo que respecta a los crecimientos del alma, el dinero va y viene. En mi caso va mas de lo que viene pero tampoco hago mucho por trabajar.
Hoy estuve pensando que mi moto vale 200.000 pesos y no es por su valor material, es por su historia de valores, de luchas, de aventuras, es porque puede servir de ejemplo, de moticacion a otras personas. A decir verdad aun no le puse precio. Pase tantas aventuras junto a ella que me daría mucha lastima desprenderme de semejante valor. Quizas solo venda su historia, es decir sus papeles. Hoy me refugie en el hotel, a decir verdad, no solo por cargar el celular sino porque estoy cansado que mis papeles se mojen cada vez que llueve. Mi vida son mis escritos, y para mi desgracia los voy dejando por el camino, como hubiera hecho Macedonio Fernández, espero no terminar tan loco como él. Creo que ese pensamiento ya se reiteró un par de veces en mi memoria. Me estoy preocupando.
Encontré el lugar donde las lágrimas se escurren por un vidrio vertical. Hoy no le entregue la carta a Camí, creo que se lo voy a preguntar, puedo herir muchos sentimientos. Hay que tener precauciones con el vaivén de la pluma, puedo decir tantas cosas en tan poco espacio, es realmente increíble el poder de la escritura. Por eso los escritores son perseguidos, aún sigo con mis aventuras de adolescente, de conquistas, de juegos, de experiencias y disfruto al contarlas para que el mundo vea como es y podamos mejorarlo. Sufrí no me quisieron. Ya he muerto y he vuelto a nacer del polvo. Por suerte no fumo más y es tan sencillo como dejarlo y dejarlo, no hay vueltas, no hay mañana ni primeros de eneros ni los famosos New Year Resolutions que pregonaba mi profesor de inglés. Hoy lo evoco en mi recuerdo porque accedí a la Facultad de Derecho (UBA) haciéndome pasar por rumano que hablaba inglés. Cosa que es cierta pero cuando hable como argentino en la entrada de un evento PRIVADO(no me dejaron entrar), y aclaro que es privado con mayúsculas porque así lo remarcaron los tres tipos rígidos que se encontraban en la puerta. Carentes de sentimientos, de compasión o de aprendizaje, el evento enseñaba que se yo sobre finanzas internacionales, pero aun así ellos preferían seguir ahí sentados como plantas, con un sueldo estable y seguro que hasta con un colchón cómodo. No me dejaron pasar a aprender valla a saber que conceptos. Pusieron freno a mi curiosidad. Escribo estas líneas desde la ofuscación.
Todos se muestras tal cual son cuando se trata sobre las historias de su vida; siento ganas de salir corriendo a la plata a golpear su puerta (la de Cami), pero ayer me ignoro completamente. La busque con la mirada todo el día, pero no soy un ser muy paciente. Creo que volare sin mi moto a aquellas tierras lejanas.
Hoy sueño. La moto puede estar rastreada por un GPS y mi localización estar determinada en todo momento (Hecho que sucede no con la moto sino con el celular). ¿Porque la alarma se activó justo frente a un hotel lujoso y bastante caro? Hoy pienso en esos rumanos que no salen de la embajada; que solo caminan cincuenta metros hasta el café y luego regresan a su cueva, el verdadero ser viajero y conocedor recorren habla, siente, se enamora, se desenamora, sufre, llora, anhela y vive entre la población que la que convive y con la que se mezcla. Ello no implica que olvide sus raíces, sino que las siente tan profundas y pasionales que las esconde en lo más profundo de su ser. Así fue como me mimetice con los argentinos hasta el punto de ser uno más entre todos ellos.
El gran problema de toda mi historia es que ella jamás apareció y muero mientras la espero. Aun no comprendo si realmente estamos los dos enamorados o simplemente son ocurrencias de mi mente; la realidad es que ella no golpea a mi puerta y yo sufro en silencio hasta el punto de querer abandonar a mi país ¿Dónde estás? ¿Hasta cuándo he de esperarte y sufrir en silencio? Ya no recuerdo el tono de tu voz, aunque a decir verdad poco hemos hablado. Tal vez con la distancia todo se vuelva más claro, Partiré al exilio, a sufrir en silencio, con paisajes blancos y entre gente que a duras penas comprendo. En mi sufrimiento regale mi guitarra y mi moto, nada tiene sentido si no estás a mi lado. Por no tener no tengo ni trabajo, y a decir verdad poco me interesa buscarlo. ¿Tener dinero para qué?; si el dinero no da la felicidad. Me soñé junto a vos y lo sabes. La pregunta es porque razón el destino tiende a alejarnos. Aún recuerdo tu cara cuando golpee a tu puerta, me parece desubicado fue la respuesta; Aun sigo sin comprender bien que quisiste decir, pero gracias a vos descubrí la poesía. como dijo Bécquer, poesía eres tú! Te esperare al menos eso hago desde hace meses, sufriendo tu silencio, pero comprendiendo que fui yo quien lo estropeo, quien cedió a la tentación de la carne y no lucho hasta el final por su sueño. Hoy te pido perdón aunque de nada sirve, lo hecho, hecho esta. Cuando habrás sufrido por mi culpa!!! Perdón amor, aunque me entierren solo y sin amigos.

