Hoy es viernes que alegría…

Hoy es viernes que alegría
Otro día como el anterior
Otra noche de nostalgia
Otro sentimiento de ardor

Hoy es viernes de alegría
En blanco la mente
El espíritu en sangría
Y el corazón diferente

Hoy es viernes de alegría
Solitaria y ruin la pena
Cruda y negra la elegía
Dolorosa noche serena

Hoy es viernes de alegría
Mastico versos amargos
Vacías sienes de fantasía
Repleto pecho de letargo

RIMA II (Rimas Gustavo Adolfo Becquer)

Saeta que voladora
cruza, arrojada al azar,
sin adivinarse dónde
temblando se clavará;
hoja del árbol seca
arrebata el vendaval,
sin que nadie acierte el surco
donde a caer volverá;.
gigante ola que el viento
riza y empuja en el mar,
y rueda y pasa, y no sabe
qué playa buscando va;
luz que en los cercos temblorosos
brilla, próxima a expirar,
ignorándose cuál de ellos
el último brillará;
eso soy yo, que al acaso
cruzo el mundo, sin pensar
de dónde vengo, ni a dónde
mis pasos me llevarán.

Amanecer

En aquel colectivo sincero
nos perdimos en los besos
se hacía carne el amanecer
nosotros piel y hueso
la esperanza amiga
de los dulces te quiero
el corazón sincero
liberaba su fatiga
hundidos en ilusión
aquella luz se apagó
breve destello
que nos atravesó
de pronto la oscuridad
-profunda y cruda soledad-
ya no tenías mi mano amiga
ya no tenía tu sinceridad
nos perdimos en la noche
con palabras extrañas
sufrimos el derroche
caluroso de las entrañas
no tenías mis palabras
no tenía tus miradas
no tenías mi alegría
no tenía tu llamada
los perdimos todo
en fulguroso instante
como se pasa la vida
como todo es distante

Ajedrez

Nuestro amor fue una partida de ajedrez
donde entre combates silenciosos
disputábamos el orgullo.
Saltabamos los recuerdos
con jugadas maestras,
encerrábamos la pasión
entre castillos de peones.
Yo había perdido mi reina,
aun recuerdo su jugada.
!Como podría olvidarla!
Si como una estacada
en mi pecho marcada
dejo aquella daga.
Fue un movimiento
sutil pero certero.
Una buena jugada.
Encrucijada al alma
jaque al corazón.
Seguí combatiendo
analizando su mirada,
más en su impiedad
continuo insistiendo
y termino la jugada,
jáque al alma
máte al corazón.

 

Fragmento de Memorias de Adriano.

Cuando considero mi vida, me espanta encontrarla informe. La existencia de los héroes, según nos la cuentan, es simple; como una flecha, va en línea recta a su fin. Y la mayoría de los hombres gusta resumir su vida en una fórmula, a veces jactanciosa o quejumbrosa, casi siempre recriminatoria; el recuerdo les fabrica, complaciente, una existencia explicable y clara. Mi vida tiene contornos menos definidos. Como suele suceder, lo que no fui es quizá lo que más ajustadamente la define: buen soldado pero en modo alguno hombre de guerra; aficionado al arte, pero no ese artista que Nerón creyó ser al morir; capaz de cometer crímenes, pero no abrumado por ellos. Pienso a veces que los grandes hombres se caracterizan precisamente por su posición extrema; su heroísmo está en mantenerse en ella toda la vida. Son nuestros polos o nuestros antípodas. Yo ocupé sucesivamente todas las posiciones extremas, pero no me mantuve en ellas; la vida me hizo resbalar siempre.

 

Autora: Marguerite Yourcenar.

Esperanza

Si alguien la vio díganle que la extraño
que su recuerdo viviente hace daño
que entre noche y noche añoro y me pierdo
que entre paso y paso sufro y muero

Las distancias minan y matan
me matan las minas de este espacio
soy la hoja que arrebata el vendaval
soy el dolor del que actuó mal

Circunstancias ajenas entre lágrimas de cristal
caen, se rompen crujen y desaparecen
en cada paso está el ocaso de la distancia
en cada suspiro el cuerpo perece

Díganle que aun recuerdo sus palabras
que aquel en aquel tiempo brillaba el alma
el sol iluminaba la conciencia clara
y había Esperanza, la había

Escritor