 

Categorías del registro de manejar…

A.1
Ciclomotores hasta 50cc.

A.2.1
Motocicletas (incluidos ciclomotores y triciclos) de hasta 150 cc de cilindrada.

A.2.2
Motocicletas (incluidos ciclomotores y triciclos) de más de 150 cc y hasta 300 cc de cilindrada.

A.3
Motocicletas (incluidos ciclomotores y triciclos) de más de 300 cc de cilindrada

A.4
Motocicletas (incluidos ciclomotores y triciclos) de cualquier cilindrada utilizados para el transporte comercial e industrial.


B.1
Automóviles, utilitarios, camionetas y casas rodantes motorizadas hasta 3500 kg total.

B.2
Automóviles y camionetas hasta 3.500 kg de peso con un acoplado de hasta 750 kg o casa rodante no motorizada.


C
Camiones sin acoplado ni semiacoplado y casas rodantes motorizadas de más de 3.500 kg de peso y automotores comprendidos en la clase B1.


D.1
Automotores del servicio de transporte de pasajeros de hasta 8 plazas y los comprendidos en la clase B.1.

D.2
Vehículos del servicio de transporte de más de 8 pasajeros y los de las clases B, C y D.1;

D.3
Servicios de urgencia, emergencia y similares.


E.1
Camiones articulados y/o con acoplado y los vehículos comprendidos en las clases B y C;

E.2
Maquinaria especial no agrícola.

E.3
Vehículos afectados al transporte de cargas peligrosas.


F
Automotores con la descripción de la adaptación que corresponda a la discapacidad de su titular.


G.1
Tractores agrícolas.

G.2
Maquinaria especial agrícola.

 

https://www.argentina.gob.ar/seguridadvial/licencianacional/clasesysubclases

https://www.haypost.am/

Haypost es el servicio de correo postal público de Armenia. Constantemente, Haypost busca ofrecer las mejores soluciones económicas y sociales, dentro de un marco de referencia construido sobre los principios de igualdad, continuidad y flexibilidad.

La empresa se ha comprometido a garantizar que los servicios en todo el país cumplan consistentemente con los estándares de calidad establecidos.

La visión de Haypost se basa en que todos, cada individuo, compañía o socio, son importantes para la empresa y quien contribuye al desarrollo de cada individuo contribuye con la sociedad armenia.

Escuchando a los clientes, se ofrecen soluciones reales a las necesidades reales.

El objetivo de Haypost es convertirse en uno de los principales operadores regionales para el año 2015, manteniendo su posición como punto de servicio líder en Armenia.

Saryan 22 Yerevan, Armenia
Tel: (374 10) 514-514

Sobre como viví tres días en el Aeropuerto de Eseiza.

Aun me quedan tres días y un par de horas para tomar el vuelo y ya me encuentro en el aeropuerto de Eseiza. Falta mucho todavía, pero yo me encuentro próximo a mi partida. Una vez más soy escritor de mi propia vida. Tengo veinticinco años y una larga historia a mis espaldas. En este momento de mi vida abandono la tierra de mi corazón para reencontrarme con mi familia. A decir verdad, no solo abandono mi tierra, también algún que otro amor. Podrán tacharme de cobarde o quizás de aventurero la realidad es que se hace camino al andar; una vez escuche de la voz de un cantautor uruguayo (Daniel Viglietti), los amores que contengo son tantos, tantos y tantos que por ellos canto. Estoy en el mismo aeropuerto en el que meses atrás partió mi madre, pero ella lo hizo hacia España y yo regreso a Rumania. ¿Por qué Rumania? A decir verdad, aun no lo sé; quizás con afán de conocer un poco más el país que forjo parte de mi identidad. Después de todo soy un rumano nacido en España y criado en Argentina. Tengo el corazón tan dividido que no creo que ninguna chica sea capaz de recomponérmelo. En estos cinco años que permanecí estudiando en Argentina recopile una gran cantidad de historias, mini aventuras o simplemente sucesos que como diría mi amigo Don Ata, el rodar no será ciencia, pero tampoco es pecado. Conocí gente tan diferente que resultaría interesante realizar un evento y aglutinarlos a todos en el mismo salón. Los crecimientos del alma son tantos, tantos y tantos que por ellos canto. Muy a pesar mío, uno no puede abandonar un país sin romper algunos corazones; y claro está que no me refiero solo a corazones femeninos y ojo que quiero pretender dar a entender que también existe el amor entre los hombres, aunque sin sexo, al menos en mi caso. No sé si estas memorias serán útiles en algún momento de mi existencia, solo sé que escribo porque siento y siento lo que escribo.

Inst-image-4.jpg

Ahora que trato de analizarlo con detalle creo que el verme retratado en un libro me atrapo en esta suerte de poesía. Miro a la gente pasar y cada ser es un mundo, cada cual con sus penas y sus alegrías y yo aquí sentado, sufriendo un desamor. Tratante de olvidar y tanto es así que partiré al gélido invierno de Europa, y a decir verdad no sé si estoy preparado. Alguna vez me soñé piloto de avión, pero creo que cada vez estoy más alejado de ese sueño; Hay algo constante en mi ser, que me gusta escribir; creo y en esto pongo todo el énfasis que en la poesía esta la solución para muchos de nuestros problemas. A decir verdad, en la pluma esta la solución para casi todos los problemas; otra cosa es que después se pueda llevar a la práctica. Ejemplo número uno: ¿Dónde están los asientos cómodos en el aeropuerto internacional de Eseiza?; Ejemplo número dos: ¿Dónde están los enchufes para los pasajeros viajeros?; realmente una vergüenza; hay miles de iluminarias y escasean los enchufes, cuando todos saben que lo primero que busca un viajante es comunicarse. Aun no determine a que hora me iré a dormir hoy, ni siquiera que voy a comer.

Inst-image-1.jpg
Estoy pensando que hace cinco años no veo a mi hermana y eso me mantiene intranquilo; mucho más que mis necesidades fisiológicas. De hecho, cuando suceden cosas tan fantásticas poco importa que haya regalado mi guitarra que tanto me ha costado comprar o que haya vendido mi moto por el precio de dos meses de seguro. Todo tiene un ciclo en esta vida y es momento de el salto de madurez. Momento de asentar la cabeza y ponerme a pensar en mi futuro. Aunque todos sabemos que somos seres finitos y que pensar en seguridades y en compromisos no es más que vías de escape para evitar eso que nadie quiere nombrar que es la muerte y el olvido; la nada. Alguna vez leí y no recuerdo bien donde que el aporte creativo es la única salida a la muerte y el olvido.

wp-1524406503008..jpg
Puede ser, que ese sea el motivo de mi existencia permanecer de algún modo en esta vida y que mejor que tratando de mejorarla mediante la pluma. Creo que algún día debería publicar todos estos pensamientos. Quizás sirvan para dar coraje o servir de ejemplo a algunas personas. O quizás sea juzgado por el mundo porque no respeto las costumbres y los usos de estas sociedades en la que nos movemos. Pero como dijo Calderón de la Barca, que además de una calle en Buenos Aires era un escritor del barroco español, quien supo despertar en mi la pasión por la poesía. Decía según recuerdo que la experiencia nos enseña que el hombre es lo que sueña hasta despertar. ese pensamiento sencillo me ha dado las mayores satisfacciones en mi vida. Se me ha hecho presente bajo un cielo estrellado en el medio de las sierras, frente a un fogón, con mis libros, junto a mi guitarra, a mi carpa, y mi moto… también se me ha hecho presente cuando golpe la puerta de un amor y este la abrió; los detalles los dejare para más adelante, pero a pesar de abrir  jamás pudimos entablar una conversación como dos adultos mayores; quizás no estábamos preparados pero jamás se me olvidara su cara y su respuesta “me parece desubicado” analizándolo con distancia puede significar varias cosas; fuera de ubicación cosa que podría ser cierta ya que dentro de aquel departamento se encontraba su hermana y su prima, o realmente era un desubicado por pretender pensar que ella había escrito un libro en el que me llamaba cobarde por no haberme animado jamás a golpear su puerta. ¿Podré irme a la tumba con esa duda o el destino me dará una segunda posibilidad de reencontrarme con ella? Después de todo la historia entre los dos esta hay presente, y ni el tiempo podrá borrarla. En fin, decía que la frase de Calderón de la Barca se me hizo presente en varias ocasiones y en todas ellas lo que reinaba en mi ser era la incertidumbre de no saber que sucedería conmigo al día siguiente. Se me hizo presente recientemente cuando dormí en la playa de Mar del Plata y tras una noche algo fresca y ventosa pude ver amanecer en el mar, algo que hacía años venía soñando y que gracias a mi espíritu aventurero logré hacer, claro que con sacrificio. Recorrí 800 km en dos días, varios cientos de ellos en horas de la noche y sin el abrigo necesario, podría decirse que hasta poniendo en juego mi vida. Después de todo creo que fue un acto más prudente liberarme de mi motocicleta, que tenía nombre según recuerdo y era María en honor a un amor del pasado. Con ella recorrí en ocho meses unos 16500 km, sin ningún accidente, conduciendo de la forma más prudente y aventurera posible. Conocí parte de mi Argentina, recorrí Alpacorral, Rio Cuarto, Villa Chachay, Albahacas, San Luis, Buenos Aires y otras tantas localidades que ahora no vienen a mi memoria. Le demostré a mi querida madre que pese a sus prejuicios podía actuar como un adulto responsable al volante. Ojalá pudiera ser así de responsable en el amor. Amar, temer y partir dicen los infinitivos, quizás estoy esperando a ese amor que comparta los mismos sueños que yo, viajar y ser amado y sobre todo demostrarle al mundo que los únicos limites los pone uno mismo. Quizás ese amor ya se cruzó por mi camino o quizás aun no y en el futuro este llegando, a paso lento, pero viene…

wp-1524406539714..jpg
Amanecí en el aeropuerto; escribo esto mientras espero que mi celular cargue al menos para poder comunicarme con mi familia. Fue una noche rara, creo que dormí una o dos horas completas; cuando me levante había una brasileña toda despatarrada al lado mío. Afuera hace un frío polar cosa que me alegra, como para ir entrando en el clima de Rumania. Creo que me falta abrigo. La clave del éxito reside en ser uno mismo; yo como sujeto pensante solía ser super carismático aun no comprendo porque me volví un ser tan seco. ¿Habrán sido los golpes de la vida? Hoy como ayer sigo disgustado; ¡como puede ser que no haya cargadores individuales en los asientos! Voy por el aeropuerto mendigando electricidad. Lo bueno de llegar tres días antes del vuelo es que uno puede elegir el lugar, aunque a decir verdad con tres días de anticipación deberían dejarnos viajar hasta en la cabina. Nunca visto algo semejante. Suerte que tengo mi pluma y mi imaginación para matar el tiempo sino no que se estaría haciendo. Ahí sí, posiblemente mirando vidrieras o comiendo, o simplemente mirando una pantalla. Buenos esto es bastante parecido. Miro un papel en blanco, la diferencia es que lo que escribo surge de mi aporte creativo.
En el poder de mi pluma todos los encantos.
Aun no sé cómo voy a resolver mi situación; el teléfono no carga y no poseo dinero para comer ni para moverme, salvo los diecisiete pesos de la SUBE. Continúo informando, de todos modos, lo que le pasé a un viajante poco interesa al mundo, hoy según vi en la tapa de algún periódico es la explosión de un submarino, no el reencuentro de dos hermanos que hace cinco años que no se ven. Porque lo que Hollywood nos enseño es que las explosiones y los tiros son lo más interesante en esta vida.

Inst-image-5.jpg

Día dos en la terminal aeroportuaria de Eseiza.

Comienza el día sin dinero, pero contento. Creo que arranco a eso de las cinco o seis de la mañana con los primeros rayos del sol. Fue un día largo, sobre todo porque me encontraba sin dinero, con el teléfono roto y sin poder comunicarme con mi madre ni mi hermana. Afortunadamente el destino siempre provee una solución ya facultad de económicas de la (UBA) me brindo acceso gratuito a una PC y a una conexión a internet. Entre los hechos más relevantes de hoy está que llené la valija llena de dulces y caramelos para regalar a mi hermana; descubrí lo que Andrés Calamaro nombra en una canción “detrás de la entrada de Ezeiza están el bife de chorizo y el vino”; así fue que tras preguntar a un taxista donde comer me enviaron a la parrilla de “El turco” donde por poco dinero satisface uno sus ansias de comer. Además, claro que pude esquivar la bazofia y los altos precios de MC Donald. Además, me pasee por el centro de Capital Federal. Protestas y más protestas y como un extraterrestre con mi valija y mi mochila a cuestas. Pensar que en otra época era yo el que levantaba esas banderas. El país va camino al 2001 me dijo un viejo librero, con el cual cada tanto me detenía a conversar, y del cual tomo consejo cuando lo necesito. Es un señor muy sabio que vende libros frente a la Facultad de Medicina. Además, estoy contento, como todo en la política, el éxito reside en la insistencia; me presenté de nuevo en Turkish Airlines y pedí un asiento frente a la salida de emergencia, si me veo capacitado para socorrer a toda una tripulación en caso de que haya una emergencia, bueno o eso creo…así fue. Lo conseguí. Es el 40A justo uno de los que había marcado como favoritos en la lista de los mejores asientos disponibles en él avión. Lo negativo es que es el segundo día sin ducharme; pero a pesar de todo no transpire mucho y el clima frio ayudo a que las hormonas no secretaran nada oloroso. De todas formas, antes de irme a dormir cambiaré mis medias.
Sigo renegando con los cargadores y el aeropuerto. Hoy conocí a una chica mientras cargaba (o intentaba cargar mi celular); muy simpática; se dirigía a Barcelona y era de San Rafael De Mendoza; quedamos en contacto por Facebook; uno nunca sabe las vueltas de la vida. Además, llame a mi amigo Nacho (mi futuro médico de confianza) y le conte parte de mis cambios; siempre es bueno tener un amigo en quien confiar, aunque sea vía telefónica y en la distancia. En un rato partiré a dormir, tengo sueño y aun no sé qué puede ser de mí el día de mañana.

Soy la liebre o soy el galgo a según los tiempos cambian.

Una vez que conocen tu identidad el trato es preferencial. Claro está que un pasaporte rumano llama la atención por tierras argentinas, y mas si se acompaña con alguna que otra frase en ese idioma franco fónico. De lo contrario soy uno más, somos uno más, un número. Todo se reduce a las apariencias. Como te vistes, como hablas, como te manejas en sociedad. Hoy se juzga por su tapa o por su olor. Hoy soy un viajante de primera clase; ayer dormía frente a la embajada de Rumania y los cónsules y la embajadora me hacían una vaquita (o Pomana como se diría en rumano) para darme dinero. El mundo se rige en apariencias; bueno al menos le demostré a las chicas de Asistt Card, esa empresa que vende seguros a costa del pánico que genera en los viajantes, que el carisma puede lograr mucho más y que las apariencias son tan solo una parte de la realidad.
Aun me quedan muchas horas en el aeropuerto ministro Pistarini y según yo discurro tendré que higienizarme en el baño, ya que no hay baño con ducha. Tendré que sacrificar mi dignidad para no pasar vergüenza en el avión. Bueno a decir verdad me da igual lo que piensen los demás; yo soy escritor de mi propia vida. By the way, las chicas de la nombrada compañía de seguros son muy simpáticas, en especial llamo mi atención una de ellas, que a pesar de no recordar su nombre conservo su bellísima imagen ligada al café que me ofreció. Lamentablemente en esta vida todo se reduce al sexo y si uno lo único que quiere es pasar el rato, matar el tiempo como se dice, lo pueden tachar a uno de gay o vaya a saber que… ¿De todas formas, quien es quien para juzgar? Yo espero un amor y a decir verdad tengo todo el tiempo del mundo y mientras espero sueño que vivo o voy viviendo que sueño. A los fines prácticos da igual.

 

Inst-image.jpg

 

Enlaces de Interés:

Aeropuerto Ezeiza
Turkish Airlines

Colabora con el Blog:

Click Aquí para comprar mi libro de Poesías

Sígueme en Instagram: @Aliweboaghe @Aliweimage @aliweinkwell o en Twitter @Mihai_doc o en youtube: Mihaidoctube o en Facebook: Mihai Robert Boaghe o en la vida real.

 

Saludos Lectores…

 

EDITORIAL UNIVERSO DE LETRAS GRUPO PLANETA

  1. Presentación y sentido de la obra

El texto presenta una lectura entretenida. Es inteligente y creativo. Un libro que sorprende y es ideal para leer detenidamente, reflexionando sobre lo expuesto. Rico gramaticalmente y de gran fluidez en su interpretación y lectura.

  1. Nuestra Opinión Sobre tu obra:

La ambientación contextual de la obra está bien recreada y es variada. La gramática y la ortografía utilizada son correctas, aunque convendría hacer una revisión previa del texto para subsanar posibles errores. En conclusión es una obra que puede atraer a muchos  lectores y es apta para publicarse. Consideramos que el proyecto presentado es acertado y junto con el tratamiento adecuado, puede ser un buen proyecto de publicación.

 

Gracias Grupo Planeta por vuestra opinión.

 

A mi arquitecta de La Plata

Acá de nuevo en un banco escribiendo desde afuera. Las primeras entradas que salgo al sol a poner en palabras estos sentimientos que llevo dentro. Junto a mí a unos cien metros una joven lee frente a la estatua de la memoria. Me pregunto qué recuerdos pasaran por su cabeza. Que imagina aquella joven cuyo pelo brilla al sol. Siempre la imaginación al poder o el poder en la imaginación. Necesito volver a sentirme libre, volver a tomar todas las palabras que encierran aquellos libros leídos y que leo en mi constante devenir y hacer con ellos publicas mis ideas. Para demostrarme y demostrar al mundo que el hombre es lo que sueña hasta despertar. Cuantos recuerdos pasan a través de mí. Cuantas historias para contar y tan poco tiempo para transfórmalas en palabras y regalárselas al mundo. Escribo con palabras deshabitadas. “El tiempo que va pasando como la vida no vuelve más” decía una linda zamba argentina. Zamba de mi esperanza. Jovencita que junto a un cantero te encontré en aquella tarde calidad donde como hoy me encontraba escribiéndote o escribiéndome cálidas palabras para enamorarte en soledad. Para que nos enamoremos con los regalos que da la intimidad. ¿Cómo confesarte que me convertiste en Santo?. Te sueño día y noche esperando reencontrarte y reencontrarme. Lo curioso de esta existencia es que mi deseo arde en querer verte, pero mi corazón indómito y sediento que batallando violento esta con mi razón te extraña hasta las entrañas. Fuiste la arquitecta de mis sueños. Se que peco contra mi intimidad al hacer públicos mis sentimientos, pero este es el Mihai que llegara a la tumba. Un Mihai que se libere con la escritura y que ayude a otros a liberarse. Creo que dejare de escribir poesía por un rato para pasarme a las oraciones hilvanadas, que bien cantadas demuestran bien el sentir. ¿Porque no puedo dar con mi media naranja, será que cuesta tanto poder gritar a los vientos las verdades que el alma confiesa? Hoy no estoy en una pieza, estoy disfrutando de la arquitectura y desfrutando de tu belleza celestial. Magina hechicera de corazones vagabundos. Construiste con tus pasiones el sueño de mis emociones que a pesar de luchar con mi razón están en seria desventaja. Hoy mi viaje es desde un banco. Alguna vez me soñé escritor y cada tanto me gusta cumplir mis sueños. Así expreso tormentos y pasiones, sentires y olvidos, cariños perdidos o futuros conquistados. Te envié una carta a la facultad de arquitectura el día que partí hacia Bucarest, no sé si te habrá llegado, el contacto que arribaba justo al país se dirigía a tu misma ciudad. No sé si ya la habrás leído o si jamás te llego. Esas son las chispas de la vida. Desde este lado del mundo monologueo y sueño con tu esencia mientras muero en hipótesis sin fundamento. Hoy te regalo más palabras, aunque solo sean gritadas al aire. Tal vez un viento certero las empuje hasta tu oído y comprendas un poco mi sentir. Ahora me comprendo un poco más. Te comento que publique un libro de Poesía en una editorial de mi ciudad actual con el objetivo de poder obtener algún ingreso y porque no que la gente me conozca un poco mejor a través de mis palabras un recurso cada vez más lejano y olvidado para los tiempos que corren. También lo publique en Amazon, con el objetivo de poder hacerlo accesible a todo el mundo, bueno o al menos al mundo que me conoce o me quiere conocer. Este es el objetivo del blog y aunque no recibo ingreso por él y solo gastos ha ocasionado creo y tengo la esperanza de que mis aventuras y desventuras sirvan para inspirar a otros a encontrar su camino. Porque como dijo Machado caminante no hay camino, se hace camino al andar. Soy un repetidor constante de ideas, que en este mundo hay muchas y muy mal distribuidas. Te comento que también genere una radio para poder difundir contenido cultural. Para mi desgracia una serie de factores adversos se interpusieron y no logre mi acometido. Te comentare que principalmente son razones económicas. Seguiré caminando por esta bella ciudad y te escribiré en la próxima parada.

Tu arquitecto favorito.

Faculta de Arquitectura de La Plata

 

Dos días en el mismo lugar, como si mi esencia siguiera presa en el recuerdo, de aquella tarde primaveral, en aquel plenario donde se nos escurrían entre los dedos conceptos como izquierdismo, alianza o voy a buscar más agua para el mate. ¿Que estoy haciendo aquí? ¿Y si esta vida es tan solo un sueño? ¿Y si estoy preso en este laberinto? ¿Por qué solo vivo siguiendo mi instinto? Si contara mis acciones del pasado enseguida me tacharían de loco sin la menor duda; tirar un DNI frente a un padre que de manera casi natural inculca a su hijo conceptos discriminativos, claro que, de manera subjetiva e inocente, pero que, a mi entender, lo bastante claros para que sean reproducidos por el niño cuando crezca; o tirar otro DNI frente a unos ojos azules que por casualidad se cruzaron en mi camino; o encerrarme en un baño público de un aeropuerto a borrar rastros de mí pasado. Todo es tan efímero, todo es tan fugaz, que el vivir tan solo es soñar. El ser mira a través de mis ojos, pero está preso. El cuerpo es tan solo un envoltorio, lamentablemente descartable, de lata. Mi ser no tiene memoria, ni tampoco ambiciones y me animo a decir que ya casi le quedan pocas esperanzas. ¿Quede atrapado en mi propio juego? ¿Quede preso de las palabras? Porque no estoy cómodo en ningún lugar del mundo, si como dijo mi amigo Fandermole “tengo claro en el abismo de mi andar y mi desvelo que estoy hecho de lo mismo que lo que brilla en el cielo” somos polvo de estrellas y hay gente que se preocupa si le hace juego el pantalón con la remera o si la inflación aumento un tanto por ciento. Voy a ser un escritor mediocre me dijo un amigo alguna vez; puede que sí; no busco fama, tan solo expresar estos sentimientos con el canto del alma. Canto versos o líneas como vos Fender; hundido en mi soledad, en mi abismo, del cual no puedo escapar, o del que no quiero escapar. Las primeras experiencias no se volverán a repetí… ¿O sí? Creo que estoy esperando que aparezca esa persona que ponga fin a este tormento, aunque creo por momentos, que continuara hasta el fin de mis días. Ya morí en estas tierras, en una noche oscura, en la ruta, con sueño. Tan solo media vuelta de llave de mi moto y la nada se hizo presente. El miedo más onda. El pánico del que todos huyen, yo lo viví, y aquí lo cuento. Sueño, hambre, sed, nervios, ¿Que son sino somatizaciones del alma?

Mi ser se expresa a duras penas, con las últimas energías vitales, no existe el mañana, tan solo el aquí y el ahora, pobre de aquel que crea que lo que ha de venir durará más que lo que paso. Hoy, hoy te entiendo un poco más Jorge Manrique, mejor dicho, cada día te comprendo un poco más. Voy a escuchar un poco de música así alivio esta angustia vital que no me deja vivir en paz.

 

 

 

Escritor y Viajero

Anuncios